Menú

Los comerciantes venezolanos lloran ante el saqueo del Gobierno

Los comerciantes de electrodomésticos venezolanos están obligados a vender los productos con grandes rebajas.

Libre Mercado
90
Los comerciantes de electrodomésticos venezolanos están obligados a vender los productos con grandes rebajas.
Un ciudadano compra una decena de electrodomésticos a precio de saldo | Efe

La situación en Venezuela es cada vez más insostenible. Desde que el sábado pasado Nicolás Maduro ordenara la ocupación de la red de comercios "Daka", la situación de caos va en aumento. El presidente venezolano acusó hace una semana a esta red de tiendas y a otras de especular y vender sus productos con un sobreprecio de más de un 1.000%. "He ordenado inmediatamente la ocupación de esa red y sacar los productos a la venta del pueblo a precio justo, todos los productos. ¡Que no quede nada en los anaqueles! ¡Que no quede nada en los almacenes!", vociferó el líder venezolano en televisión.

Durante esta semana la anarquía ha reinado en el país latinoamericano. Las declaraciones de Maduro provocaron un gran nerviosismo entre la población y entre los dueños de los establecimientos. Las frases del sustituto de Chávez invitando al saqueo de los establecimientos han tenido su fruto. Muchos comerciantes se han visto obligados durante esta semana a cerrar las puertas de sus establecimientos ante el miedo al robo de sus productos o el temor tener que venderlos a precio de saldo. El Gobierno bolivariano de Venezuela lleva meses inmerso en una grave crisis económica y social. La inflación del país supera el 50% y el desabastecimiento de productos básicos, fruto de sus políticas intervencionistas, están llevando a Venezuela a un futuro caótico.

En septiembre Maduro ordenó la ocupación de una fábrica de papel higiénico e incluso llegó a militarizar los supermercados del país como respuesta al desabastecimiento con la justificación de que los supermercados privados no tenían trabajadores. Ahora, su nueva ofensiva se centra en los "empresarios burgueses" por una presunta manipulación en los precios de cientos de tiendas.

El pasado jueves Maduro se refería a estos empresarios, dueños de los establecimientos de electrodomésticos, como "bárbaros" y "parásitos capitalistas". El presidente venezolano cerró su discurso del jueves asegurando que tienen entre rejas "más de 100 de la burguesía por el momento".

Las autoridades chavistas aseguran que las empresas "sin escrúpulos" han estado subiendo los precios de la electrónica y de otros bienes más de un 1.000%. Con esta justificación, las autoridades venezolanas están interviniendo tiendas y exigiendo bajadas de precios. En medio del caos algunos venezolanos aplauden a su líder mientras otros temen los problemas que pueden causar estas medidas.

La tensión que se está viviendo en los últimos días es manifiesta en las zonas comerciales. Los ciudadanos hacen colas en los establecimientos para conseguir electrodomésticos y ropa a precio de saldo. Entre tanto, algunos comerciantes ya no pueden más. Es el caso de los dueños del comercio de electrodomésticos Los 777. El pasado sábado, la Guardia Nacional Bolivariana tomó las instalaciones. Tras cuatro días de inspección de precios en la misma, los efectivos militares junto a la Superintendencia Nacional de Costos y Precios, ordenaron abrir las puertas del establecimiento y vender todos los electrodomésticos con un descuento del 70%.

Los trabajadores, dueños y familiares protagonizaron, como en casos similares en todo el país, protagonizaron escenas de llanto y crispación. "Yo prefiero que la gente entre y nos saquee, nos sale más barato. ¡Por Dios, esto es un irrespeto, es nuestro dinero. No me dejen sin nada!", decía el hermano del dueño de la tienda, Hakim Riffai, entre lágrimas y gritos, según publica La Nación.com.

El hombre de origen árabe estaba desesperado porque las autoridades, después de la revisión que realizaron, habrían detectado que los electrodomésticos tenían 260% de aumento de precio. Riffai manifestó, en su poco fluido español, que era primera vez que le pasaba algo así: "¿Por qué ahora? Nunca había pasado antes. Yo compré a 60 mil bolívares (se refería a la última mercancía que le llegó). No puedo venderlo a seis".

El comerciante, en medio del sollozo y la indignación, fue detenido por los efectivos de la GNB y llevado a la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), donde permanecerá retenido preventivamente. Es decir, otro empresario detenido a causa de la guerra abierta de Maduro con los empresarios.

Carmen de Marín, que lleva trabajando en el comercio más de 10 años aseguró que los propietarios trabajan día y noche sin "quitarle nada a nadie. Tenemos factura de todo. No es posible que se venda lo que se compró caro a precios viejos".

Los dueños y trabajadores de la tienda llegaron incluso a aceptar que los militares ordenasen vender los productos más antiguos con descuentos pero no podían vender con un descuento del 70% las nuevas existencias. Los trabajadores del establecimiento temen ahora perder su puesto de trabajo pese a que el Gobierno asegura que esto no pasará. Maduro busca una vez más en la figura de los empresarios un chivo expiatorio con el que justificar sus nefastas políticas socialistas que están conduciendo al país a la ruina.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios