Menú

Jóvenes de rojo y empresarios de naranja, otra forma de encontrar empleo

Más de 200 estudiantes han coseguido tener un encuentro cara a cara con los directivos de las empresas más punteras del país.

0

Los procesos de selección han dado un giro radical en los últimos tiempos. Ya no es suficiente con inscribirse en una oferta de trabajo y aguardar la llamada de la empresa, ahora las compañías esperan que los candidatos sean proactivos, que tengan iniciativa y que cambien el modo de establecer sus relaciones profesionales. Eso es, precisamente, lo que se consigue a través del afterwok. Reuniones informales fuera del horario laboral para seguir hablando del trabajo, pero de otra manera, en un ambiente de ocio que intenta romper con las jerarquías.

Un ejemplo del más puro afterwork fue el evento que organizaron la semana pasada Heineken y la consultora PeopleMatters en Madrid, donde jóvenes ansiosos por encontrar un empleo tuvieron la oportunidad de reunirse con los directivos de las empresas más importantes del panorama internacional (Ikea, Siemens, Iberia, Kellogg's Banesto, BBVA, Prosegur, Inditex...) con una cerveza en la mano y sin la presión del entorno de la oficina.

"El objetivo último de esta reunión es que se genere empleo, que se hagan ofertas de trabajo y que los chicos amplíen su red de contactos profesionales, y estoy seguro de que lo vamos a conseguir", asegura Alfonso Jiménez, socio director de PeopleMatter, en declaraciones a Libre Mercado.

Eso sí, para asistir al evento los jóvenes que allí se encuentran han tenido que cumplir tres exigencias: tener un buen expediente académico, estar en el último año de carrera (o recién licenciado) y haber cursado alguna parte de sus estudios en el extranjero, por ejemplo, a través del programa Erasmus. "Hemos seleccionado a jóvenes que han estudiando en el extranjero porque ellos tienen una serie de competencias profesionales que les diferencia del resto: el idioma, saben desenvolverse en todo tipo de entornos y son más flexibles a la hora de adaptarse a los cambios que se producen en las empresas. En resumen, saben buscarse la vida", explica Jiménez.

"Para una compañía como Iberia es fundamental contar con empleados que dominen varios idiomas. Pero dejando a un lado los idiomas, en un proceso de selección es muy atractivo para la empresa que un candidato haya estudiado en el extranjero una temporada, ya que demuestra que es valiente por dejar la comodidad de su entorno para buscar fuera una visión global del mundo que le rodea", apunta José Luis Romero, director RRHH de Iberia.

Para que a los jóvenes les sea más fácil romper el hielo con los directivos, la organización le ha colocado a cada asistente una pegatina identificativa. La de los estudiantes es roja, la de los ejecutivos es naranja y lleva escrito su nombre y el de la compañía a la que represan, y también hay otras azules que corresponden a la de los responsables de un gran número de universidades españolas.

Alfonso Jiménez asegura que no han establecido ninguna regla de comportamiento. "La principal recomendación que les hemos hecho a los estudiantes es que le echen un poco de cara y que no tengan miedo de abordar a los directivos. Esto es un mercado libre, nosotros no intervenimos en nada."

"A mí me encanta que vengan y que nos pregunten lo que quieran. A nosotros también nos interesa saber lo que busca la gente joven, pero a algunos parece que les da miedo acercarse a nosotros", explica María Rebollo, asesora de Gestión del Talento de Kellogg's.

Samuel (licenciado en Derecho y ADE) y Emilio (licenciado en Derecho) ya tienen trabajo, pero vienen a acompañar a su amigo José Ramón (licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas), que ya ha hablado con varias empresas. De hecho, Samuel encontró su actual empleo a través de un evento similar. "La organización está muy bien, pero no es tan fácil interactuar con las empresas. Yo esperaba un stand con información como pasa en ferias de empleo, pero esto es mucho más informal", dice José Ramón.

"El panorama actual no pinta nada bien, no hay trabajo para todos. España sigue igual que siempre y hay más licenciados que nunca. Pero también te digo que yo he estado fuera más de una vez y te das cuenta de que como España no se vive en ningún sitio", apunta Samuel.

Miguel Ángel es ingeniero de minas y lo tiene claro: su objetivo es el responsable de Siemens. "Mi propósito es hablar un poco con todas las empresas donde tenga cabida mi profesión, pero la que más me interesa es Siemens", explica. "Es la primera vez que vengo a un evento como este y me parece muy interesante, sobre todo ahora con lo que está pasando. En mi gremio hay un ambiente de decepción generalizada porque después de estar 7 años estudiando donde prometían un 0% de paro, ahora mira cómo estamos", añade.

Gustavo también es ingeniero (industrial) y habla con seguridad y soltura con Manuel Jiménez Sillero, el director de selección de Banesto. "La gente se sorprende porque en banca hay ingenieros y yo siempre digo que los ingenieros son imprescindibles en este sector. Tenemos una forma de pensar muy analítica que nos facilita tanto entender los problemas como resolverlos con rapidez", así se vende este joven.

Jiménez Sillero le da la razón y le explica que, efectivamente, los miembros de los equipos cuantitativos de los bancos son ingenieros o matemáticos, pero que para entrar en ese sector necesitará especializarse en financias cuantitativas. "Hay posgrados para este tipo de perfil que puedes hacer en cualquier escuela de negocios y que duran más o menos 8 meses. Así aprenderás cómo son los instrumentos de inversión, cómo funciona las bolsa o cómo hacer una valoración de una inversión", le recomienda.

Doscientos jóvenes a los que se les ha ofrecido la oportunidad de conseguir una oportunidad laboral en un periodo de incertidumbre como es el actual, pero con una duda sobrevolando sus cabezas, ¿volverán a ponerse en contacto conmigo?.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios