Menú

Cómo comportarse en la cena de Navidad del trabajo

Salir a cenar con tus compañeros de trabajo puede ser divertido, aunque también puede ser una trampa si dejas a un lado tus modales.

0
Salir a cenar con tus compañeros de trabajo puede ser divertido, aunque también puede ser una trampa si dejas a un lado tus modales.
No olvides que el evento va a ser lo más comentado del año siguiente I Corbis.

Con la llegada de las Navidades, es imposible evitar las tradiciones propias de estas fechas. Las comidas abundantes, los dulces, los villancicos y los regalos, inundan de felicidad (o no) los hogares de los españoles. No hay que olvidarse tampoco del espíritu navideño que corre por la oficina en esos días, ni del evento por excelencia que, para bien o para mal, también ha llegado en diciembre: la cena de empresa.

Salir a cenar con tus compañeros de trabajo puede ser divertido, aunque también puede ser una trampa si dejas a un lado tus modales. Para enfrentarte a este acontecimiento hay que tener en cuenta dos cosas: que la reunión va a ser lo más comentado del año siguiente y que si tú eres el protagonista de esos comentarios, es porque has dado la nota.

No te confíes. Aunque parezca que el buenrollismo de la noche va a durar enternamente, al día siguiente, se restablecerán las jerarquías y todo volverá a ser como antes. Bueno, lo único que puede cambiar es que tu jefe empiece a mirarte de forma extraña y que algunos compañeros hayan dejado de saludarte. Para salir indemne de este evento, e incluso, para sacarle algo de provecho, tienes 9 consejos a continuación:

Asistencia obligada: no puedes faltar. Tus jefes y compañeros pueden interpretar que no asistas a la cena como un acto de prepotencia o desinterés.

La ropa: la cena de empresa es una fiesta sí, pero en jornada laboral. El vestuario debe ir acorde con el entorno laboral de la compañía para la que trabajas.

Puntualidad: Si llegas tarde puedes perderte una conversación interesante con alguien influyente que no se va a producir si apareces cuando ya esté todo el mundo sentado o hayan subido la música.

Cuidado con las fotos: Si eres tú el que hace las fotos, no invadas las redes sociales con instantáneas, a algún compañero puede molestarle. Configura tu perfil de Facebook para que no publique una foto en la que salgas sin que le hayas dado el visto bueno previamente.

Relaciónate con todo el mundo: Despégate de tus amiguitos. La cena de Navidad es una buena oportunidad para tener acceso a personas con las que normalmente no hablas, aprovéchalo. Espera a ver que reacción tienes tus jefes contigo e imita su comportamiento sin pasarte con las confianzas.

No te pases con el alcohol: ¿Y qué si hay barra libre?, tienes que controlarte. El alcohol es el causante de los mayores ridículos de estas cenas. Si ves que las copas se te han subido a la cabeza y que estás en el punto de no retorno, pide un taxi y vete a casa. Al día siguiente, agradecerás haberte retirado a tiempo.

No critiques: el alcohol también es uno de los responsables de que se te suelte la lengua. Evita cotillear de los demás, todo lo que digas puede ser utilizado en tu contra al día siguiente.

Los coqueteos: Uno de los temas más comentados después de la cena son los flirteos entre trabajadores. Si decides ligarte a un compañero, no olvides que le vas a tener que ver todos los días, piénsate muy bien si te compensa.

Si has metido la pata: pide perdón al día siguiente. Todo el mundo recordará tu comentario impertinente, subsánalo.

Temas

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD