Menú

El Plan PIVE, otro despilfarro a costa del contribuyente

El plan que subvenciona la compra de vehículos ha sido tildado de "éxito" por los interesados, pero sus resultados están maquillados.

26
El plan que subvenciona la compra de vehículos ha sido tildado de "éxito" por los interesados, pero sus resultados están maquillados.
El ministro de Industria, José Manuel Soria | Archivo

"Éxito". Éste ha sido el término escogido por el Gobierno y las asociaciones de fabricantes y concesionarios de vehículos para valorar los resultados del Plan PIVE, consistente en subvencionar la compra de coches con dinero público. En su primera edición, aplicada el pasado año, el Ministerio de Industria destinó 75 millones de euros, y en la segunda, que acaba de entrar en vigor, la cuantía se eleva ya a 150 millones. En total, 225 millones de euros que salen del bolsillo del contribuyente para tratar de impulsar las ventas.

La matriculación de automóviles rozó las 700.000 unidades en 2012, un 13,4% menos que un año antes. Sin embargo, las principales asociaciones del sector de la automoción (Anfac, Faconauto y Ganvam) destacaron que el Plan PIVE logró amortiguar la caída de ventas en los últimos meses del pasado año, cuando entró en vigor. En este sentido, los fabricantes de automóviles (Anfac) resaltaban, recientemente, en una nota de prensa las grandes ventajas del primer Plan, no sólo para el sector sino para el conjunto del país e incluso la Hacienda Pública. Así, entre otros factores, destacaban lo siguiente:

  • "El Plan ha generado una recaudación fiscal de casi 300 millones", multiplicando por cuatro la inversión inicial de 75 millones de euros.
  • El valor añadido bruto sobre la economía "ronda los 930 millones de euros por los efectos multiplicadores de la automoción sobre el resto de sectores".
  • Ha permitido el "mantenimiento de 4.500 empleos".
  • Ha permitido una "rebaja considerable en el precio de los vehículos, aproximadamente un 4,6%".
  • Ha permitido ahorrar un 45% los consumos, lo que equivale a "40 millones de litros de combustible al año".

Lo primero que llama la atención es la ausencia de metodología, ya que la nota no explica cómo se ha llegado a esas conclusiones. De hecho, diversos datos y estudios ponen en entredicho el citado "éxito" del Plan.

Ventas extra de 7.200 vehículos

Un total de 75.000 operaciones se acogió al primer Plan PIVE entre el pasado octubre y diciembre, agotando así la dotación de 75 millones de euros (1.000 euros de subvención pública por cada venta). Sin embargo, el volumen de ventas en 2012 fue un 13,4% inferior al de 2011, pese a que en ese ejercicio no existía ningún plan de subvenciones para vehículos (el anterior, Plan 2000E, finalizó en 2010).

El patrón de los meses con más y menos ventas es similar al de 2011, aunque algo más acentuado en los meses de abril, cuando la crisis del euro estaba en máximos, con la prima española disparada, y septiembre, cuando entró en vigor la subida del IVA. En todo caso, se observa que, según avanza 2012, la media de ventas registrada en los distintos meses va cayendo cada vez más con respecto a 2011.

Fabricantes y concesionarios consideran que, sin el Plan PIVE, se habrían dejado de vender 75.000 vehículos en el último tramo del pasado año. Sin embargo, en realidad, la propia tendencia del mercado (línea roja en el gráfico) muestra que la caída interanual de ventas en noviembre y diciembre habría sido del 23% y el 25%, respectivamente, en ausencia de subvenciones, frente al 21,2% y 23% registrado finalmente con el PIVE en vigor.

Así pues, la inyección de dinero público tan sólo habría logrado unas ventas extra de apenas 7.200 unidades ("área de efecto" en el gráfico). Es decir, los 67.800 vehículos restantes que se acogieron al Plan se habrían vendido igualmente sin necesidad de subvención.

Fuente: es.autoblog.com

Recaudación fiscal muy inferior

Pero es que, además, la propia nota de Anfac entra en claras contradicciones sobre este punto:

El Plan ha generado una recaudación fiscal de casi 300 Millones €, de los que más de 100 Millones € han correspondido a la demanda adicional generada por el Plan PIVE [...] el Plan PIVE ha multiplicado por 4, la inversión inicial del Plan que era de 75 Millones de Euros.

Es decir, la propia asociación admite que los ingresos fiscales extra generados por la venta adicional de coches son "100 millones", no 300, de modo que el retorno no sería de cuatro veces la inversión inicial (75 millones en subvenciones), ni mucho menos. Esta cifra "sería coherente con la venta adicional de 25.000 vehículos gracias al plan", no 75.000, según advierte Gerard Lloret en blog de Fedea. Pero es que ni siquiera esas 25.000 ventas extra que arrojan los datos de Anfac se sostendrían, según Lloret, debido a tres factores:

  • Estos planes de estímulo no generan un incremento a largo plazo de las ventas sino que, simplemente, adelantan ventas que se habrían producido más adelante de todas maneras.
  • El precio del vehículo sube en una magnitud parecida a la cuantía del subsidio, de modo que, en el fondo, el Plan atenúa el abaratamiento de coches. Por ello, el efecto final de este tipo de subvenciones no es tanto el aumento de ventas, pues tan sólo adelanta ventas ya programadas, como el mantenimiento o el aumento de los márgenes comerciales de fabricantes y concesionarios.
  • Además, según diversos estudios, el aumento de ventas se produce, en su mayor parte, cuando existe un ajuste relativo de precios entre los competidores. Es decir, cuando una marca abarata un modelo, logrando así captar a los potenciales clientes de otras compañías. La subvención, por el contrario, aplica una rebaja homogénea en la mayoría de modelos, de forma que la demanda extra de coches sería inferior a la que estiman fabricantes y concesionarios.

Curiosamente, en 2011 no hubo ayudas públicas a la compra de coches, las ventas fueron superiores a las de 2012 y, por si fuera poco, el precio de los vehículos bajó una media de 2.814 euros, un descuento superior al de las ayudas del Plan 2000E en 2010 (2.790 euros).

Así pues, el supuesto "éxito" del PIVE es muy inferior a lo anunciado, sobre todo si se tiene en cuenta que, en el fondo, consiste, ni más ni menos, que en subsidiar a algunos (fabricantes, concesionarios y compradores) a costa del bolsillo del resto de contribuyentes.

Temas

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios