Menú

Chipre marca otro precedente: tendrá que vender sus reservas de oro

Las claves de su rescate son las quitas a los depósitos, la venta de oro y su desaparición como cuasi paraíso fiscal.

Desde que el anterior Gobierno chipriota solicitó ayuda a la troika el pasado verano, las necesidades de financiación de Chipre habían sido valoradas en torno a los 17.500 millones de euros, casi el 100% de su PIB. Sin embargo, la tardanza en actuar del anterior Ejecutivo ha provocado que dichas necesidades aumenten un 30%, hasta un total de 23.000 millones de euros (120% del PIB), debido a la fuerte huida de capitales que ha sufrido el país en los últimos meses. Ésta es una de las conclusiones más destacadas del informe sobre Sostenibilidad de la Deuda Pública de Chipre, redactado por la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE).

De esta cuantía, la troika aportará un total de 10.000 millones de euros (9.000 millones la zona euro y 1.000 millones el FMI), con un vencimiento máximo de 20 años, mientras que los restantes 13.000 millones recaerán sobre los depositantes de los bancos chipriotas y los contribuyentes.

Por un lado, del crédito de la troika, unos 2.500 millones se destinarán a completar el saneamiento del sector financiero chipriota tras la liquidación del Laiki Bank y la reestructuración del Banco de Chipre; otros 4.100 millones servirán para cubrir los vencimientos de deuda pública del Estado; y otros 3.400 millones para cubrir las necesidades financieras del Gobierno de Nicosia durante los tres próximos años. Por otro, los 13.000 millones que tendrá que aportar Chipre se repartirán del siguiente modo:

  • Hasta 10.600 millones provendrán de las quitas impuestas a los accionistas y acreedores de los dos grandes bancos del país (Laiki Bank y Banco de Chipre), en donde se incluye la famosa conversión de depósitos por acciones para los titulares de cuentas no garantizadas, superiores a los 100.000 euros.
  • El informe de la troika prevé recaudar otros 600 millones con el aumento del Impuesto de Sociedades del 10% al 12,5% y la subida fiscal sobre la rentas del capital.
  • Otra de las novedades es la exigencia de vender las reservas de oro del país, estimadas en 400 millones.
  • Se plantea una particular refinanciación de deuda pública en manos de inversores nacionales por importe de hasta 1.000 millones (una quita y espera similar a la aplicada en el segundo rescate de Grecia).
  • El plan también contempla privatizar activos públicos por valor de 1.400 millones.
  • Se exige reestructurar el préstamo de 2.500 millones concedido por Rusia, que podría suponer un ahorro de hasta 100 millones gracias a la reducción del tipo de interés aplicado y el retraso en los plazos de vencimiento.

Así pues, entre las novedades del rescate chipriota, más allá de la quita a los depósitos superiores a 100.000 euros, destaca el hecho de que por primera vez un país que recibe asistencia internacional se verá obligado a vender sus reservas de oro.

Según algunos analistas, esto podría suponer un precedente a imitar por otros países miembros rescatados o en problemas. Portugal, Irlanda, Italia, Grecia y España poseen de forma conjunta más de 3.500 toneladas de oro, con un valor de mercado próximo a 125.000 millones de euros. La mayor parte de esas reservas pertenecen a Italia (casi 95.000 millones de euros), mientras que el oro representa el 90% de las reservas de divisas de Portugal.

Alto riesgo de depresión económica

Por último, el documento de la Comisión Europea incluye un cuadro de previsiones económicas poco alentador. El PIB chipriota acumularía un desplome del 12,6% hasta 2015, para luego comenzar a crecer tímidamente, mientras que la deuda pública superará el 126% del PIB ese mismo año y el déficit rozará el 8% el próximo ejercicio.

"La quita de depósitos no asegurados provocará una pérdida de riqueza que reducirá el consumo privado y la inversión empresarial. Esto, unido al impacto de las medidas de consolidación fiscal ya tomadas y las nuevas medidas acordadas, resultará en una aguda caída de la demanda doméstica", avisa el informe. Además advierte de que existe un "riesgo innegable" de provocar un ciclo de quiebras de hogares y empresas que podría propagarse por toda la economía "llevando a nuevas pérdidas en el sector bancario". De acuerdo a las previsiones de la CE, la economía de Chipre no volvería a crecer hasta 2015, con un modesto incremento del PIB del 1,1%.

Sin embargo, diversos analistas y el propio Gobierno chipriota coinciden en señalar que la recesión podría ser incluso más grave, lo cual obligaría a revisar una vez más el plan de rescate internacional. La razón no estriba tanto en la quita sobre los depósitos como en las subidas fiscales y, sobre todo, la imposición de transformar sus sistema financiero.

Los servicios bancarios y su baja tributación empresarial han constituido los pilares de la economía chipriota desde los años 90 junto al turismo y el sector inmobiliario. La UE, sin embargo, quiere acabar con este modelo de cuasi paraíso fiscal, lo que, sin duda, acabará lastrando con fuerza la economía chipriota, según la entidad BNY Mellon. Société Générale coincide con este diagnóstico y augura una caída real del PIB próxima al 20% hasta 2017.

De igual modo, la agencia de calificación Moody's advertía en un reciente informe de que aún persiste el riesgo de impago y salida del euro de Chipre pese a la rescate de la troika. El motivo radica, precisamente, en la probable desaparición de Chipre como centro financiero offshore y la incertidumbre sobre las fuentes de crecimiento futuro. "Incluso con el rescate de la troika, todavía habrá un alto riesgo de incumplimiento soberano hasta que las perspectivas de crecimiento mejoren". concluye.

Temas

En Libre Mercado