Menú

Mas, tras el rescate de 12.000 millones: "El Estado no nos está regalando nada"

El presidente catalán ha tapado la situación de quiebra con quejas sobre la actitud del Gobierno. Lamenta su poca flexibilidad con el déficit.

El presidente de la Generalidad de Cataluña en funciones, Artur Mas, ha acusado este lunes al Gobierno central de tener una actitud "desleal e injusta" en el reparto del déficit público para 2013 y de imponerle unos ajustes que "afectan con gravedad" a la esencia del Estado del bienestar.

En una comparecencia ante la Diputación Permanente del Parlamento catalán, Mas se ha quejado del reparto de los objetivos de déficit por parte del Gobierno para las diferentes administraciones en 2013, y ha concluido que el "aire" que ganó el Gobierno cuando la Unión Europea flexibilizó el objetivo global de déficit lo ha convertido en "ahogo" y "asfixia" para las comunidades.

Uno de los temas principales de la comparecencia ha sido referirse al Fondo de Liquidez Autonómica y a las ayudas que recibirá Cataluña, que ascienden a 12.000 millones de euros. Mas ha minimizado dicho auxilio. Según ha explicado, "el Estado no nos está regalando nada" ya que, ha dicho, tendrán "que pagar intereses".

Sobre los límites del déficit, ha indicado que "es necesaria una voz unitaria (de los partidos) de cara al Estado español para hacer notar que, si no tiene capacidad para alterar las políticas europeas, sí la tiene para repartir de forma leal y justa el déficit" entre las comunidades.

A su juicio, si las autonomías gestionan un 35% del gasto público, deberían tener derecho a disponer "de una tercera parte" del déficit permitido para el conjunto del Estado. Si para el conjunto de las administraciones el déficit público permitido en 2012 es del 6,3% del PIB, Mas reclama que el de las autonomías se fije en el 2,1% aproximadamente, frente al 1,5% establecido para 2012.

Mas, que si es investido presidente de la Generalidad tendrá que elaborar un presupuesto para 2013 con apenas un 0,7% de déficit, ha alertado de que no logrará ese objetivo si no es a costa de afectar "con gravedad" la esencia del Estado del bienestar, y ha insistido en que la política de ajustes "no tiene un buen final".

En los últimos días, el Gobierno catalán ha precisado que el próximo presupuesto tendrá un techo de gasto no financiero de unos 20.000 millones, casi 4.000 millones menos que en las cuentas de 2012, y Mas ha exigido corresponsabilidad a ERC a la hora de asumir este ajuste.

El presidente catalán se ha quejado en varias ocasiones de que el Gobierno impone a las comunidades "ajustes muy duros que no tienen sentido ni en Cataluña ni en el resto de las comunidades".

Temas

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador