Menú

Asturias usa las pruebas de nivel para 'enseñar' a los niños a ir a la huelga

La evaluación de diagnóstico de la Consejería incluye textos sobre el derecho de huelga y el cambio climático.

LIBRE MERCADO
49

"Esta mañana, cuando mi padre me despertó, no tenía ganas de levantarme, ni de ir al colegio y le dije: - No voy al colegio, ¡Estoy en Huelga!

- No puedes hacer eso, David, tu deber es ir al colegio y aprender.

- ¿Por qué? El año pasado, los mineros estuvisteis mucho tiempo sin trabajar, este año lo hace los médicos y las médicas y a veces me tienes que llevar al colegio porque no trabajan las personas que conducen el autobús.

- Sí, eso es cierto, no vamos a trabajar, pero no es por cansancio, sino porque en un sector o una empresa, nos ponemos de acuerdo para reclamar algún derecho que consideramos justo. Cuando la protesta se extiende a todos los sectores laborales del país, la llamamos huelga general".

Este texto no es parte de un cuadernillo para jóvenes de CCOO o UGT. Tampoco es un comic reivindicativo dirigido a los niños. Ni siquiera es un extracto de una novela social. Es simplemente, parte del examen de cuarto de Primaria que los niños asturianos tuvieron que realizar entre el 8 y el 10 de mayo.

Habrá quien dirá que tampoco es tan relevante. Al fin y al cabo se trata de la prueba de Conocimiento e interacción con el mundo físico, una materia en la que podría caber casi todo. Pero no deja de ser curioso que precisamente éste sea el tema de las preguntas cuando se sabe que precisamente el 9 de mayo (es decir, el día que quedaba entre los dos del examen) fue el elegido por CCOO para convocar una huelga en la educación asturiana. Es decir, que la Consejería de Educación quería que quedase claro de qué iba la cuestión.

La lección no se quedó ahí. En las páginas posteriores, el comprensivo y huelguista padre, explica a su hijo que "hay algunas actividades que no pueden dejar de funcionar" Claro, David no se podía quedar ahí y preguntaba: "¿Todas las personas que trabajan tienen que seguir obligatoriamente la huelga general?". En ese momento, los niños asturianos de 9 y 10 años debían escoger la opción más adecuada entre cuatro:

  1. No, las personas que dirigen una empresa no pueden ponerse en huelga
  2. Sí, les pueden obligar los compañeros y compañeras de trabajo
  3. Sí, todas las personas están obligadas a ponerse en huelga
  4. No, cada persona puede elegir ponerse en huelga o no

Evidentemente, ésta última era la opción correcta. Nada en el examen indicaba que pudiera haber algo llamado "piquetes informativos", ni cortes de carreteras, ni escaparates apedreados.

El Polo Norte

El adoctrinamiento suave de los niños asturianos no acababa ahí. Unas pocas preguntas más allá, tocaba otro texto, también con varias preguntas sobre el mismo. En este caso, el título ya nos indica por dónde va la cosa: "El hielo del Polo Norte está desapareciendo". La afirmación es como mínimo algo exagerada, porque el hecho de que se haya reducido la extensión en los últimos años, no quiere decir que este próximo a "desaparecer".

Hay seis preguntas sobre esta cuestión (por cierto, nada se dice de la Antártida, donde los científicos aseguran que han bajado las temperaturas en las últimas décadas), pero quizás la más polémica es la siguiente:

"Las investigaciones realizadas en el Polo Norte también ponen de manifiesto que el ecosistema ártico es tan extraordinariamente delicado que puede verse perjudicado por acciones que se llevan a cabo a miles de kilómetros de distancia. Por ejemplo, un bosque que se quema en Asturias tiene consecuencias negativas en el Ártico. Lo mismo ocurre en el Polo Sur.

Señala cuáles de las siguientes afirmaciones son verdaderas o falsas cuando se trata de conservar el actual estado de los polos:

  1. Utilizar siempre transporte privado en los desplazamientos
  2. Limpiar los bosques para evitar que se quemen
  3. Disminuir el consumo de energía renovables
  4. Apagar las luces cuando no son necesarias".

De esta manera, el mensaje que se manda a los niños asturianos es que si viajan en el coche de sus padres o tienen muchos aparatos eléctricos o no ensucian los bosques, no sólo están gastando más de lo debido, sino que están ¡cargándose el Polo Norte!

Eso sí, no sabemos qué diría el padre minero de David (minero del carbón, suponemos) acerca de esa petición implícita para el uso de las energías renovables. Esa disyuntiva probablemente se queda para el próximo examen.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation