Menú

España empezó a crear empleo a finales de 2013

La ocupación creció un 0,3% el pasado trimestre, el primer aumento desde que estalló la crisis, una vez eliminado el efecto calendario.

0

Aunque España registró una nueva tasa de paro récord en 2013, del 26,03%, y el menor nivel de ocupación a cierre de año desde 2001, con apenas 16.558.200 personas, la última Encuesta de Población Activa (EPA) publicada este jueves arroja, al menos, tres datos positivos a tener muy en cuenta en materia laboral. Y ello, más allá del descenso del paro en términos absolutos (-69.000), cuya evolución se debe a la fuerte caída de la población activa (-267.900), impulsada, entre otros factores, por el efecto desánimo y el creciente fenómeno emigración.

Por un lado, si bien España siguió destruyendo empleo el pasado año, lo hizo al menor ritmo desde el estallido de la crisis; por otro, la destrucción de empleo se ha frenado casi por completo en el sector privado; pero el dato más relevante es que la economía nacional ha logrado crear puestos de trabajo por primera vez en un trimestre desde principios de 2008.

Es decir, aunque la destrucción laboral se mantuvo en el conjunto de 2013, ésta se ha frenado de forma muy sustancial, ya es casi inexistente en el sector privado y, de hecho, se empezó a registrar una leve creación de empleo en el último trimestre del año, lo cual vendría a confirmar que la desaparición de puestos de trabajo al fin habría tocado fondo en España, tal y como avanzó Libre Mercado.

El deterioro del mercado laboral se ha ido atenuando desde mediados de 2012, coincidiendo con la plena entrada en vigor de la reforma laboral, y ya empieza a registrar tímidas cifras positivas. En caso de confirmarse esta tendencia, 2013 marcaría un relevante punto de inflexión en materia laboral.

El primer a dato a tener en cuenta es el descenso global de la ocupación. La economía nacional perdió un total de 198.900 empleos en 2013, con lo que el número de ocupados se redujo hasta 16.758.200 personas. Se trata del menor descenso interanual (-1,17%) del último lustro, lo cual es significativo. Tras la reforma laboral, el ritmo de destrucción de empleo se ha reducido de forma intensa, pese a que España sufrió una fuerte recesión (el PIB cayó un 1,2% en 2013).

Además, la ocupación bajó en 65.000 personas en el cuarto trimestre respecto al anterior. Nuevamente, el menor descenso registrado (-0,39%) en un cuarto trimestre desde el comienzo de la crisis.

EPA

Sin embargo, dentro de la destrucción de empleo, cabe distinguir entre privado y público. Así, de los 198.900 empleos destruidos, 77.500 pertenecían al sector privado (-0,55%) y 121.400 al público (-4,1%). De este modo, el empleo público retrocede por tercer año consecutivo, corrigiendo los excesos cometidos en los primeros años de crisis, ya que las plantillas públicas siguieron engordando hasta el tercer trimestre de 2011, cuando su volumen registró un récord histórico (más de 3,2 millones de personas), a pesar de la recesión y el déficit.

La destrucción de empleo público duplicó al del sector privado en términos absolutos y lo multiplicó por ocho en términos relativos. Sin embargo, lo más relevante es que se trata del menor descenso de empleo privado de toda la crisis, y casi diez veces inferior a la caída registrada en 2012. El ritmo anual de destrucción de empleo público supera al del privado desde el segundo trimestre de 2012.

EPA

De hecho, la ocupación en el sector privado bajó en 30.200 personas respecto al tercer trimestre, un volumen inferior a los 34.800 empleos públicos destruidos, lo cual también es significativo, ya que el número total de empleados privados (13.962.400) es muy superior al de las administraciones (2.795.800).

EPA

La desaparición de 30.200 empleos privados en el cuarto trimestre de 2013 es casi diez veces inferior a la caída registrada a finales de 2012 (-288.700). Estos datos demuestran que el sector privado ya casi no destruye empleos.

Pero el indicador más relevante de la última EPA es el referido a la ocupación desestacionalizada, es decir, una vez eliminados los efectos coyunturales propios del período del año, ya que aumenta por primera vez a nivel intertrimestral desde el estallido de la crisis, tal y como muestra la siguiente tabla. En concreto, la creación de empleo avanza un 0,29% respecto al tercer trimestre, la primera tasa positiva desde el primer trimestre de 2008.

EPA

Asimismo, el paro desestacionalizado ha descendido en los últimos nueve meses, consolidándose la caída iniciada en el segundo trimestre de 2013, lo cual no sucedía desde mediados de 2007, justo antes de estallar la tormenta financiera. Si bien este descenso está relacionado con la caída global de la población activa en 2013, la reducción del paro en los últimos tres meses ya tendría más que ver con la creación de empleo, lo cual también supone un hecho inédito en el último lustro.

EPA

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD