Menú

Montoro, para 2014: "¡Me permitirán que intente recaudar más!"

El ministro de Hacienda cuenta a Cinco Días las principales líneas de la reforma fiscal que prepara el Ejecutivo.

0

Recaudar, recaudar y recaudar. Éste bien podría ser el frontispicio del despacho del ministro de Hacienda. En su intento por avanzar las líneas básicas de la reforma fiscal que prepara para 2014 -aunque afirma que entrará en vigor completamente en 2015- concede este lunes una entrevista el diario de Prisa, Cinco Días.

"Haremos la reforma fiscal para recaudar más" es uno de los titulares más destacados por este periódico, y quizá la conclusión más clara de las palabras del ministro. No en vano, en su respuesta a la primera pregunta tiene casi una decena de referencias a la necesidad de recaudar más: "Una reforma para recaudar más..."; "No podemos recuaudar menos..."; "Recaudaremos más en el sentido sano de recaudar más..."; "Necesitamos un nivel de ingresos suficiente y elevado..."; "Tenemos que garantizar más recaudación"; "Nuestro sistema tributario recauda comparativamente poco..."; "Ya estamos recaudando más de las empresas..."; "Me permitirán que trate de recaudar más...": "Hasta Friedman (Milton friedman) promovió un sistema más recaudatorio".

Precisamente no tiene empachos en compararse con Milton Friedman para decir que antes de ser "el gran monetarista y liberal de nuestro tiempo", Friedman fue la persona que reformó el impuesto sobre la renta en EEUU para hacerlo progresivo. Y añade: "Yo que soy mucho más modesto también me permitirán que trate de recaudar más, porque si no, este país nunca saldrá de la crisis".

Después de dejar claro que quiere "recaudar más", los periodistas de Cinco Días preguntan al ministro si "¿no habían quedado en que iban a bajar impuestos?". Montoro dice que sí, pero que lo harán "en la medida en que vamos a ensanchar las bases imponibles a través del crecimiento" y que, desde luego, no bajarán los impuestos "de manera regresiva". Es decir, que "los contribuyentes y las empresas con más capacidad económica van a contribuir comparativamente más. Eso, vaya por delante." Añade que a estos contribuyentes y empresas "lo que no les conviene es no pagar impuestos y tener cada vez más crisis económica".

En cuanto al IRPF dice que se introducirán incentivos al ahorro y se tendrán en cuenta las condiciones del contribuyente y la situación familiar. En cualquier caso, advierte: "La tarifa no lo dice todo, ni en IRPF ni en sociedades" y advierte de que habrá que leerla, en su conjunto, también "todas las deducciones que apliquen a la tarifa". Más allá, en Cinco Días le repreguntan: "la gente quiere saber si cuando se quite el recargo va a pagar un 45% de IRPF o un 52%", a lo que Montoro contesta: "La gente quiere saber muchas cosas".

También le preguntan por la fiscalidad a las operaciones financieras, también las ligadas a la inversión, de las empresas. "El nivel de endeudamiento asfixia al país; lo que nos sobra es deuda. El endeudamiento no es malo hasta que es excesivo. Una cosa es ser una empresa con una deuda soportable y otra cosa es ser una inmensa bola financiera". Eso sí, no se refiere a la deuda pública acumulada por el Estado. Es más, presume de que España ya puede financiarse "frente al resto del mundo". Además, cree que "la deuda pública hay que ponerla en contexto: es una consecuencia del déficit y de los impagos comerciales arrastrados"

Para Montoro los impuestos son muy importantes, así como "el destino del gasto público". Ya no habla de reducción, cree que el ajuste se ha terminado. También el de personal: "El ajuste de personal público ha concluido las plantillas y están ya como en 2004", afirma. Es más: "el gasto evolucionará como lo hagan las variables económicas del país". En cuanto a la imposición fiscal dice que "hay que ser liberal, pero no le pasa nada al que gana diez millones de euros si paga más impuestos: no le pasa absolutamente nada".

En cuanto a sus deseos para 2014, uno de ellos es que el crecimiento de la economía y el empleo permita "buscar más apoyos en fiscalidad indirecta y medioambiental y menos fiscalidad sobre el factor trabajo".

Finalmente, le preguntan por la guerra con las eléctricas. Una guerra desatada después de que el Ejecutivo cambiara de opinión y decidiera cargar a las compañías del sector los 3.600 millones de euros de déficit tarifario acumulado en 2013 en lugar de asumirlo contra los Presupuestos Generales del Estado, como había sido su compromiso.

"Esto no es de ahora", contesta el ministro, "esto viene de atrás" y "ya estaba decidido por el Gobierno desde finales de verano y trasladado al sector desde hace bastante tiempo". Añade que las eléctricas ya "sabían que el déficit era el primer objetivo del Gobierno".

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Tienda LD