Menú

Empresas finlandesas: especialización, creatividad y una mirada a Asia

La segunda parte de nuestra mirada a la economía finlandesa se centra en las empresas y en cómo están cambiando para sortear la crisis.

9
La segunda parte de nuestra mirada a la economía finlandesa se centra en las empresas y en cómo están cambiando para sortear la crisis.
El edificio de la Bolsa de Helsinki | C.Jordá

Por supuesto, una parte importantísima de la culpa de la elevada productividad y del éxito de Finlandia la tienen sus empresas, compañías exportadoras que siguen teniendo éxito y que desde un país tan pequeño exportan a todo el mundo.

Tras conocer varias de ellas hay varios rasgos en común interesantes que se pueden extraer como tendencias. Entre los que más nos llamaron la atención citamos tres: la especialización, la apertura a Asia y la creatividad.

Muchas compañías están "adelgazando" sus catálogos para centrarse en aquello en lo que pueden aspirar a un liderazgo regional o casi mundial. Es el caso, por ejemplo, de Ahlstrom, una compañía que se dedica a fabricar materiales de alta tecnología a partir de fibras naturales (nació, básicamente, como fabricante de papel) y que se ha desecho de una parte importante de su grupo, dedicada a papeles menos especializados y que aportaba aproximadamente un tercio de su cifra de negocio.

Sakari Tamminen, presidente de Ruukki, la mayor acerera finlandesa, define lo que el también llama como "una tendencia en empresas finlandesas: especializarse en un segmento concreto del mercado y operar globalmente". Su propia compañía es un buen ejemplo de ello: pese a que no está entre las cien mayores acereras del mundo opera en una treintena de países.

Neste Oil, la gran petrolera del país, ha seguido un camino similar: pese a que su rango de actividades es el habitual de cualquier compañía de su sector, ha realizado un importante esfuerzo tecnológico en el campo de lo que denominan "diesel renovable" que les lleva, según su Consejero Delegado, Matti Piri, a ser "líderes mundiales" en este tipo de producto.

Asía, el nuevo gran mercado

Tanto Ruukki como Ahlstrom o Fiskars, de la que hablaremos más adelante, como otras empresas finlandesas están poniendo ojos e inversiones en Asia. Por supuesto, en China pero también en otras economías emergentes como India.

Lauri Rosendahl, presidente de la bolsa de Helsinki (Nasdaq OMX Helsinki) nos lo explica durante un desayuno de trabajo voluntariamente informal –le escuchamos comiendo ensalada y embutidos en una mesa sin mantel: "Helsinki –asegura refiriéndose al mercado bursátil- tiene la mayor exposición de toda Europa a los mercados emergentes asiáticos".

Uno de los ejemplos más gráficos de esta apertura es la aerolínea de bandera finlandesa, Finnair, que ya opera 11 destinos en Extremo Oriente y se está aprovechando de lo que hasta hace no tanto era una inesperada ventaja: la proximidad con Asia permite importantes ahorros de costes como, por ejemplo, poder operar una línea entre Helsinki y Tokio con un único avión y vuelos diarios.

Así, cualquier vuelo de la compañía entre Helsinki y otras capitales europeas -también el que nos llevó desde Madrid- tiene un altísimo porcentaje de pasajeros asiáticos ya que la capital finlandesa es la conexión más rápida.

Creatividad nórdica

Los países mediterráneos solemos presumir de nuestra creatividad, pero el diseño y la imaginación pueden ser también, y de hecho son, un asunto nórdico. Así, esa capacidad creativa es otra de las características que podemos encontrar en no pocas empresas finlandesas.

Creatividad y pasión por el diseño que se lleva a campos inesperados, como el A340 de Finnair que ha sido decorado con uno de los diseños clásicos de Marimekko. Diseños que los pasajeros de la compañía también podrán disfrutar en la mantelería y la vajilla usada en los vuelos.

Pero probablemente el mejor ejemplo de ello en Fiskars, una gigantesca empresa industrial que, además, es la compañía más antigua de Finlandia: fue creada nada más y nada menos que en 1649 en la villa de la que toma su nombre.

Tras más de 360 años de historia, Fiskars ha logrado acumular un imponente porfolio de marcas que operan en tres mercados principales: hogar, jardín y actividades de exterior. En todas ellas tiene marcas que no sólo son líderes en Finlandia sino que también lo son en otros países europeos: Francia, Alemania, Reino Unido...

Fiskars tiene en Helsinki lo que es casi un parque temático sobre la firma: en la antigua fábrica de una de sus marcas, Arabia, la empresa de cerámica con más tradición del país, hay tiendas, galerías de arte, tiendas, showrooms, outlets, cafeterías... y la propia fábrica de Arabia que sigue en plena producción.

Los productos de jardinería de Fiskars o las piezas de vidrio y cerámica de Iittala son ejemplos de esa pasión por el diseño de la que hablamos: en sus catálogos encontramos tijeras de podar de acero satinado con asas protegidas con corcho que parecen un objeto de decoración, hachas con materiales extraordinarios y procesos de fabricación "que no te podemos contar" o jarras diseñadas por Alvar Aalto, el más prestigioso arquitecto de la historia de Finlandia, son cosas que encontramos en sus catálogos... y en no pocos casos el Museo del Diseño de Helsinki.

Artistas en casa

De hecho, un curioso programa de Fiskars da una idea de la relación de la compañía con el mundo del diseño e incluso del arte: varios escultores y ceramistas tienen en las propias instalaciones de la compañía sus estudios de forma completamente gratuita.

De hecho, se les facilitan también los materiales para su trabajo y se les permite utilizar recursos de la compañía como los hornos para cerámica. Todo, sin que sea necesaria ninguna contraprestación: no hay, de partida, ninguna relación comercial entre los artistas y la compañía si bien es cierto que puede llegar a haberla si ambas partes encuentran una forma conveniente para todos.

Así, entre los artistas que trabajan en la factoría de Arabia los hay que hacen preciosos platos y tazas que acaban siendo series de la firma, extraños creadores de rarísimas cabezas de Batman o imaginativos escultores como Kim Simonsson cuyas piezas nos llevan a un mundo que nos recuerda mucho al manga japonés.

Y es que la creatividad y el diseño finlandeses ya llegan a cualquier parte.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios