Menú
Exportan más de lo que importan

Los PIIGS registran su primer superávit comercial en la era euro

La balanza comercial conjunta de Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España registra superávit por primera vez desde la entrada en el euro.

El desplome de la demanda interna como resultado de la recesión económica ha permitido que los países periféricos de la zona euro -Portugal, Italia, Irlanda, Grecia y España- registren por primera vez una balanza comercial positiva -exportaciones menos importaciones- con respecto a su PIB desde la introducción de la moneda única.

El saldo positivo de la balanza comercial de la zona euro con el resto del mundo el pasado mes de julio fue de 15.600 millones de euros, cifra que supera los 2.100 millones de euros registrados en el mismo mes de 2011, según los últimos datos publicados por la oficina europea de estadística (Eurostat). Asimismo, en el primes semestre del año, el superávit comercial de la zona euro ascendió a casi 41.000 millones de euros frente al déficit de 21.000 millones registrado en el mismo período de 2011.

Sin embargo, el dato más destacable radica en la positiva evolución de la balanza exterior propia de los países periféricos, los más golpeados por la crisis económica y de deuda que sufre la zona euro. La demanda interna en los denominados PIIGS se ha derrumbado como consecuencia de la crisis, reduciendo de forma drástica sus importaciones y aumentando sus respectivas exportaciones, según señalan los analistas de Credit Suisse.

El siguiente gráfico recoge la evolución de la balanza comercial de estos cinco países con respecto a su PIB conjunto. Como se puede observar, se trata de un dato inédito en la era euro.

En este apartado destaca especialmente el superávit comercial que viene registrando Irlanda e Italia, al tiempo que España, Grecia y Portugal están logrando reducir de forma sustancial su histórica brecha entre importaciones y exportaciones. Todo ello refleja que la economía privada, sobre todo en algunos de estos países, está completando su ajuste, ya que la recuperación económica tendrá que venir por el lado de las exportaciones y, por tanto, de la mejora de la competitividad exterior.

El hecho de que la periferia haya logrado eliminar su déficit comercial ha permitido que el conjunto de la zona euro incremente el superávit de su balanza por cuenta corriente.

El ajuste exterior de España

En el caso concreto de España, la crisis económica ha empujado a nuevas empresas nacionales a salir al exterior. El número total de compañías exportadoras ha aumentado más de un 12% interanual en 2011, hasta sumar cerca de 123.000. Hasta julio de 2012 las exportaciones totales de España han alcanzado un valor de 129.574,6 millones de euros, un 3,7% más que en el mismo período de 2011, año en el que las ventas al mundo crecieron el 15,4 % frente a 2010.

La crisis ha animado la actividad exportadora de las empresas que no veían salida de sus productos en el mercado nacional y fuentes de Comercio Exterior destacan el incremento de las ventas exteriores de las pymes, informa Efe. De hecho, según el ICEX, se ha constatado un fuerte crecimiento del número de servicios individualizados prestados a las empresas en las oficinas comerciales que tiene en el exterior, y las consultas se han duplicado en el primer semestre. Muchas empresas españolas se han interesado por los mercados emergentes para su implantación o exportación de productos, ya que son las que ofrecen mayores oportunidades en el actual escenario económico.

Por otro lado, el déficit de la balanza por cuenta corriente acumulado en el primer semestre del año se redujo hasta 17.134,5 millones de euros, desde los 24.571,5 millones registrados en el mismo período de 2011. Este dato equivale al 3,2% del PIB del primer semestre (528.161 millones de euros), frente al 4,8% en 2011. "Esta mejoría se debió, fundamentalmente, a la reducción del saldo negativo de la balanza comercial y al aumento del superávit de la balanza de servicios [básicamente turismo]", tal y como señala el profesor del Instituto de Empresa (IE), Rafael Pampillón.

Asimismo, el déficit comercial se redujo hasta los 15.579,0 millones de euros en el primer semestre -20.942,7 millones en 2011-, debido a que las exportaciones crecieron un 3,7% mientras las importaciones bajaron un 0,9%. "Esta mejora de la balanza comercial refleja: la capacidad de penetración de nuestras exportaciones y la fuerte debilidad de la demanda interna que frena las importaciones", añade.

El particular caso de Portugal

El caso de Portugal también es paradigmático. Las exportaciones lusas representan ahora casi el 40% de su PIB frente al 25% de hace apenas tres años. El déficit comercial del país casi ha desaparecido gracias al desplome de la demanda interna y el aumento de las exportaciones. El riesgo para su recuperación, sin embargo, radica en la recesión que padece España, su principal socio comercial. "Portugal podría estar en serios problemas" si la crisis española se recrudece, según los expertos de la entidad suiza.

En Libre Mercado