Menú

La patronal de refrescos también clama contra Artur Mas

La embajada de EEUU en España se moviliza en defensa de Coca-Cola y Pepsi, que serían las empresas más afectadas.

132
Artur Mas | Archivo

La Generalidad quiere recaudar unos 22 millones de euros anuales a través una nueva tasa a las bebidas refrescantes 'excesivamente azucaradas'. Este impuesto, en el que está trabajando el consejero de economía de la Generalidad, Andreu Mas-Colell, supondría un aumento de entre 2,4 y 7,5 céntimos el precio del litro en este tipo de bebidas, según fuentes del sector.

La iniciativa, que afectaría principalmente a las empresas estadounidenses Coca-Cola y Pepsi, ha llevado a la embajada a tomar cartas en el asunto. El embajador de EEUU en España, Alan Solomont, alertó a la Generalidad de las consecuencias negativas que podría tener dicho impuesto en las inversiones.

La Asociación de Bebidas Refrescantes (ANFABRA) ha manifestado a Libre Mercado su rechazo por un tributo que consideran "discriminatorio y que de ninguna manera se puede justificar bajo una excusa de salud, cuando lo único que pretende es enmascarar una mera finalidad recaudatoria". Aseguran además que, la comunidad médica internacional insiste en que no "existen alimentos buenos ni malos" y que la obesidad es un problema multifactorial.

La patronal alerta de que este nuevo tributo afecta directamente a un sector que ha logrado superar la crisis. El sector de las bebidas refrescantes en España contribuye con cerca de 550 millones anuales al erario público entre distintos impuestos. Estos nuevos tributos suponen una "retasación que afectará a nuestra competitividad empresarial", han asegurado.

Fuentes de la embajada han querido este miércoles quitarle hierro al asunto y han asegurado que lo que están tratando de hacer es ayudar a potenciar la economía española y "cuando vemos asuntos que pueden influir o dañar la imagen de España, lo destacamos", han asegurado dichas fuentes.

Las empresas afectadas han expresado su temor porque un impuesto de este tipo puede dañar la situación del sector y lo que ha intentado hacer la embajada es "trasmitir esa preocupación", han asegurado las mismas fuentes.

Jeff Galvin, secretario de prensa de la embajada de EE UU, no ha querido confirmar ni desmentir a este diario el contenido de las "reuniones privadas". Sin embargo, Galvin ha asegurado que lo que intentan desde la embajada es mantener la estabilidad. "EEUU y España compartimos el interés en que la economía española se recupere y vuelva a crecer. Lo que intentamos es mantener la estabilidad en las inversiones para que los inversores en España sigan existiendo", ha transmitido a Libre Mercado.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation