Menú

Gumpert pierde los apoyos que la convirtieron en decana

En poco más de dos meses (desde la toma de posesión) Sonia Gumpert ha perdido los principales apoyos que le auparon al decanato del Colegio.

0

Cuando se cumplen tres meses desde su toma de posesión como Decana del Colegio de Abogados de Madrid, Sonia Gumpert sigue afrontando nuevos escándalos en su escaso tiempo de mandato. Imputada por el juzgado de Instrucción número 9 de Madrid por posible comisión de un delito de descubrimiento o revelación de secretos, el mismo juzgado ha desestimado un recurso interpuesto por la decana contra la intervención de los ordenadores de su candidatura la noche electoral del pasado 18 de diciembre.

Hasta la fecha, imputaciones a parte, la gestión de Gumpert en el seno del Colegio sigue despertando interés y no puede esquivar la polémica. La dimisión en dos meses de su primer secretario, así como de su diputada y tesorera y su secretario -todos ellos cargos electos- evidencian un profundo malestar en el seno del Colegio.

La Plataforma en Defensa de la Abogacía (antiguo pilar de apoyo a Sonia Gumpert) ha denunciado ya "el reiterado incumplimiento de las promesas electorales y las presuntas irregularidades observadas en la gestión hayan desembocado en la dimisión de tres importantes miembros de la Junta".

Además, el principal apoyo de Gumpert para el estudio de las necesidades de los abogados madrileños, la elaboración del programa y el diseño de la campaña electoral, ha decidido dar la espalda a la decana. Se trata de la asociación APRA (compuesta por los abogados Alejandro Pintó, Sonia Gumpert, Juan José Sánchez Puig y Jorge Pintó).

Para APRA, los acuerdos que firmaron juntos de cara a la elaboración del programa y al cumplimiento del mismo en caso de que Sonia Gumpert fuera elegida decana resultan violados, para todos los firmantes salvo para Sonia Gumpert. Consideran que las decisiones inmediatas comprometidas en el programa de Gobierno de Sonia Gumpert no se han cumplido.

Fuentes consultadas destacan el profundo malestar y contrariedad que se vive en el entorno de APRA. La estrecha colaboración "surgida de la ilusión" de un proyecto que tenía como objetivo mejorar la profesión de la abogacía madrileña, se vio rota, dicen, por las irregularidades observadas en los primeros meses de gestión de Sonia Gumpert, así como por el manifiesto incumplimiento de algunos puntos fundamentales del programa electoral. Unas irregularidades que han dado al traste con el principal apoyo de Gumpert durante el periodo previo a las elecciones.

Entre los incumplimientos destacan la no anulación del acuerdo para la creación de una nueva mutua en sustitución del antiguo seguro médico. También el mantenimiento de la delegación del voto a tres, pese a que se comprometió a erradicar esta práctica. La llegó a calificar de "estafa procesal", durante la campaña electoral.

Esto, unido a supuestas irregularidades, viajes de lujo y la opacidad en la gestión del colegio de abogados ha sido la gota que ha colmado el vaso del principal apoyo con el que contaba Sonia Gumpert en su llegada al decanato del Colegio de Abogados de Madrid.

Lo mismo ha sucedido con la Plataforma en Defensa de la Abogacía Madrileña, que preside Emilio Ramírez Martos. Fuentes de la plataforma han trasladado a Libertad Digital su profundo desengaño con Sonia Gumpert y sus prácticas al frente del Colegio. Tanto es así que a las tres dimisiones que se han producido ya podrían sumarse otras tres, según publicaba la semana pasada el diario Expansión. Los Estatutos del Icam establecen que si seis miembros de la junta dimiten, se deben convocar elecciones.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD