Menú

La filosofía Mercadona: La experiencia como virtud y el fomento del trabajo en equipo

Tras la congelación del Salario Mínimo Interprofesional por parte del Gobierno, Juan Roig vuelve a dar una lección de buena praxis empresarial.

0
Tras la congelación del Salario Mínimo Interprofesional por parte del Gobierno, Juan Roig vuelve a dar una lección de buena praxis empresarial.

El nuevo convenio colectivo, anunciado hace apenas unos días por Mercadona, pone de manifiesto la potencia de la empresa de distribución valenciana, que aún en tiempos de crisis, sigue batiendo récords. Tras el anuncio del Gobierno de congelar el Salario Mínimo Interprofesional para el próximo 2014 en los 640 euros, Mercadona, por su parte, ha impulsado un convenio para los próximos cinco años en el que todos los trabajadores de la compañía cobren un mínimo de 12 pagas de 1.260 euros brutos.

Además, Juan Roig, el presidente de Mercadona, se compromete a mantener el poder adquisitivo de la plantilla, garantizando un incremento progresivo del salario base, desvinculado de la inflación, que pasará del 0,4% en 2014 hasta el 0,8% en 2018. En el convenio también está estipulado el compromiso por parte de la compañía de crear un mínimo de 1.000 nuevos empleos durante el próximo lustro. Fuentes de Mercadona, en declaraciones a Libre Mercado, han explicado el sistema retributivo de la empresa. El convenio establecido en la compañía está organizado en tres categorías profesionales: Gerentes A, Gerentes B y Gerentes C.

Aproximadamente el 70% de la plantilla pertenece a la primera categoría profesional. Dentro de este grupo no existen división interna alguna. Como alega el portavoz "todos cobran exactamente igual, ya que tienen la misma responsabilidad. El reponedor tiene que hacerlo igual de eficiente que el carnicero o el pescadero; todos tienen la misma responsabilidad".

En cuanto a las otras dos categorías, los Gerentes B abarcan tanto a la parte de la plantilla de administración y de negocio como a los coordinadores de planta de los supermercados. El sueldo mínimo sin complementos ronda los 2.480 euros brutos. Por su parte, la Gerencia C engloba a los jefes de supermercados, que mantienen un salario en torno a los 3.000 euros brutos más complementos. Lejos de pensar que cada Gerencia es un mundo aparte, de difícil conexión y ascenso, Mercadona mantiene una fuerte política de promoción interna, con el objetivo de que sean sus empleados más motivados quienes estén en los puestos de mayor responsabilidad.

Los dos pilares en los que se basa el sistema retributivo de Mercadona son: La experiencia como valor y el trabajo en equipo como fórmula de culminación de los objetivos. Y es que el valor de la antigüedad es retribuido de diferentes formas en las nóminas de la plantilla. Cada año, el trabajador incrementa un 11% su salario al pasar de tramo, con un máximo de cinco tramos, hasta alcanzar un salario mensual de 1.720 euros brutos.

En cuanto al segundo pilar, la culminación de objetivos, Mercadona mantiene motivados a sus empleados gracias a sus primas anuales. Existen dos clases de primas, las individuales y las colectivas. Las individuales son fijadas por cada trabajador con su correspondiente coordinador. Las colectivas o de empresa son aquellas vinculadas a los objetivos del grupo en su conjunto. En el caso de que la compañía consiga cumplir sus objetivos y el trabajador a su vez los suyos, Mercadona añade una prima a la nómina de cada empleado de 1.224 euros en el caso de que tengan una antigüedad menor de cinco años. Si se trata de trabajadores con una experiencia mayor, su prima asciende a 3.349 euros. Sólo en primas, Mercadona ha gastado durante el presente año 240 millones de euros, además de otros 23 millones extra para compensar la subida del IRPF realizada por el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Desde Mercadona nos reiteran que estas ventajas laborales son posibles gracias al buen trabajo de su plantilla. "Sólo buscando la excelencia, se puede mantener una política expansionista y de incremento de riqueza". Como nos explica su portavoz, "en Mercadona tenemos un dicho, primero das, segundo pides y tercero recibes". La filosofía empresarial de Juan Roig entiende que "cuanto más te implicas en la satisfacción de los trabajadores, más implicados se sienten con el proyecto". Y es que el modelo laboral de Mercadona se caracteriza por políticas de conciliación de la vida familiar y laboral. En concreto, durante el 2012 un 7% de las empleadas pudo acogerse a ventajas en favor de la maternidad, como son un mes extra de baja maternal, aparte de los cuatro meses establecidos por ley. También han tenido derecho a jornadas reducidas, gracias a la flexibilidad de horarios.

En definitiva, Mercadona sigue decidida a plantarle cara a la crisis, iniciando la apertura de nuevos negocios, bajando precios, aumentando salarios y generando empleo; es el llamado "efecto Mercadona".

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia