Menú

Parece que la misión del gobernante es castigar a las personas físicas y jurídicas con argumentos peregrinos pero políticamente provechosos.

Carlos Rodríguez Braun
0

Leyendo una entrevista con Miguel Ferre, secretario de Estado de Hacienda, recordé al famoso sindicalista Marcelino Camacho, que siempre despotricaba contra "el gran capital", como si el pequeño capital no explotara al proletario. En fin, sea como fuere, Ferre iba en una dirección parecida al afirmar:

Queremos aumentar la tributación efectiva de las grandes empresas.

Aquí parece, en efecto, que la misión del gobernante es castigar a las personas físicas y jurídicas con argumentos peregrinos pero políticamente provechosos, por ejemplo: el tamaño. Siempre puede contar el político con la simpatía popular si asegura que va a perseguir al grande, al rico, etc.

Pero las similitudes entre ambos personajes van más allá del escaso aprecio por la libertad en el caso de las grandes empresas. En realidad, las ideas de don Miguel son antiliberales, y apuntan al castigo de toda la población. Eso es lo que sugiere su anuncio de "desarrollo de la tributación medioambiental", otra bandera progresista por excelencia, y sobre todo dos frases que deberían inquietar mucho al contribuyente corriente y moliente. Atención:

Los españoles tributan menos que en los países de nuestro entorno.

Y esta otra:

No creo que el gravamen del IRPF suponga asfixiar a las clases medias.

Una persona que crea eso ya puede creer cualquier cosa. Por ejemplo, la fantasía de que el fraude fiscal es lo que hace que los que no defraudamos paguemos más: "Todos tenemos que ser conscientes de que ese con IVA o sin IVA acaba pagándose con otro impuesto". Lo que es obviamente falso, porque los contribuyentes somos cada vez más y pagamos también cada vez más.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD