Menú

Guindos advierte de que esta semana "nos jugamos el futuro del euro"

La banca que requiera ayuda pública tendrá que segregar sus activos tóxicos, según ha admitido De Guindos en el Congreso.

0
La banca que requiera ayuda pública tendrá que segregar sus activos tóxicos, según ha admitido De Guindos en el Congreso.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha adelantado que las entidades financieras que requieran de ayudas públicas podrían tener que segregar sus activos tóxicos o problemáticos del balance, entre las condiciones "horizontales" que negocia el Gobierno con la UE para el sector financiero español. En la Comisión de Economía del Congreso, De Guindos resaltó la "preferencia" de la CE por esta "medida adicional" en el marco de las condiciones que llevará aparejada la línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros para el sector financiero español.

Según precisó el ministro, el Ejecutivo también está negociando que las entidades con ayudas deban presentar un plan de reestructuración de acuerdo con las normas de ayudas de la UE. Asimismo, explicó que también habrá condiciones horizontales para el conjunto del sector financiero, que perseguirán fortalecerlo y corregir las vulnerabilidades existentes.

En las sesiones "preparatorias" del Gobierno con la UE, De Guindos matizó que los planes de reestructuración de las entidades que requieran de fondos no es un "novedad", habida cuenta de que ya deben hacerlo cuando reciben apoyo del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). "Estos planes tendrán que estar de acuerdo con normas de competencia y ayudas de la UE", enfatizó.

El titular de Economía concretó que el acuerdo con Bruselas sobre la ayuda a la banca estará cerrado a "principios de julio", si bien admitió que se está negociando un paquete "muy complejo". En este sentido, garantizó una negociación "urgente" de las condiciones de la línea de crédito y aseguró que ya se están produciendo contactos con el FMI, la CE, la UE y la Autoridad Bancaria Europea (EBA). En concreto, De Guindos, quien repasó el ejercicio de transparencia "sin parangón" del sector, subrayó que la firma del Memorándum de Entendimiento de la línea de crédito se materializará el próximo 9 de julio, en la cumbre de la UE.

De Guindos reafirmó además que la ayuda sólo se condicionará al sector financiero y defendió que la supervisión fiscal se hará de "forma independiente" a los nuevos requisitos del sector financiero.

"España se responsabilizará de la ayuda"

"Puesto que la ayuda es sólo para el sector financiero, la condicionalidad sólo será específica para el sector bancario", afirmó, para después confiar en que la cantidad que finalmente se solicite será "suficiente" para cubrir las necesidades de capital, más un "margen de seguridad significativa" para evitar la dudas de los mercados. Y confirmó que será el Reino de España el que se "responsabilice" de la ayuda, con su canalización a través del FROB.

El problema fue la 'burbuja'

El ministro lamentó los "errores muy graves" durante el boom inmobiliario, valoró que las reformas acometidas por el Gobierno están "corrigiendo" los desequilibrios del pasado y achacó la situación de dificultad del sistema financiero a estos desequilibrios macroeconómicos.

Al respecto, recordó que el crédito inmobiliario se multiplicó por más de cuatro entre 2003 y 2009, al pasar de 78.000 millones a 325.000 millones. Y lamentó que el reconocimiento "no a tiempo" de la burbuja inmobiliaria haya profundizado en las "vulnerabilidades" bancarias. Por ello, instó a controlar el crecimiento "desmedido" del crédito en los próximos años y así evitar la formación de una burbuja de precios de activos, como lo ocurrido en la vivienda.

Cesión de soberanía

Por último, el ministro confió en que la cumbre de líderes europeos que se celebra el próximo jueves y viernes en Bruselas sirva para sentar las bases para la unión bancaria y fiscal de la UE, que conllevará en un futuro al cese de una mayor soberanía nacional. "En esa cumbre nos jugamos una parte muy importante del futuro del euro", ha advertido De Guindos en su comparecencia en la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados.

El ministro ha explicado que los mercados de capitales en la unión monetaria se han renacionalizado, lo que ha hecho que las diferentes entidades se hayan vuelto a centrar en sus estados. "Es un paso atrás muy importante porque cuando el euro se lanzó, permitió proceso de integración financiera enorme y eso estuvo detrás del éxito del euro", ha afirmado. Por eso, en su opinión, la cumbre de esta semana será fundamental para establecer hitos en la unión bancaria y para que haya un plan concreto y específico de unión fiscal que conllevará la cesión de soberanía nacional.

Una vez sentadas las bases, el plan para lograr una unión fiscal y bancaria se tendrá que complementar en los próximos meses, con el fin de dar pasos decisivos para corregir "errores de la construcción europea".

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD