Menú

CCOO insulta a los sindicatos que no se suman a la huelga general

La organización presiona en la AEAT a aquellas asociaciones que han mostrado su desacuerdo con el paro.

LIBRE MERCADO
36

En determinados centros de trabajo, no acudir a la huelga general del próximo día 14 de noviembre no será sencillo. Los dos grandes sindicatos (UGT y CCOO) están presionando, con mejores o peores formas, al resto de las organizaciones de trabajadores para que se sumen a su movilización, compartan o no sus razones.

Sin embargo, especialmente entre las organizaciones de funcionarios se ha extendido una postura de rechazo al paro, al entender que se trata de una huelga "política" y no motivada por reivindicaciones laborales. El pasado miércoles, los secretarios generales de UGT y CCOO arremetieron contra C-SIF, el sindicato mayoritario en la función pública, por no sumarse a su convocatoria.

Delante de las cámaras, las críticas son más o menos contenidas, pero en algunos centros de trabajo, parece que se ha dado un paso más allá, con comunicados en los que la presión se acerca al insulto. Libre Mercado ha tenido acceso a un comunicado que la Sección Estatal de la AEAT ha distribuido y en el que se descalifica a Fedeca (Federación de Asociaciones de los Cuerpos Superiores de la Administración General del Estado).

La organización de Ignacio Fernández Toxo dedica duros calificativos a los miembros de Fedeca a los que acusa de practicar un "sindicalismo amarillo". Ésta era la acusación que se hacía a las organizaciones promovidas por las patronales para contrarrestar a los sindicatos de clase. De esta manera, se presiona a los empleados de esta asociación y a aquellos que puedan leer estos comunicados. Los piquetes informativos de los sindicatos, ya han comenzado a calentar la jornada:

"CCOO no es un pseudosindicato cerrado a unos pocos privilegiados como FEDECA (...) que no puede ser considerado, ni sindicalmente, ni políticamente, ni filosóficamente, como un elemento libertador y, por tanto, como un sindicato"

"FEDECA está más cercano al régimen de poder de la AEAT, confundiéndose con el mismo, que a los propios trabajadores (...) y practica un neoliberalismo encubierto, que sirve de elemento negativo, disgregador, desconcienciador y desclasador (sic) de los trabajadores"

"El actual régimen neo-franquista del PP les resulta imprescindible. Este sindicalismo neo-verticalista, institucionalista e institucionalizado está representado en la AEAT por el sindicato de inspectores o Fedeca y por el corporativismo amarillo de los sindicatos ‘profesionales’ e ‘independientes"

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios