Menú

Rajoy deja futuras subidas de impuestos en manos de Bruselas

El Gobierno recuerda que España tiene limitada su soberanía y está obligada a cumplir con la UE. Rajoy rechaza subida de impuestos "el viernes".

21

La política económica de España no depende de un solo jugador, explican en el Gobierno en vísperas de presentar su segundo plan de reformas. Ya lo dijo el propio Mariano Rajoy en la sede de la soberanía nacional: "Los españoles hemos llegado a un punto en que no podemos elegir entre quedarnos como estamos o hacer sacrificios. No tenemos esa libertad. Las circunstancias no son tan generosas". Esto es, todo se negocia y se renegocia no sólo con Bruselas, sino también con actores clave como Alemania.

Esta situación hay que tenerla muy en cuenta a la hora de analizar las palabras del presidente del martes, interpretan los suyos, algunos de los cuales admiten que les descuadró el cambio de discurso. Rajoy habló de "recortes" en algunas partidas de gasto y no descartó futuras subidas impositivas. "No podemos dar, en absoluto, la impresión de que nos relajamos, no podemos relajarnos", se reafirmaban miembros del gabinete en los pasillos del Congreso. Por "cumplir", dicen, las cosas han cambiado con respecto al año pasado.

En el Ejecutivo dicen que sólo basta echar una ojeada a la hemeroteca. Hace un año, el propio Rajoy admitía que resultaba prácticamente imposible la financiación, y que España no podría aguantar así mucho más tiempo. Se hablaba de rescate, de abismo económico... Hoy, la prima de riesgo se mantiene en el entorno de los 300 puntos y el país se financia sin problemas.

Pero, dicen, no hay que relajarse. "La UE no nos lo permitiría", en voz de un ministro consultado. Explica una especie de pacto: Bruselas da más tiempo para cumplir con el objetivo de déficit -hasta dos años más- y abre la mano para 2013 hasta elevar la cifra al 6%, pero el Gobierno se compromete a perseverar. Más reformas que, en la práctica, también tiene que traducirse en un mayor ajuste en el gasto. En las instituciones comunitarias, reconocía este mismo miércoles un asesor, "no entienden ese jaleo que nos traemos con las comunidades autónomas. Lo único que piden es control y que no haya sustos".

Crecimiento en 2014

La intención del Gobierno es mantener este discurso hasta el final, pero no planteará grandes sacrificios el viernes. Al menos, eso dicen en privado. Soraya Sáenz de Santamaría esbozó las grandes líneas en una reunión a puerta cerrada con los Secretarios de Estado y subsecretarios. El jueves presentarán el boceto a Rajoy en la Comisión Delegada para Asuntos Económicos. En él no hay aumento en los tributos: "No hay impuestos el viernes", tranquilizó el presidente en los pasillos, después de la alarma generada por su intervención en la víspera. En su rifirrafe con Alfredo Pérez Rubalcaba, insistió en que en 2014 habrá crecimiento y creación de empleo, pero no ya en el último trimestre de 2013.

Esto no significa que se descarte una subida, incluso del IRPF o del IVA, en lo que queda de año. Rajoy fue clarísimo en este sentido: "Dependemos de las previsiones y del déficit público". Y en su equipo dan por descontado que si la situación sigue deteriorándose y Bruselas lo pide, se acabaría cediendo. Su intención, en todo caso, es aguantar lo máximo posible y no dar este el paso.

Lo mismo ocurre en materia de pensiones y prestaciones por desempleo. El objetivo es mantener todo como está, según transmitió Fátima Báñez, ministra de Empleo, a los sindicatos. Sin embargo, no se descarta reducir el período de la prestación de paro de 24 a 18 meses en caso de que sea preciso, según informa el diario elEconomista. Asimismo, el Ejecutivo incluirá en el plan de reformas, que se remite a Bruselas este viernes, un capítulo dedicado a pensiones, pero no aprobará ninguna medida ese mismo día. El plan de Rajoy es que la UE se dé por satisfecha adecuando la edad de jubilación o mejorando el sistema de cotizaciones, un extremo que está muy adelantado, según fuentes solventes. En concreto, la reforma deja la puerta abierta a retrasar la edad de jubilación más allá de los 67 años.

El Gobierno se centrará en las políticas de reactivación de la economía. Se reformularán las dedicas a activar el empleo -en privado, se admite que no funcionan-, se aprobará la ley de emprendedores y se avanzarán beneficios a Pymes y autónomos. De todo ello se lleva meses hablando, y por fin parece que se hará oficial. También la reforma energética o la liberalización de sectores clave, como el de las telecomunicaciones.

Pide a Bruselas que se mueva

Los cables con Bruselas y capitales europeas como Berlín o París son permanentes. "La comunicación es mucho mayor de lo que creéis", se dice. Rajoy aprovechó el mensaje de Angela Merkel de que los países tienen que ceder soberanía para recordarle lo firmado: hay que avanzar en la unión bancaria, fiscal y política, no se cansa de repetir. "La crisis no está superada", advierten, con dos Consejos Europeos a la vista en mayo y junio. "Es urgente avanzar en estas materias", insisten.

En el Congreso, el presidente se reafirmó en la senda ante las críticas del PSOE: "Lo que tenemos que hacer es mantener la política económica de los últimos meses", dijo. Lo peor, a su juicio, sería volver a las "políticas trasnochadas" de la era socialista. Minutos después, Luis de Guindos, el principal interlocutor de Rajoy en la UE, intentó tranquilizar a los ciudadanos: "La economía española va a estar en marcha mucho antes de lo que nos pensamos. En economía, a veces, ocurren cosas que no se observan pero que determinan de alguna forma lo que ocurre en el futuro".

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation