Menú

Visa pide restringir el dinero en efectivo con la excusa de la economía sumergida

El mercado negro en España ronda el 19% del PIB. La compañía recomienda limitar aún más el uso de metálico para elevar la recaudación fiscal.

0

El mercado negro, es decir, la actividad económica que escapa al control de Hacienda, ha sido uno de los grandes objetivos de los gobiernos durante la actual crisis para tratar de elevar la recaudación de impuestos. A nivel internacional, los grandes estados declararon la guerra a los refugios fiscales; y al mismo tiempo, implantaban nuevos controles y restricciones a nivel nacional para perseguir el fraude tributario. En el caso concreto de España, en 2010 se decretó la obligación de declarar en el Banco de España todas las transacciones superiores a 3.000 euros y en 2012 la prohibición de realizar pagos en efectivo superiores a los 2.500 euros. Además, se ha aprobado una regulación contra el fraude fiscal mucho más dura y exigente.

Sin embargo, la lucha contra el mercado negro también sirve de excusa a grandes compañías para tratar de ampliar sus mercados. Éste es el caso de Visa, una de las grandes multinacionales del dinero electrónico. En un estudio presentado este martes en Madrid, Visa Europe recomienda al Gobierno de Mariano Rajoy que restrinja aún más el uso del dinero en efectivo para combatir la economía sumergida y, de este modo, incrementar la recaudación de impuestos.

Según el citado informe, en España “todavía hay un gran potencial sin explotar para combatir la economía sumergida”. En este sentido, el director general para España y Portugal de Visa Europe, Luis García Cristóbal, aclara que “fomentar los pagos electrónicos ayuda a reducir la economía sumergida” y que, si bien el Ejecutivo “ha realizado una buena labor durante los últimos dos años en la lucha contra la economía sumergida”, insiste en que “aún hay espacio para tomar nuevas medidas”. García no ha querido detallar las recomendaciones específicas de su compañía, pero afirma a Libre Mercado que apoyan “cualquier medida destinada a reducir el uso de efectivo”. Así, por ejemplo, aplaude la reciente prohibición de efectuar pagos en metálico superiores a 2.500 euros, pero admite que Visa Europe hubiera preferido una medida similar a la adoptada en Italia, donde el límite se sitúa en 1.000 euros.

Asimismo, García Cristóbal ha aprovechado la ocasión para recordar al Gobierno que el sector del dinero electrónico está inmerso en un proceso de fuertes inversiones para adaptar las terminales y tarjetas a la nueva tecnología sin contacto (contactless), que incluye el pago a través del móvil y nuevos dispositivos; por eso, todas las medidas destinadas a restringir el uso de efectivo serían bienvenidas por estas compañías.

Mercado negro en España

Y todo ello, con la excusa de combatir el mercado negro. “Es necesaria la actuación conjunta y coordinada de las administraciones públicas, entidades financieras, sistemas de pago y comercios para romper el círculo vicioso del efectivo y luchar así, de forma eficiente contra la economía sumergida. Un uso más amplio e intensivo de los pagos electrónicos podría aportar ingresos extra para la economía española [en referencia a Hacienda] de hasta varias decenas de miles de millones de euros que ahora se pierden", argumenta García Cristóbal.

En el citado estudio, Visa Europe indica que la economía sumergida en España alcanzó en 2012 un total de 201.300 millones de euros, lo que equivale a un 19% del PIB, en línea con la media europea (18,5% del PIB) y los países del sur de la zona euro, y por debajo de la media de los países del este, si bien supera en 6,5 puntos la media de los países de Europa Occidental. Además, prevé que a finales de este año, la economía sumergida se haya reducido en casi un 1% desde 2009, hasta situarse en el 18,6%.

Aún así, el informe considera que las autoridades nacionales pueden hacer más. Por ello, recomienda centrarse en las ventas no declaradas a consumidores o entre empresas para “reducir la economía sumergida en España en unos 23.400 millones de euros (un 11,6% del total estimado actualmente)”. Para estos casos, aclara que “la mejor forma de limitar este tipo de ventas no declaradas podría ser un uso más intensivo de los pagos electrónicos”.

El estudio identifica un alto potencial para disminuir el peso del mercado negro en España “reduciendo la incidencia de los pagos en efectivo. La ruptura del círculo vicioso del efectivo en relación con la economía sumergida requiere la acción conjunta y coordinada de las autoridades públicas, las entidades financieras y los sistemas de pago, que deberán concentrarse en aumentar tanto el número de pagos electrónicos como el volumen de uso de las tarjetas en los comercios”.

Según el citado estudio, si el volumen de los pagos electrónicos aumentara en un 5%, la economía sumergida caería en un 2% o 3%, mientras que un incremento de hasta un 15% podría suponer una reducción de la economía en negro de entre un 6% y un 9%.

Y para ello, Visa Europe recomienda al Gobierno que fomente el uso de pagos electrónicos, incentivando la instalación de TPVs en comercios pequeños o la devolución de impuestos por el uso de tarjetas en comercio, pero también aboga por imponer por ley el “uso de pagos electrónicos para operaciones a partir de un cierto importe”, así como “el uso y aceptación obligatorio de los pagos con tarjeta en todas las administraciones públicas”, entra otras medidas que la compañía no ha querido especificar.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD