Menú

Draghi no garantiza a Rajoy que la prima baje a 200 puntos si pide el rescate

El presidente del BCE recordó que es condición "necesaria" que el país solicite el rescate y suscriba un memorándum de entendimiento.

La posibilidad de que el Gobierno español solicite el salvavidas del Banco Central Europeo ha vuelto a la agenda europea durante la rueda de prensa posterior al consejo mensual de la entidad. Su presidente, Mario Draghi, reacio a presionar a los Gobiernos para que pidan un rescate, pero tenaz a la hora de exigirles reformas, ha insistido en que la pelota está en el tejado de Rajoy.

Aunque interrogado en varias ocasiones por la prensa, Draghi no se ha movido ni un milímetro de la postura que viene defendiendo desde que, el pasado mes de septiembre, desvelara el plan ideado por Fráncfort para comprar deuda de países en apuros. Es cosa de los Gobiernos decidir si necesitan el salvavidas europeo, pero saben muy bien las condiciones a las que deben atenerse si lo solicitan. "Las condiciones siguen estando muy claras", ha subrayado antes de reiterar la fórmula, ya casi estribillo, de que "el BCE está listo para actuar".

El italiano se niega a entrar al trapo del Gobierno de Rajoy, que en alguna ocasión ha expresado sus dudas sobre las garantías de rebaja de la prima de riesgo que ofrecería un programa de compra de deuda (OMT, por sus siglas en inglés). "No podemos garantizar de antemano el impacto del OMT", ha admitido Draghi, para, sin embargo, añadir después, que está "muy satisfecho" con los efectos positivos que ya ha tenido el sólo anuncio de su plan. Por tanto, de momento, Fráncfort no se compromete a rebajar la prima de riesgo desde su actual nivel hasta los 200 puntos, como pretendía Madrid.

Jalea las reformas

Amigo de refrescar la memoria a los países que ahora claman ayuda, el presidente del BCE ha querido recordar que la situación actual se debe a "errores del pasado y a políticas erróneas o inexistentes". Por eso, ha incidido en la importancia del ahorro y de las reformas estructurales. En ese sentido, aunque avisa que "queda mucho por hacer", Mario Draghi ve efectos positivos en el camino recorrido por Madrid hasta ahora: "Compara la situación de hoy con cómo estaba no hace ni un año y observa que ha habido un progreso sustancial", ha destacado. Sin querer dictar para dichas reformas un calendario que, según Draghi, deben marcar los ciudadanos, el presidente del BCE ha insistido que en materia reformista,"cuanto antes, mejor".

Temas

En Libre Mercado