Menú

Aguirre, artífice del 'milagro madrileño'

Bajo su mandato, Madrid se ha convertido en la región más libre de España, la tercera más rica tras las forales y con el sector público más saneado.

Bajo su mandato, Madrid se ha convertido en la región más libre de España, la tercera más rica tras las forales y con el sector público más saneado.

Esperanza Aguirre ha anunciado este lunes que dimite como presidenta de la Comunidad de Madrid, cargo que ostenta desde 2003. Sin embargo, se va con la satisfacción de haber logrado gran parte de sus objetivos, tanto a nivel político -tras reeditar su mayoría absoluta en 2007 y 2009- como económico. Así, en la rueda de prensa en la que anunció su renuncia, Aguirre ha destacado que su "gran proyecto" de gobierno ha "cambiado la comunidad de forma muy importante" y que la "política liberal" que ha aplicado en Madrid "está resistiendo la crisis mejor que otros lugares".

Efectivamente, durante su etapa al frente de la comunidad madrileña, la economía regional ha protagonizado un salto cualitativo en términos de libertad económica, PIB, empleo y endeudamiento público, pese a la dura crisis que golpea a todo el país desde 2007. Una de las pruebas más palpables de dicho avance es, quizás, el hecho de que, hoy por hoy, Madrid supera a Cataluña en casi todos los indicadores económicos, una situación muy diferente a la que existía en 2003, cuando Aguirre llegó a la presidencia.

La región más libre de España

La política desempeñada bajo su mandato ha terminado por convertir a Madrid en la región más libre -o menos intervenida- de España, por delante de Navarra, La Rioja y País Vasco, según el informe Libertad Económica en España en 2011, elaborado por think tank Civismo.

De los doce apartados en los que se divide dicho índice, Madrid lidera cuatro (libertad económica, comercio, gasto público y transferencias) y se mantiene en los primeros puestos en el resto de indicadores. Siendo cero la mejor nota posible, su índice de libertad económica (ILE) es del 0,184, la mejor de España y un 53% inferior a la mediana de las CCAA. Esto implica que la presencia del sector público es uniformemente baja en Madrid, tanto en el ámbito de la regulación -escasa interferencia pública en la actividad económica- como en la provisión de bienes y servicios o en la fiscalidad.

Es la que ofrece más facilidades para abrir empresas y, por tanto, crear riqueza; el peso de su sector público sobre el PIB es el más bajo de todas las CCAA; su fiscalidad es de las más reducidas de España -la segunda en la que menos se paga IRPF y con unos tipos muy bajos en Sucesiones y Donaciones-, tras las comunidades forales; y todo ello sin olvidar que es la que más recursos aporta al sistema de financiación autonómica y menos transferencias recibe del Estado -apenas el 6% de su PIB-, es decir, es la autonomía más solidaria fiscalmente hablando.

La comunidad más rica tras las forales

Asimismo, Madrid es la tercera región más rica de España en términos de PIB per cápita, tras las forales (País Vasco y Navarra). Los vascos, con 31.288 euros por habitante, lideran el ranking nacional en 2011, seguidos de navarros (30.068 euros) y madrileños (29.731 euros), según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Cataluña se sitúa por detrás de Madrid, con 27.430 euros por habitante. 

La renta media a nivel nacional fue de 23.271 euros en 2011, mientras que en la UE-27 se situó en 25.134 euros por habitante. Así pues, en términos relativos, el PIB per cápita de País Vasco fue un 34,5% superior a la media nacional, el de Navarra un 29,2% mayor y el de Madrid un 27,8%.

Además, durante el período 2000-2009, Madrid ha sido una de las regiones más dinámicas de España, registrando un crecimiento anual promedio del 2,5% del PIB, superior a la media nacional (2,3%) y por delante del resto de CCAA, según Funcas o el departamento de estudios de La Caixa. En concreto, acumuló un crecimiento próximo al 25% en la pasada década. Y ello, a pesar de registrar uno de los mayores aumentos demográficos del país. La población madrileña creció un 20,5% durante este período, algo más de 6 puntos porcentuales por encima del crecimiento medio nacional.

Pero Madrid no sólo ha registrado un crecimiento medio superior hasta 2009 sino que, además, es de las que menos está sufriendo con la crisis, lo cual demuestra su mayor fortaleza y flexibilidad en comparación con el resto de autonomías. El PIB real de España -descontando la inflación- registró una caída del 1,05% entre 2008 y 2011. Sin embargo, excluyendo las ciudades de Ceuta y Melilla, Navarra (-0,33%) y Madrid (-0,6%) fueron las que registraron un menor decrecimiento medio durante los peores años de recesión.

En términos de empleo, Madrid también creó más puestos de trabajo que el resto de España durante la etapa de expansión económica, llegando a alcanzar entre 2005 y 2007 un escenario de pleno empleo, con apenas un paro de entre el 5% y el 7%.

Sin embargo, el paro se disparó tras el estallido de la crisis, solo que en menor medida que el resto del país. Así, Madrid ostenta una tasa de actividad laboral superior (64,5%) y un nivel de desempleo inferior (18,8%) a la media nacional (60% y 24,6%, respectivamente), según la Encuesta de Población Activa correspondiente al segundo trimestre de 2012.

Las mejores cuentas públicas

Por último, pero no menos importante, sobre todo si se tiene en cuenta el actual contexto de crisis de deuda que sufre España, Madrid es, hoy por hoy, la región que presenta un menor nivel de deuda pública, apenas un 9,1% de su PIB (lejos del 14,2% del conjunto de las autonomías), y la única que cumplió estrictamente el objetivo de déficit público fijado para 2011 (2,9% de su PIB regional, incluyendo las liquidaciones negativas, frente al objetivo del 3,3%).

Temas

En Libre Mercado