Menú

El paro baja por primera vez en un mes de enero desde que estalló la crisis

Eliminado el efecto calendario, el número de parados baja en 10.577 personas respecto a diciembre. La primera caída en un mes de enero desde 2007.

0

El mercado laboral español se sigue deteriorando, pero a un ritmo inferior al de otros ejercicios. Además, por primera vez desde que comenzó la crisis (mediados de 2007), el número de desempleados baja en un mes de enero con respecto a diciembre, una vez eliminado el efecto estacional propio de la campaña navideña, lo cual es un dato positivo, según las cifras publicadas este lunes por el Ministerio de Empleo.

En concreto, en términos brutos, el número de parados registrados en las oficinas de los servicios públicos de empleo (antiguo Inem) subió en 132.055 personas en enero, un 2,72% más con respecto a diciembre, y en 380.949 personas con respecto a enero de 2012, un aumento interanual del 8,3%. De este modo, la cifra oficial de parados se situó en un total de 4.980.778, su nivel más alto en toda la serie histórica comparable, que arranca en 1996.

Número real de parados: más de 5,5 millones

A este dato, sin embargo, es preciso sumar la bolsa de desempleados que quedan fuera del registro del Inem como consecuencia del maquillaje estadístico que introdujo el anterior Gobierno socialista en 2008. Desde entonces, el Ministerio descuenta de la cifra oficial a los parados que acuden a cursillos de formación, catalogados bajo el epígrafe de "demandantes de empleo no ocupados" (DENOS). En enero su cifra asciende a 305.087 personas, contabilizadas estadísticamente como parados "ocupados". Además, el informe tampoco contabiliza los 253.574 desempleados agrupados bajo el título de demandantes de empleo con "disponibilidad limitada" o "demanda de empleo específica". Estas personas, según afirma el antiguo Inem, "son aquellos demandantes, sin empleo, que indican en su solicitud condiciones especiales de trabajo". Es decir, que son también parados.

De este modo, el número real de parados -sumando ambos epígrafes- asciende a un total de 5.539.439, ocultándose así casi 559.000 parados que no se contabilizan como tales en el informe de Empleo.

El paro baja en términos homogéneos

Sin embargo, a pesar del aumento registrado en términos brutos, el análisis detallado de los datos arroja un balance algo más positivo. Lo más relevante, sin duda, es que el número de parados baja con respecto a diciembre, una vez eliminado el ajuste estacional. Históricamente, enero es un mes malo en términos de empleo, ya que suele reflejar la extinción de los contratos temporales propios de la campaña navideña. De ahí, precisamente, la importancia de analizar el dato desestacionalizado, ya que permite eliminar ese efecto temporal y comparar las cifras en términos homogéneos.

Así, una vez realizado este ajuste, se observa que el número de parados se reduce en 10.577 con respecto al valor desestacionalizado de diciembre, hasta situarse en un total de 4.865.942. Es la primera vez que el paro, eliminado el efecto calendario, cae en un mes de enero desde el inicio de la crisis. Según las cifras oficiales, en enero de 2007, el paro desestacionalizado cayó en 5.800 personas con respecto a diciembre de 2006. Desde entonces, siempre ha aumentado: 60.400 personas en enero de 2008; 96.600 en 2009; 6.900 en 2010; 8.100 en 2011; y 44.800 en enero de 2012. Enero de 2013 rompe por vez primera con esta tendencia.

Pese a ello, el número de parados, en términos homogéneos, sigue aumentando a nivel interanual. El paro desestacionalizado ha subido en 375.600 personas en los últimos doce meses, de forma similar al crecimiento interanual registrado en enero de 2012 (366.500 parados más) y por encima del nivel registrado en enero de 2011 (189.000 más), aunque muy por debajo de la evolución registrada en 2010 (721.400) y 2009 (1,035 millones de parados más).

El deterioro laboral se ralentiza

Otro de los datos a tener en cuenta es la ralentización que sigue experimentando el deterioro del empleo desde que entró plenamente en vigor la reforma laboral. Así, en términos brutos -teniendo en cuenta los efectos estacionales-, si bien el paro creció un 2,72% con respecto a diciembre (132.055 personas), se trata del menor incremento intermensual registrado en un mes de enero desde el año 2004.

Igualmente, a nivel interanual, el número de desempleados aumentó un 8,28% (380.949), el segundo mejor dato desde el inicio de la crisis tras 2011 (4,51%), y un nivel similar al registrado en enero de 2012 (8,72%). Lo relevante en este ámbito es que el PIB español está sufriendo en estos momentos la mayor contracción desde 2009.

Evolución del paro en enero

En cuanto a la afiliación, la Seguridad Social registró en enero un descenso medio de 263.243 cotizantes respecto a diciembre (-1,6%), y de 778.829 en los últimos doce meses (-4,6%). De este modo, el total de ocupados se situó en 16.179.438 personas al finalizar enero, según los datos publicados por el Gobierno.

Se trata de un mal dato ya que, si bien el descenso es inferior al de enero de 2012, cuando la afiliación bajó en 271.654 personas, supera a los de 2008, 2010 y 2011. En términos relativos, el descenso intermensual del 1,6% e interanual del 4,6% son los peores datos de afiliación en un mes de enero desde la dura recesión de 2009.

Sin embargo, una vez más, es preciso desestacionalizar los datos para observar la evolución homogénea de la ocupación, puesto que enero siempre ha sido un mal mes para el empleo por el fin de la campaña navideña. Así, una vez eliminado el efecto calendario, el número de afiliados baja en 47.400 personas respecto a diciembre, inferior a la caída registrada en enero de 2012 (-53.100) y muy por debajo de la pérdida sufrida en el mismo mes de 2009 (-125.000).

Asimismo, también cabe destacar que parte de esta caída responde a dos factores se han venido acentuando a lo largo de los últimos meses. En primer lugar, el creciente descenso de la población activa (gente en edad de trabajar que busca activamente empleo), casi 160.000 personas menos en 2012, como resultado de la fuga de capital humano al extranjero ante la dificultad de encontrar trabajo en España; y, en segundo lugar, a la destrucción de empleo público (unas 300.000 ocupados menos en 2012, según la EPA), cuyo ajuste ha continuado en enero, según el sindicato de funcionarios CSI-F.

En Libre Mercado

    Servicios