Menú

Los banqueros franceses buscan refugio en Londres

París planea un nuevo tramo de imposición al 75% para los ingresos de más de un millón de euros.  

LM/AGENCIAS
0

Cada vez son más los trabajadores del mundo de las finanzas franceses que se mudan a Londres para desarrollar su carrera. Su número empezó a crecer a mediados de la década de 1990, cuando se inauguró el servicio de trenes Eurostar, que cruza el Canal de la Mancha uniendo París con Londres en unas tres horas, y está aumentando a causa del temor a las políticas fiscales del presidente socialista François Hollande.

Hollande, durante la campaña a las elecciones presidenciales, declaró en varias ocasiones las finanzas como su principal enemigo. "Mi verdadero adversario no tiene nombre, ni rostro, ni partido. No presentará nunca su candidatura y, sin embargo, nos gobierna. Es el mundo de las finanzas", llegó a pronunciar en uno de sus discursos antes de proclamarse presidente.

Con estas declaraciones no es de extrañar que varios banqueros en las últimas semanas estén abandonando París para instalarse en la capital británica. Muchos consideran estas declaraciones como una invitación directa abandonar el país.

Tome Bertrand Meunier acordó recientemente trasladarse a Londres para trabajar en la firma de capital privado Partners CVC Capital, dejando un buen puesto en el PAI Partners, una firma de capital privado que se separó de banco francés BNP Paribas (BNPP. PA) hace una década. El panorama fiscal jugó un papel en su decisión, pero lo fundamental es que considera que Londres recompensa el trabajo y espíritu de empresa."Lo que me irrita sobre la Francia de hoy es cómo el gusto por el trabajo, por el esfuerzo, se ha perdido por completo", confiesa Meunier.

Pese a que en la city londinense se han perdido muchos puestos de trabajo desde que comenzó la crisis, sigue encabezando el Índice Global de Centros Financieros. Este indicador se basa en medidas tales como la disponibilidad de personal cualificado, ambiente de negocios, acceso a mercados, la infraestructura y la competitividad. París se sitúa en un lejano vigésimo segundo puesto.

Desde Reino Unido se muestran encantados de acoger la ‘fuga’ francesa. El primer ministro británico, David Cameron, tuvo su primer encontronazo diplomático con el presidente francés al asegurar en la cumbre del G-20 que le pondrá "la alfombra roja" a las empresas francesas que quieran abandonar el país galo en respuesta a la propuesta del líder socialista de aumentar los impuestos hasta un 75% a los más ricos.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios