Menú

Suiza: la FP dual que Wert quiere imitar

El país helvético mantiene unas bajísimas tasas de abandono escolar y paro juvenil gracias en buena parte a su modelo educativo.

24

"Si no quieres estudiar, te pones a trabajar mañana mismo". ¿Qué padre no ha amenazado alguna vez de esta manera a ese hijo que le traía malas notas? Sin embargo, puede que lo que en España es una advertencia para los malos alumnos, en realidad sea la clave del éxito de una de las sociedades más avanzadas, ricas y prósperas del mundo.

En Suiza, la disyuntiva no es tal. Para la gran mayoría de sus jóvenes, estudiar y trabajar el mismo tiempo es lo habitual. Muchos adolescentes helvéticos se sacan un título al mismo tiempo que aprenden un oficio, sin que vean en ello ninguna incompatibilidad. ¿El resultado?: una tasa de paro juvenil ínfima, un abandono escolar entre los más bajos de Europa y un porcentaje de ni-nis mínimo. No sólo eso, a pesar de la imagen que algunos tienen Suiza (muchas veces es retratado como si fuera simplemente un paraíso bancario para los multimillonarios), en realidad es uno de los países del mundo con una industria más pujante, un tejido empresarial más diversificado y una clase media más próspera.

La FP Dual

Hace unos días, José Ignacio Wert presentó el proyecto de FP Dual que el Gobierno quiere impulsar. La idea es que los jóvenes españoles entre 16 y 25 años (hasta 30 mientras dure la crisis) compaginen sus estudios de FP con el trabajo en una empresa, que podría becarles con unos bajos sueldos, que en principio estarán entre 250-500 euros. El objetivo es que aquellos estudiantes que no quieren cursar el bachillerato consigan experiencia laboral y al mismo tiempo se saquen un título oficial.

Los modelos que el ministro de Educación tiene en la cabeza son los de los países centroeuropeos más avanzados: Austria, Alemania y Suiza. Los tres han conseguido lo que parece la cuadratura del círculo. Tienen un abandono escolar bastante bajo, un paro juvenil reducido, un alto porcentaje de titulados medios, un gran tejido industrial, una gran capacidad exportadora y unos altos niveles de vida. Evidentemente, no todo se debe a su modelo de FP Dual, pero está claro que es una parte importante de un sistema que funciona. Mientras, en España, en las manifestaciones de los últimos meses sobre la reforma educativa, es habitual escuchar consignas sobre la necesidad de "sacar a la empresa de las aulas".

El modelo suizo

Quizás sea el país helvético el que mejor ha desarrollado el modelo. En Suiza, los chavales con 14 y 15 años deben decidir cuál va a ser su trayectoria profesional. Tienen tres alternativas: FP, bachillerato académico (el modelo más clásico) o bachillerato especializado (dirigido a estudiantes que se quieren dedicar a áreas muy concretas, como medicina o pedagogía).

En 2011, 81.200 suizos comenzaron una formación profesional básica, en alguna de las 230 especialidades que se ofertan (las más demandadas son las centradas en el sector del comercio). A cambio, sólo 27.900 siguieron el camino que en España se consideraría como convencional, el del bachillerato académico o especializado. Evidentemente, los jóvenes helvéticos no creen que seguir una rama técnica vaya a suponer un problema en su futuro laboral o unos ingresos reducidos. Mientras, nuestro país tiene una de las tasas más bajas de titulados de carácter medio y a cambio tiene uno de los porcentajes más altos de titulados universitarios (que muchas veces acaban en empleos para los que están sobrecualificados).

Ofrecer a los alumnos alternativas que se ajusten a sus gustos tiene consecuencias muy positivas en todos los ámbitos. Por ejemplo, el porcentaje de ni-nis (jóvenes entre 15 y 29 años) que ni estudian ni trabajan es inferior al 10% en Suiza, mientras en España roza el 25%, unos porcentajes que se repiten cuando se habla de fracaso escolar. Y desde muy jóvenes, empiezan a saber lo que es ganar un sueldo y poder pagarse sus gastos. Los sueldos para los alumnos de FP Dual van de los 450 euros al mes del primer año a los 950 durante el cuarto curso de aprendizaje. Así, es lógico que con menos de 20 años ya haya jóvenes suizos que empiezan a independizarse.

Además, todo esto tiene un reflejo claro en la más dolorosa de las estadísticas de esta crisis: mientras en España el paro juvenil supera el 50%, en Suiza se mueve entre el 3 y el 5%, incluso en épocas de recesión. Es decir, mientras un país cercena las posibilidades de sus jóvenes y les cierra alternativas, el otro les ofrece un futuro estable, con una profesión prestigiosa y un mercado laboral abierto.

Las opciones

Para conseguirlo, nadie tiene miedo en el país helvético a "meter" a las empresas en las aulas. El modelo de FP Dual es voluntario, hay algunas especialidades de FP que no implican un trabajo, y absolutamente mayoritario. En principio, esta etapa dura 3 o 4 años, tras los que se obtiene un certificado oficial. El que quiera puede dejar la escuela en este momento e incorporarse plenamente al mercado laboral convencional.

Sin embargo, aquellos que quieran continuar su formación también pueden hacerlo mediante el llamado Bachillerato Profesional (el BP es una especie de Formación Profesional avanzada). Desde el BP se puede acceder a las Escuelas Superiores de FP y a las universidades técnicas, que componen la educación superior o terciaria.

Esto quiere decir que la FP Dual no es un callejón sin salida para los malos estudiantes. En realidad, es una alternativa más para que los adolescentes puedan escoger la profesión que más les guste. Luego, pueden completar sin problemas una educación superior e incluso ir a la universidad. Y no sólo eso, al final de cada curso existe la posibilidad de cambiar la opción tanto para ir de Bachillerato a FP como para hacer el camino inverso. Por eso, la elección que hacen los jóvenes a los 14-15 años no es un camino sin retorno, sino una alternativa más de las muchas que se les presentarán en la vida y que puede tener muchos finales posibles.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco