Menú

El mensaje del BCE

¿Qué pretende el BCE? Mandar al Ejecutivo de Mariano Rajoy el mensaje de que ya es hora de que empiece a tomar medidas.

Emilio J. González
0

La negativa del Banco Central Europeo a adoptar medidas adicionales en favor de las economías más débiles de la zona euro, más allá de la rebaja de tipos de interés que aprobó este jueves, ha puesto al Gobierno en una difícil situación. Después del margen de confianza logrado la semana pasada, tras el Consejo Europeo de Bruselas, este viernes la prima de riesgo ha vuelto a subir hasta los 561 puntos, colocando nuevamente a España al límite en materia de sostenibilidad de deuda pública. ¿Qué pretende con ello el BCE? Mandar al Ejecutivo de Mariano Rajoy el mensaje de que ya es hora de que empiece a tomar medidas.

Hasta ahora, el BCE ha venido sosteniendo la deuda pública española mediante intervenciones en los mercados para evitar que la prima de riesgo se dispare, con el fin de dar tiempo al Gobierno para preparar las medidas necesarias de ajuste presupuestario; pero se ha encontrado con que el Ejecutivo no solo no ha trabajado en esas medidas, sino que ha habido que forzarle a aceptar el rescate europeo del sistema financiero español. Al BCE, por tanto, se le ha acabado la paciencia con nuestro país, y lo que le viene a decir con su negativa a continuar con el programa de compra de deuda pública española en los mercados para mantener la prima de riesgo en niveles manejables es que ya no está dispuesto a esperar más; si no se toman medidas, que el Gabinete acuda al Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) en busca de ayuda. Por supuesto, este es un extremo que el Gobierno rechaza por completo, porque la ayuda del MEDE significaría la imposición a España, por parte de la Comisión Europea y del propio BCE, de las medidas de ajuste que hasta ahora no se han tomado. Dicho de otra forma, equivaldría a intervenir de facto la economía española, con lo que ello supondría de durísimo golpe político para Mariano Rajoy y su equipo.

A Rajoy, por ello, no le queda más alternativa, si quiere evitar la intervención, que anunciar rápidamente todo un programa contundente de medidas de ajuste, con cifras y calendario de ejecución, que sirva para que los mercados se crean el compromiso del Gobierno de cumplir con los objetivos presupuestarios pactados con la Unión Europea. Si el presidente no lo hace así, lo que le ha venido a decir el BCE es que está dispuesto a dejar caer a España. El presidente, por tanto, debe ser claro y contundente en su próxima comparecencia en el Congreso de los Diputados acerca de lo que piensa hacer, concretando las medidas que va a tomar, cuantificando las mismas y dando fechas concretas para su aprobación, porque a estas alturas de la película ya no basta con anuncios genéricos. Lo que quieren los mercados es concreción, y no van a aceptar otra cosa.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco