Menú

El deterioro laboral continúa, pero a un ritmo un 50% inferior al de 2012

El paro crece en 59.444 personas en febrero, hasta superar los 5 millones, pero aumenta al menor ritmo desde 2008 y un 50% menos que en 2012.

35

El paro aumenta y la destrucción de empleo continúa. Sin embargo, el ritmo de deterioro laboral se suaviza de forma considerable en comparación con 2012. Es decir, España sigue destruyendo puestos de trabajo, pero menos que un año antes.

En concreto, el número de parados registrados en el Servicios Público de Empleo (antiguo Inem) aumentó en 59.444 personas el pasado febrero (1,19%), hasta superar por primera vez el umbral de los 5 millones (5.040.222). Asimismo, en términos interanuales el paro se incrementó en 328.124 personas (6,96%).

Dentro de lo malo, el dato relativamente positivo es que se trata del menor aumento registrado en términos absolutos en un mes de febrero desde 2008, cuando el paro subió en 53.405 personas. De hecho, el volumen de parados creció un 47% menos en comparación con febrero de 2012 (112.269 personas). Además, en términos relativos, el paro subió un 1,19% respecto a enero, el menor incremento intermensual registrado en un mes de febrero desde 2007. Así pues, según estas cifras, España acaba de presentar la menor subida del paro a nivel intermensual en un mes de febrero desde que estalló la crisis. No en vano, en los últimos años de crisis, el paro subió una media de 94.000 personas en febrero, casi un 37% más que el pasado mes.

A nivel interanual, el paro aumentó en 328.124 personas (6,96%), siendo el menor incremento en términos absolutos y relativos desde que estalló la crisis, con la excepción de 2011, cuando el desempleo subió en 168.638 personas, un 4,08% interanual.

Pero lo más destacable es, sin duda, el dato desestacionalizado del paro, en donde se excluyen los factores coyunturales propios de cada mes para poder observar la evolución de este indicador de forma homogénea. En este sentido, la clave es que el desempleo bajó en 1.802 personas con respecto al pasado enero, hasta situarse en 4.864.140, frente al incremento de 53.000 personas registrado en febrero de 2012. Es la primera vez que el paro desestacionalizado cae en un mes de febrero desde 2007, al igual que ya sucedió el pasado enero. A nivel interanual, el volumen de parados aumentó en algo más de 320.000 personas, la menor subida registrada desde 2008, a excepción de febrero de 2011 (algo más de 171.000 personas). Así pues, eliminando los efectos estacionales, el desempleo cae por primera vez en febrero a nivel intermensual desde el estallido de la crisis.

La destrucción laboral se ralentiza

En cuanto a la destrucción de empleo, el número medio de afiliados a la Seguridad Social bajó en 28.691 personas en febrero (-0,18% intermensual), situando el volumen de ocupados en un total de 16.150.747, el nivel más bajo desde abril de 2002. Se trata del tercer peor febrero en cuanto a destrucción laboral desde que estalló la crisis, tras 2012 (-61.156) y 2009 (-69.132). Asimismo, en términos interanuales, el sistema perdió 746.365 afiliados con respecto a febrero de 2012 (-4,42%), el peor dato registrado este mes desde febrero de 2009, cuando la Seguridad Social perdió 1.132.616 afiliados (-5,89% interanual).

El único dato positivo en este ámbito es que la afiliación cae a un ritmo muy inferior al de 2012. En concreto, el ritmo de destrucción de empleo es un 53% inferior al de febrero de 2012. Además, otro dato a tener en cuenta es que, en los últimos trimestres, un volumen importante de la destrucción laboral se concentra en el sector público. Según el sindicato CSI-F, las Actividades Sanitarias y los Servicios Sociales son ya el sector que registra una mayor destrucción de empleo junto a la Construcción, con un descenso de 171.050 afiliados respecto a febrero de 2012 (-11,95% interanual). Es decir, casi el 23% del empleo destruido en el último año deriva del adelgazamiento de plantillas públicas.

El paro real supera los 5,6 millones

Por último, aunque los datos oficiales señalan que el paro supera por primera vez los 5 millones, la cifra real es muy superior. A los 5.040.222 desempleados registrados es preciso sumar la bolsa de parados que quedan fuera del registro del Inem como consecuencia del maquillaje estadístico que introdujo el anterior Gobierno socialista en 2008. Desde entonces, el Ministerio descuenta de la cifra oficial a los parados que acuden a cursillos de formación, catalogados bajo el epígrafe de "demandantes de empleo no ocupados" (DENOS). En febrero su cifra asciende a 313.631 personas, contabilizadas estadísticamente como parados "ocupados".

Además, el informe tampoco contabiliza los 260.386 desempleados agrupados bajo el título de demandantes de empleo con "disponibilidad limitada" o "demanda de empleo específica". Estas personas, según afirma el antiguo Inem, "son aquellos demandantes, sin empleo, que indican en su solicitud condiciones especiales de trabajo". Es decir, que son también parados.

De este modo, el número real de parados -sumando ambos epígrafes- asciende a un total de 5.614.239, ocultándose así casi 574.000 parados que no se contabilizan como tales en el informe de Empleo.

Las pensiones, en riesgo

Otro de los datos más preocupantes del deterioro laboral en España es que, mientras el número de ocupados desciende, el de jubilados sigue en aumento, lo cual imprime una mayor presión a la sostenibilidad del sistema público de pensiones. La ratio ocupados/pensionistas bajó a poco más de 1,96 el pasado febrero, el menor nivel desde la crisis de los años 90.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation