Menú

El 'banco malo' comprará activos inmobiliarios a su precio "real"

El ministro de Economía asegura en el Congreso que los inversores privados controlarán el 55% de la Sociedad de Gestión de Activos.

D.Soriano
17
El ministro de Economía asegura en el Congreso que los inversores privados controlarán el 55% de la Sociedad de Gestión de Activos.

El banco malo "va a dinamizar el mercado inmobiliario" y permitirá que salgan al mercado "viviendas a precios reducidos". Así lo ha asegurado este miércoles Luis de Guindos ante la Comisión de Economía del Congreso de los Diputados, en la que ha defendido el nuevo instrumento instituido por la reforma financiera.

En opinión del ministro de Economía, la Sociedad de Gestión de Activos (SGA), el nombre oficial del banco malo, permitirá ganar "tiempo" y acceder a la "financiación". "Tiene quince años", ha recordado De Guindos que ha apuntado que "el suelo hoy puede ser un activo malo, pero si le damos tiempo, adquirirá valor". Por otro lado, ha asegurado que este banco malo estará en manos de inversores privados, puesto que al menos el 55% de la entidad será propiedad del capital privado.

La exposición de De Guindos no ha ofrecido demasiadas novedades. Los detalles de cómo será y se organizará la Sociedad de Gestión de Activos (SGA) ya se conocían con anterioridad. La nueva entidad comenzará sus operaciones el 1 de diciembre para los bancos incluidos en el grupo 1 (los que ya están intervenidos por el Frob). Tampoco es nuevo el planteamiento del Gobierno de que los activos se transferirán al banco malo a un precio "real". En realidad, ésta es la clave de todo el proceso. Los bancos tienen que sacar de sus balances los activos inmobiliarios. Pero la cuestión es a cambio de qué precio: es decir, cuánto pagará la SGA y, por lo tanto, a cuánto ascenderán las pérdidas de las entidades.

De esta manera, el ministro asegura que este banco malo permitirá limpiar los balances de las entidades. Además, ese "precio real" de transferencia "asegurará la rentabilidad de la entidad y la llegada de los inversores privados". En este sentido, el ministro ha asegurado que todos los inversores "tendrán los mismos derechos y obligaciones, tanto los públicos como los privados".

La Sociedad se financiará fundamentalmente "con deuda senior, es decir, deuda suscrita por los bancos que transfieran activos, garantizada por el Estado y estructurada, tal como aparece en el MoU, para ser colateral en operaciones con el BCE". Además, habrá un tramo de "equity (capital y deuda subordinada) suscrito por el FROB y por inversores institucionales" privados. Su importe estará en el entorno del 10% del valor del activo de la sociedad.

Por último, el banco malo podrá segregarse en pequeños fondos especializados, en función de las características de los activos. De esta manera, los inmuebles, solares o promociones se dividirán en diversos paquetes, con el objetivo de atraer a inversores privados especializados del sector inmobiliario. El ministro también ha apuntado que se fijarán determinados umbrales para el traspaso de activos. Aún es un tema que no está cerrado, pero en principio al banco malo no llegarán los activos con un valor estimado inferior a los 100.000 euros o a los préstamos por debajo de los 250.000 euros: "No es mucho desde el punto de vista global, pero a cambio facilita mucho la gestión".

Las respuestas del ministro

El coste del informe de Oliver Wyman: "En los próximos días, el Banco de España hará público el coste del ejercicio, con todos los detalles. Han intervenido más de 500 personas. Eso sí, el coste de estas facturas lo pagará el Fondo de Garantía de Depósitos (los bancos)".

Los tests de estrés, Guindos 1 y Guindos 2: "En el mundo, no hay ningún test de estrés a tres años, todos son a dos años. Si algo pone de manifiesto el ejercicio es que los dos reales decretos (que establecían provisiones para hacer frente a pérdidas de crédito promotor) iban en la dirección correcta, porque había problemas de valoración del crédito promotor. Lo que se pide para Bankia es en función de la situación a 31 de diciembre. La inyección de capital de Catalunya Caixa también es en función de la situación de su balance a 31 de diciembre de 2012. Lo que hemos hecho ha sido introducir transparencia y claridad".

Impacto en el déficit público del rescate financiero: "Las inyecciones de capital que compensan pérdidas van al déficit público, pero no forman parte del déficit estructural ni de las recomendaciones de déficit requerido. Efectivamente, el año pasado ha sido 0,5%, por las ayudas a Bankia, Catalunya y Unnim. Este año, lo que hemos hecho ha sido proyectar las inyecciones en BFA-Bankia, más las pérdidas en Banco de Valencia. Eso es un punto que se suma al 6,3%.

También van a deuda pública, las inyecciones del FROB. También el préstamo de asistencia financiera. Eso es financiación a 12 años y medio, con diez de carencia y a un 1% de coste. Es un coste muy inferior y con condiciones mucho más favorables que los 15.000 millones de euros anteriores".

La condicionalidad: "En el MoU bancario no hay ninguna condición macroeconómica, todas son estrictamente bancarias. El Gobierno va a tomar la mejor decisión para España, teniendo en cuenta la percepción global de todos los elementos, sería una irresponsabilidad tomar una decisión u otra sin tener en cuenta todos los elementos".

Preferentes: "En sí mismo, este tipo de activos no es un problema... el problema es de comercialización. Se ha colocado a quien no se debía. El único país en el que se han vendido preferentes a inversores individuales es España. Es una limitación en la que nos movemos. Ojalá no hubiéramos tenido preferentes entre ahorradores individuales".

Desahucios: "El Código de Buenas Prácticas ya ha tenido unas 600 peticiones, han empezado las daciones en pago y la refinanciación favorable a los afectados".

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios