Menú

Bruselas desmiente a Rajoy: Merkel no ha incumplido ningún acuerdo

La unión bancaria no garantiza la recapitalización directa, necesita el voto "unánime" de los países del euro. Berlín no ha roto ningún compromiso.

Bruselas desmiente a Rajoy: Merkel no ha incumplido ningún acuerdo

El Gobierno lleva dos semanas de intensa actividad diplomática a nivel europeo para conseguir que Alemania ponga en marcha cuanto antes la unión bancaria -bajo la supervisión única del Banco Central Europeo (BCE)- y, de este modo, proceder a la recapitalización directa de la banca española. Esto significaría que el agujero de las entidades nacionales sea sufragado por todos los contribuyentes de la zona euro.

El rescate directo de la banca es una de las principales demandas de Moncloa a las autoridades comunitarias. La tesis que defiende el Ejecutivo es la siguiente:

- El pasado verano, el Gobierno solicitó al Eurogrupo un préstamo de hasta 100.000 millones de euros para salvar a las entidades españolas en problemas. Este crédito, que inicialmente procede del Fondo Temporal de Rescate (EFSF, por sus siglas en inglés), fue concedido al Estado español (en concreto, al FROB) y, por tanto, su único garante es el contribuyente nacional. Así pues, dicho crédito contabiliza como deuda pública y las posibles pérdidas asociadas como déficit.

- Sin embargo, en la cumbre europea del pasado 28 y 29 de junio se acordó la posibilidad de que el Fondo Permanente de Rescate (ESM, por sus siglas en inglés) prestara directamente dinero a los bancos insolventes -en lugar de al Estado-, siempre y cuando exista una supervisión bancaria única. Esto significa que las posibles pérdidas serían asumidas por todos los países del euro -el garante ya no sería el Estado español-.

- El ESM ha entrado en funcionamiento esta misma semana. Será este organismo el encargado de poner el dinero para el crédito que recibirá el Estado español para rescatar a la banca.

- El Gobierno presiona ahora a Alemania para poner en marcha cuanto antes la unión bancaria. De este modo, se podría proceder automáticamente a la recapitalización directa de la banca española, todo un alivio desde el punto de vista presupuestario.

El rechazo de Alemania

Hasta aquí, el razonamiento que ha esgrimido el Gobierno en los últimos meses. La espita, sin embargo, saltó a finales de septiembre, cuando Alemania, Holanda y Finlandia, el núcleo duro de la zona euro -países triple A-, emitieron un comunicado conjunto en el que rechazaban la posibilidad de recapitalizar directamente la banca española a través del Fondo Permanente de Rescate.

Desde ese aciago día, el presidente del Ejecutivo, Mariano Rajoy, se ha esforzado en recabar apoyos (Italia, Portugal, Francia...) para configurar un bloque común frente a los socios del norte con el fin de acelerar la unión bancaria y, por tanto, la recapitalización directa. Y en este esfuerzo, no ha dudado en acusar a la canciller germana, Angela Merkel, de incumplir los acuerdos del pasado junio. Ése, y no otro, fue el mensaje que lanzó tras la reciente cumbre mediterránea de Malta y la reunión bilateral con Francia: Merkel debe ser "seria" y "cumplir con lo que ya ha firmado".

Bruselas aclara la polémica

Así pues, Rajoy presupone que la mera unión bancaria garantiza el rescate directo de entidades españolas de forma automática, acusando de paso a Merkel de querer retrasar este mecanismo. Pero la realidad es otra muy distinta. La recapitalización directa necesita, en todo caso, la aprobación "unánime" de todos los socios comunitarios, con independencia de que exista o no supervisión única. Éste es uno de los ejes clave del ESM desde el principio y no se vio modificado tras la cumbre del pasado junio, de modo que, en el fondo, Merkel no ha incumplido ningún compromiso ni acuerdo.

Las fuentes comunitarias consultadas por Libre Mercado aclaran toda la polémica concerniente a esta espinosa cuestión, desmontando la tesis de Rajoy. Los puntos clave son los siguientes:

- Según el comunicado conjunto acordado en la cumbre europea del 28 y 29 de junio, el ESM "podría, siguiendo sus procedimientos normales de decisión, tener la posibilidad de recapitalizar directamente los bancos", siempre y cuando exista un "mecanismo único y efectivo de supervisión" bancaria.

- El tratado fundacional del ESM enumera los distintos mecanismos de rescate que, actualmente, tiene a su disposición (artículos 14 a 18), pero "la recapitalización directa de la banca no está entre ellos".

- Ahora bien, el artículo 19 establece que "el Consejo de Gobernadores podrá revisar la lista de instrumentos de asistencia financiera [...] y decidir la introducción de cambios en la misma".

- ¿Cómo? De "común acuerdo", según el artículo 5.6, apartado i. Es decir, mediante aprobación unánime de todos los socios del Fondo Permanente de Rescate (los 17 países de la zona euro).

Según fuentes del propio ESM, esto significa que la recapitalización directa de la banca es posible si, y sólo si, todos los miembros de la zona euro lo aprueban, una vez que entre en vigor el supervisor bancario único. Y fuentes cercanas al comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, lo confirman: "Es así. Para crear un nuevo instrumento de este tipo, la Junta de Gobernadores tendría que decidirlo por unanimidad. La precondición política para que tomen esta decisión es que exista el mecanismo único de supervisión bancaria".

El ESM también aclara este aspecto en un comunicado publicado el martes en donde responde algunas de las dudas más comunes sobre su funcionamiento: el rescate directo de bancos es posible si existe una "decisión unánime" de los socios; además, las decisiones más importantes (ayudar a un país, definir instrumentos de ayuda, cambiar condiciones de rescate, etc.) precisan también "unanimidad".

Por tanto, se confirma que la famosa cumbre de finales de junio no aprobó el rescate automático de bancos; que tal decisión dependerá en última instancia de la aprobación unánime de todos los países del euro; que la unión bancaria no garantiza per se el rescate directo de entidades; y que Merkel no ha incumplido ningún acuerdo. Que estos puntos cambien en el futuro es cosa distinta, pero hoy por hoy Bruselas y el ESM desmontan la tesis oficial de Rajoy.

Temas

En Libre Mercado