Menú

La ruinosa situación de Pemex, la mexicana que quiere asaltar Repsol

"Quieren tomar el control de Repsol", dicen fuentes del sector. La paraestatal mexicana Pemex acumula pérdidas milmillonarias desde hace años.

6
"Quieren tomar el control de Repsol", dicen fuentes del sector. La paraestatal mexicana Pemex acumula pérdidas milmillonarias desde hace años.
Joaquín Coldwell, presidente de Pemex y Secretario de Energía de Mexico | Cordon Press

"El objetivo de Pemex es la toma de control de Repsol", dicen tajantes fuentes del sector sobre la operación que se barrunta en el mercado de asalto a la petrolera española. Después del expolio de YPF en Argentina, Petróleos Mexicanos podría estar intentando buscar aliados dentro y fuera de sus fronteras para hacerse con el control de una de las compañías petrolíferas más rentables, la española Repsol.

Las mismas fuentes recuerdan que "el problema con YPF y la nueva intentona de Pemex están siendo llevadas simultáneamente", quieren "echar del control de Repsol a Antonio Brufau y hacerse con la compañía". Al mismo tiempo, recuerdan que fue Pemex quien hizo de intermediaria con la nacionalizada Argentina YPF para tratar de buscar un acuerdo con Repsol para que la compañía española renunciara al justiprecio que solicita por el expolio de YPF (10.000 millones de euros) y aceptase unos 1.000 millones de euros en efectivo y bonos, más una participación del 47% en una nueva sociedad que lideraría YPF con la finalidad de explotar una porción del megayacimiento de Vaca Muerta. Pemex se quedaría con un 2% de esa joint venture. Evidentemente, Repsol lo rechazó.

Ahora, según han publicado algunos medios españoles, Pemex quiere tomar el control de Repsol mediante un asalto en el que podría rodearse de aliados como el millonario mexicano Carlos Slim o el empresario español Luis del Rivero, para hacerse con el 20% de la petrolera y destronar a Brufau. Pero, ¿qué hay detrás del interés de Pemex por controlar Repsol?

Hay que recordar que Pemex la fundó en 1938 el presidente mexicano Lázaro Cárdenas. Así nacía Petroleos Mexicanos, una empresa pública paraestatal dedicada a la explotación del monopolio petrolero del país. En aquel momento, Lázaro decretó la expropiación de los bienes muebles e inmuebles de 17 compañías petroleras a favor de la nación. 75 años después de su creación, 6 de los 10 consejeros que componen el Consejo de Administración de Pemex ocupan cargos públicos del Estado y el actual presidente de México, Peña Nieto, nombró personalmente al presidente de Pemex, Joaquín Coldwell, a la sazón, Secretario de Energía del Gobierno.

Esta compañía arrastra serios problemas. No sólo es una compañía identificada por el 80% de los mexicanos como un nido de corrupción (según The Washington Post), sino que sus números son ruinosos. Debido a sus constantes caídas de producción y problemas operativos de refino, ha pasado de la séptima posición en el ranking de compañías petroleras del mundo de Energy Intellligence en 2001 al 11º que ocupa en la actualidad.

Los niveles de producción y reservas de la compañía han sufrido constantes caídas en los últimos años. Pemex cuenta con un sistema de refino poco desarrollado y poco eficiente. Su índice de conversión de las refinerías de Pemex en México es bajísimo, del 45% frente al 54% de media en América Latina. Unas cifras que no son compatibles con la calidad del crudo producido en el país. Además, se ve perjudicado por los importantes cuellos de botella de su sistema de transporte y distribución de productos petrolíferos.

Por otro lado, el número de paradas no programadas en los procesos de refino de 2009 a 2012 se incrementaron en un 163%. A todo esto hay que sumar los accidentes de sus instalaciones, con un elevado ratio de muertos y heridos.

Es decir, que mientras Repsol obtenía un beneficio neto en el primer trimestre de este año de 384 millones de euros, Pemex registraba unas pérdidas de 2.200 millones de euros. En los nueve primeros meses del año, Repsol acumula unas ganancias de 1.329 millones de euros y Pemex suma unas pérdidas de 5.320 millones de euros.

(Resultado neto de Pemex en millones de dólares | Información pública sobre la compañía)

Recientemente, el analista Raymond James señalaba que, "sin duda, la falta de inversión extranjera no es la única razón de los recientes problemas de Pemex. La fama de corrupción y mala gestión de la compañía, así como su papel de vaca lechera para el Tesoro federal han creado una de las peores empresas petroleras estatales del mundo".

Fuentes del sector lo corroboran: "Pemex es tremendamente ineficiente, está en los peores rankings y tiene un problema endémico de corrupción". Estas mismas fuentes estiman que detrás del intento de asalto de Pemex a Repsol se encuentra la necesidad del país mexicano de reflotar la compañía, ahora que han iniciado una reforma energética importante.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios