Menú
Juan Velarde

Pronósticos numéricos avanzados

Hay que mantener medidas de reforma estructural muy serias y de modo acentuado. No es aconsejable, pues, abandonar el rigor.

En esa publicación de consulta obligada para tener ideas claras sobre la marcha de la coyuntura que es el Informe Mensual de La Caixa Research, en el número del pasado octubre, en el epígrafe "Economía Española", después de mostrar que "aumentan las dudas acerca del cumplimiento del objetivo fiscal de 2013" se señala:

El Gobierno confía en la recuperación económica para cumplir los objetivos presupuestarios de 2014. Las precisiones del Ejecutivo para el año que viene han mejorado ligeramente: el crecimiento previsto del PIB aumenta en 2 décimas, hasta el 0’7 anual, gracias a la menor debilidad de la demanda interna. Además, se espera que la destrucción de empleo finalice en 2014, año en que la tasa de paro se reducirá hasta el 25’9%. Bajo este escenario, el Estado prevé disminuir su déficit en una décima en 2014 (hasta el 3’7% del PIB). Según los Presupuestos Generales del Estado, la mejora de la actividad económica permitirá incrementar la recaudación tributaria suficientemente para lograr este objetivo. Sin embargo, la posible desviación del objetivo de déficit público este año podría dificultar esta previsión y exigir nuevas medidas de ajuste para el año que viene.

En el "Resumen ejecutivo" se dice:

La economía española podría anotar la primera tasa de crecimiento positivo en el tercer trimestre de 2013 tras nueve trimestres de contracción. Los últimos indicadores de actividad no han decepcionado y sus registros son compatibles con una expansión muy moderada del PIB en el tercer trimestre de 2013. El sector exterior sigue siendo el motor de la recuperación, pero un menor retroceso de la demanda interna es la clave para registrar la primera tasa de crecimiento intertrimestral positiva desde el primer trimestre de 2011.

Como una especie de ratificación, pero esta vez desde fuera de España, en The Economist del pasado día 9, en su mensual poll of forecasters, constituido por veinte entidades financieras mundiales de un alto peso –la relación la abren el Bank of America y BNP Paribas, y la cierran Standard Chartered y UBS–, informa de que la media de los pronósticos de ese conjunto sobre el cambio que experimentará el PIB real español en el 2014 será de un positivo 0’4%, cuando estimaban el mes anterior que sería, también positivo, un 0’3%, con un saldo, asimismo positivo, en la balanza por cuenta corriente de 1’5% del PIB en 2014, frente al 0’8% de 2013.

Conviene señalar que esto, que tiene consecuencias para los mercados financieros muy favorables para España, exige mantener medidas de reforma estructural muy serias y de modo acentuado. No es aconsejable, pues, abandonar el rigor. Enlaza esto con las declaraciones de José Manuel González-Páramo en ABC el día 10:

Es imprescindible proseguir con el programa de reformas, y profundizar en las que ya hemos comenzado, como la del mercado laboral, por ejemplo, que ha permitido a las empresas ganar mucha mayor flexibilidad (…) La reforma de la Administración autonómica y fiscal sigue como un gran reto. Queda mucho por hacer en otros campos (…) Las reformas no pueden parar.

Sólo así nuestro índice de miseria –la suma de los índices de desempleo e inflación, de los que se resta el incremento del PIB– dejaría de ser uno de los más altos de esos 42 países de cuyos datos económicos más significativos da cumplida cuenta semanalmente The Economist.

En Libre Mercado

    0
    comentarios

    Servicios

    • YoQuieroUno
    • Radarbot
    • Hipoteca
    • Masajeador