Menú

De intervención en intervención hasta el colapso final

Los impuestos harán que la energía suba y el déficit, en realidad, no se solucionará.

GEES
6

El pasado viernes, tras el Consejo de Ministros, el titular de Industria compareció ante los medios para promulgar la enésima receta intervencionista que servirá para "solucionar" los problemas del sistema eléctrico español y contener el déficit de tarifa. Huelga decir que cualquier tipo de receta propuesta hasta ahora ha sido del todo inútil, por no actuar contra el origen del mal endémico del sistema y por restringirse únicamente a recaudar, sin tener en cuenta los efectos secundarios.

José Manuel Soria declaró: "Las medidas tienen como finalidad que el déficit de tarifa sea cero en 2013". Año nuevo, viejos discursos. Conviene recordar que todas las medidas tomadas en 2012 tenían la misma finalidad, que el déficit fuera cero al finalizar el año. ¿Resultado? Cinco mil millones de euros de déficit de tarifa y el problema, sin visos de solución.

Por tanto, cualquier receta improvisada desde el Ministerio de Industria o desde la Secretaría de Estado de Energía no parece más que un leve bálsamo analgésico para un sistema eléctrico que agoniza entre múltiples variaciones legislativas, intervencionismos que atacan los síntomas pero no las causas del problema y decisiones para la galería que no conducen sino a un agravamiento de la situación.

Según Soria, Industria contará con un crédito de 2.200 millones de euros para que la parte regulada del recibo de la luz no suba. Es decir, ya están admitiendo de entrada que en 2013 el déficit se les va a ir más de 2.000 millones, y desde los Presupuestos Generales del Estado han habilitado un préstamo para pagar ese desfase. ¿Y quiénes se creen ustedes que van a pagar ese crédito? A los ciudadanos nos da igual que nos suban el recibo de la luz o nos suban los impuestos para disimular el pago en el recibo de la luz. La realidad es que siguen sin atajar el problema, que es bien simple: únicamente hay que analizar la causa de por qué la parte regulada del recibo se ha disparado en estos últimos años.

La solución a todos los problemas, desde un prisma socialdemócrata, es subir los impuestos y redistribuir la riqueza. Desde el Ministerio de Industria se estima que las nuevas medidas fiscales en materia energética permitirán el ingreso de 3.000 millones de euros. El problema es que no se ha tenido en cuenta que al subir los impuestos a los productores se incrementará en un montante similar el precio de los ofertas en el mercado mayorista de electricidad. Es decir, lo que el Gobierno gana por un lado, el mercado lo descuenta por el otro, y el resultado final será un balance neto casi plano. Por tanto, los impuestos harán que la energía suba y el déficit, en realidad, no se solucionará.

Y así seguimos, modificando la legislación cada dos viernes para seguir ahondando el foso en el que nos vamos a enterrar. De intervención en intervención hasta el colapso final. 

© GEES, Grupo de Estudios Estratégicos.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios