Menú

El Gobierno confirma que el déficit de 2011 se elevó hasta el 8,9% del PIB

Las CCAA trastocan las cifras del Gobierno y el déficit de 2011 se eleva de nuevo. Hacienda, no obstante, mantiene su previsión para 2012 en el 5,3%.

0

El déficit público de España al cierre del año 2011 fue del 8,9%, cuatro décimas más del anunciado por el Gobierno de Mariano Rajoy en Bruselas. Esta revisión al alza se produce después de que las comunidades autónomas pusieran encima de la mesa sus informes de saneamiento, en el marco del Consejo de Política Fiscal y Financiera. El dato ya ha sido remitido a Eurostat.

El incremento de déficit se debe, en principio, por cuatro comunidades. Principalmente por Madrid y Comunidad Valenciana y, en menor medida, por Castilla y León y Andalucía. A través de una nota de prensa enviada entorno a las diez de la noche, Hacienda puso el énfasis en que "se ha identificado de manera más correcta" el dato "gracias a la operación de pago a proveedores, que ha supuesto una auténtica circulación de deudas pendientes".

El Gobierno explica a Eurostat, la Oficina de Estadística de Bruselas, que se trata del gasto registrado y pendiente de pago que no estaba incluido en la comunicación "provisional" de cierre de 2011 que hizo el pasado mes de marzo, cuando expiraba el plazo para presentar las cuentas.

En este sentido, Hacienda destaca el "esfuerzo de transparencia y justicia" que implica el mecanismo de pago a proveedores, unas de las normas estrella del Ejecutivo. "Va a suponer en breve el pago de casi 27.000 millones de euros por facturas", desvela.

Una vez puestos los mimbres en el Consejo del jueves, Montoro asegura que "se puede garantizar que no habrá" más recibos debajo de las alfombras. Se recuerda que para comprobar que así sea, la ley en vigencia contempla la realización de auditorías orientadas al control del saldo.

Por último, el Gobierno solemniza que estas desviaciones "no tendrán impacto en las cuentas de este año". Traducido: Rajoy se compromete a reducir el déficit hasta el 5,3% pese a las cuatro décimas a sumar. Las fuentes consultadas aseguran que este coste lo asumirán las comunidades, y que ya está incluido en sus planes de ajuste. Todos los Ejecutivos regionales se comprometen a llegar al 1,3% en el año en curso.

Nefasta jornada en materia de comunicación

No fue fácil llegar a esta conclusión una vez se confirmó que varias autonomías se veían en la obligación de reajustar su cifra de déficit. La noticia no fue dada a conocer mediante rueda de prensa sino que se fue filtrando a los medios digitales, provocando un auténtico caos en los cuadros del Gobierno.

En un principio, Moncloa decía no tener constancia de que el desvío pudiera provocar algún cambio en el déficit que fijó el Gobierno una vez revisadas las cuentas del anterior gabinete. En paralelo, los portavoces económicos del PP se informaban mediante los teletipos que se iban publicando y rehusaban hacer comentarios. Al final, todos remitieron al Ministerio de Hacienda, donde durante toda la tarde se trabajó el citado documento explicativo.

Las noticias que de esa reunión de urgencia que se iban conociendo no eran positivas: se anunciaba la desviación del déficit, pero no en cuánto. Se dio un primer motivo de por qué el ratio de las comunidades -principalmente Madrid y Valencia- se había movido tanto: el plan de proveedores y las facturas en los cajones que habían salido a relucir, como después se confirmó.

El Gobierno de Esperanza Aguirre ya advirtió hace un mes que este escenario podría llegar a darse, pero se quejó de las formas de Hacienda, filtrando una información enormemente sensible y que rápidamente abrió las portadas de todos los medios. De hecho, la rueda de prensa de Soraya Sáenz de Santamaría quedó prácticamente en nada, pese a lo importante del acuerdo alcanzando por las CCAA.

Muchos miraron a Cristóbal Montoro, ministro muy querido en los círculos del PP, pero que volvió a dejar en evidencia la falta de coordinación en materia de comunicación. Los asesores gubernamentales justificaron el descontrol asegurando que "el asunto es muy complejo". Pasadas las diez, Hacienda confirmaba lo que ya estaba en boca de todos. No pocos cargos ya temen la apertura de la Bolsa del lunes, tras una semana desastrosa.

En Libre Mercado

    Servicios