Menú

Bankia y el Banco de España

Han pasado más de cuatro meses desde que el Gobierno llegó al poder y todavía seguimos sin saber cómo y cuándo se va a llevar a cabo dicha reforma y, mientras tanto, ha habido que nacionalizar Bankia para evitar males mayores.

Emilio J. González
0

La nacionalización de Bankia debería servir para abrir un proceso de reflexión tan rápido como profundo sobre la reforma del sistema financiero español. Dicha reforma es uno de los elementos fundamentales para poder superar la actual crisis económica y figuraba en lo más alto del programa electoral del PP. Sin embargo, han pasado más de cuatro meses desde que el Gobierno llegó al poder y todavía seguimos sin saber cómo y cuándo se va a llevar a cabo dicha reforma y, mientras tanto, ha habido que nacionalizar Bankia para evitar males mayores.

Lo que sí que ha quedado claro a raíz del caso de Bankia es que, a la hora de buscar soluciones para las entidades financieras en dificultades, la política de fusiones entre cajas no tiene por qué ser la mejor respuesta a la crisis. Fusionar entidades con agujeros solo produce un agujero mayor y más difícil de gestionar. Es el caso de Bankia. Caja Madrid tenía sus problemas, es cierto, pero eran manejables. Al tener que fusionarse con Bancaja, de donde proceden los males fundamentales de Bankia, lo único que se ha conseguido es crear un agujero de tal magnitud que se ha tragado a la propia Caja Madrid y a todas las cajas que se fusionaron con ella. La solución al problema de Bancaja, por tanto, debería haber sido otra muy distinta, como lo debe ser también para todas aquellas entidades crediticias que se encuentren en la misma situación, es decir, dejarlas caer porque no tienen solución en lugar de dilapidar ingentes cantidades de recursos públicos en su rescate.

La segunda cuestión es la dilucidación de responsabilidades. Aun sigue sin aclararse el papel que ha jugado el Banco de España en la crisis del sistema financiero. La institución estaba considerada como uno de los mejores supervisores del mundo. Sin embargo, sabiendo como saben tanto de crisis bancarias y de su gestión, aquí nadie entiende ni cómo se ha llegado a la situación actual con el sistema financiero español, ni por qué se han tomado algunas de las decisiones que se han tomado respecto del mismo. El PP ahora dice que el Banco de España obligó a Caja Madrid a fusionarse con Bancaja para evitar poco menos que un escándalo. Pues si es así, que comparezca el gobernador del Banco en el Congreso y nos explique a todos los españoles qué es lo que ha pasado realmente. Con Bankia y con las demás cajas de ahorros.

Por último, está la cuestión relativa al origen de los fondos para sanear el sistema financiero español. El coste de esta operación se estima en torno a los 55.000 millones de euros. ¿De dónde va a salir ese dinero? Porque el Gobierno no lo tiene y, sin embargo, se resiste a pedir ayuda al Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, que se creó, entre otras cosas, para ayudar al saneamiento de las entidades bancarias en crisis. Creo que ya es hora de que el Gobierno nos explique, de una vez por todas, cómo y cuándo piensa acometer la tan necesaria reforma del sistema financiero.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco