Menú

Báñez anuncia que reducirá a 5 las modalidades de contratación

Asegura que en unas semanas estará listo el proyecto para reducir los formularios de contrato de los 41 actuales a sólo 5.

35
La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, durante la comparecencia de hoy I EFE.

Fátima Báñez ha anunciado este jueves, ante la Comisión de Empleo del Congreso de los Diputados, que el Gobierno reducirá las modalidades de contratación, desde las 41 tipologías vigentes en la actualidad a cinco: indefinido, temporal, relevo, prácticas y formación. Según sus propias palabras, el objetivo de esta medida es enfrentarse a uno de los grandes problemas del mercado laboral español: la dualidad.

Además, en esta línea de simplificar la labor del empresario, Báñez ha anunciado que se refundirán todas las ayudas a la contratación en un solo texto, para simplificar estas bonificaciones y ayudas y hacer más fácil que sean conocidas.

La dualidad es una de las grandes lacras del mercado laboral español. La extrema separación entre fijos y temporales penaliza a empresas y empleados. Ni aquellas logran mantener plantillas en el tiempo, con los beneficios que eso tiene para su productividad; ni éstos consiguen la estabilidad requerida para desarrollar una carrera laboral convencional, en la que crezcan como trabajadores y mejoren sus capacidades.

El problema es que la diferencia en costes entre uno y otro contrato, hace que las empresas se inclinen por hacer más contratos temporales de los que su estructura productiva requeriría (entre otras cosas, por miedo a las consecuencias de hacer más contratos fijos). Pero claro, la consecuencia es que ni la empresa se preocupará de formar a este empleado, ni éste tendrá incentivos a crecer en un puesto de trabajo que sabe que tiene una fecha límite de apenas unos meses.

Desde que se publicó la reforma laboral, la mayoría de los expertos apuntaron a que se quedaba corta en este aspecto. Y las cifras de paro de los últimos meses confirmaban esta tendencia. Sí, se estaba destruyendo la destrucción de empleo y estaban funcionando las medidas de flexibilidad interna que promovía la reforma. Pero en cuestión de dualidad, el cambio de tendencia no llegaba.

Para hacerle frente, este jueves Báñez ha anunciado que se recortará de un tajo el número de modalidades de contratación. Ahora mismo, hay 41 formularios diferentes. Y algunos de ellos tienen especialidades propias. Los expertos hablan de más de 80 formas de contratación, con la lógica confusión que esto genera para empleados y trabajadores.

La idea del Gobierno es reducir a cinco estas modalidades: contrato indefinido, contrato temporal, contrato de relevo, contrato de prácticas y contrato de formación.

Eso sí, hay que apuntar que esto no quiere decir que vayan a desaparecer todas esas modalidades (las 41 de las que ha hablado la ministra), sino que quedan incluidas en los cinco grandes formatos anunciados. Es decir, será más fácil para el empresario contratar y conocer qué opciones tiene ante sí.

Probablemente a las grandes empresas, con grandes departamentos de recurso humanos, no les suponga una gran diferencia. Pero para las pymes, tener claro las alternativas sí podría tener algún tipo de impacto.

Es decir, que legalmente no cambian tanto las cosas. Es más una cuestión de forma, que de fondo. Importante, pero que no va al fondo del asunto, ni camina en la dirección del famoso contrato único del que tanto se ha hablado en los últimos meses.

Bonificaciones

La segunda gran novedad anunciada por Báñez hace referencia al "complejo sistema de bonificaciones a la contratación" vigente en España. En su opinión, la maraña de ayudas e incentivos acaba siendo una "barrera" para que el empresario acceda a los mismos, por lo que no terminan de servir para el fin buscado, la creación de empleo.

La idea del Gobierno es "mantener los incentivos existentes", pero presentándolos de una forma más clara, "en un modelo único", ya sea ligado a un contrato indefinido, temporal o en prácticas. En este sentido, su intención es refundir todos los incentivos en materia de contratación en un único texto legal.

Eso sí, hay que apuntar que no existe unanimidad entre los expertos acerca de las bondades de este tipo de ayudas. Numerosos estudios apuntan a que bonificar el empleo de un determinado tipo de trabajador (ya sea joven, mujer o mayor de 45 años) incentiva algo la contratación de estos grupos, pero lo hace a costa de los demás empleados, no generando empleo neto.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. ERC se atraganta con los "muertos" de Rovira
    2. Juliana enloquece con el avance de Cs: "arresta" a Sánchez y hace "prisionero" a Rajoy
    3. La delirante reacción del separatismo al fracaso de Barcelona con la EMA
    4. La patronal catalana de la carne deja de llamarse 'catalana'
    5. Cataluña se queda sólo con 20 empresas que facturan más de 1.000 millones
    0
    comentarios

    Servicios