Menú

"Ninguna de las plantas de Coca-Cola operaba al 80% de su capacidad"

Coca-Cola no es la responsable del cierre de las fábricas. Esta decisión la ha tomado su embotelladora, Iberian Partners, de forma independiente.

50
Coca-Cola no es la responsable del cierre de las fábricas. Esta decisión la ha tomado su embotelladora, Iberian Partners, de forma independiente.
Cierre de fábricas en las ciudades marcadas con una cruz I Elaboración propia.

"El ERE de Iberian Partners resulta de la fusión de ocho empresas españolas. Apoyamos su lógica empresarial, aunque nos duela su impacto laboral", así mostraba el presidente de Coca-Cola Iberia, Marcos de Quinto, su apoyo a la decisión de la embotelladora de cerrar cuatro de las once fábricas que tiene repartidas por toda España. De Quinto hacía estas declaraciones en su cuenta de Twitter y avivaba aún más la polémica por la clausura de las plantas de Fuenlabrada (Madrid), Alicante, Palma de Mallorca y Colloto (Asturias).

Dejando al margen si su comentario era acertado o no, desde la opinión pública se están confundiendo varios aspectos en este conflicto que sería conveniente aclarar. El más importante de todos es que Coca-Cola España no es la responsable del cierre de las fábricas ni de los despidos. La multinacional está asociada con Iberian Partners, que es su embotellador para España, Portugal y Andorra. Este grupo, de capital 100% español, nació en febrero de 2013, como resultado de la integración de los 8 embotelladores existentes en España, y es el que ha tomado individualmente la decisión de acometer la reestructuración.

Fuentes de Coca-Cola España consultadas por Libre Mercado aseguran que "comprenden" la decisión que ha tomado Iberian Partners, "aunque es una decisión difícil". "Nosotros lo único que queremos es que la resolución del conflicto se cierre con las mejores condiciones para las partes implicadas, aunque no tenemos ningún margen de actuación en él, ya que es una decisión exclusiva de nuestro socio", explican. Desde la compañía de refrescos reconocen que están preocupados por la mala imagen que se está vertiendo sobre Coca-Cola al imputarle decisiones empresariales que no le competen.

Dejando al lado la teoría ilógica de que una empresa con beneficios no puede despedir a nadie, comentarios como "Coca-Cola, una compañía que gana millones todos los años" o una empresa "que invierte una millonada en publicidad despide a su plantilla", han inundado las redes sociales en los últimos días. De Quinto ha vuelto a aclarar en Twitter que "mi empresa no ha hecho ningún ERE: lo ha hecho una embotelladora independiente".

La creación del embotellador único

Coca-Cola llegó a España en los años 20. En esta época los comercios adquirían la bebida importada y no fue hasta 1953 cuando se produjo la primera botella de Coca-Cola en nuestro país. Fue en la fábrica de Barcelona de Cobega. Así, la multinacional estableció en España un modelo de negocio muy particular en el que en lugar de instalar sus propias fábricas convirtió a los embotelladores ya existentes en sus socios.

"En los años 50 había unas 40 pequeñas embotelladoras que trabajaban con Coca-Cola y se han ido agrupando hasta que ahora sólo quedan siete (más la embotelladora de Portugal). En el resto de países del mundo está ocurriendo lo mismo, las fábricas se fusionan para ahorrar costes y evitar duplicidades", explican.

Fue en el año 2012 cuando Casbega, Colebega, Cobega, Rendelsur, Begano, Norbega y Asturbega, todas ellas empresas familiares, empezaron a hablar de fusión abiertamente en los medios de comunicación. En febrero de 2013, la Comisión Nacional de Competencia (CNC) le dio el visto bueno a la creación del embotellador único.

La catalana Sol Daurella, propietaria de Cobega, la embotelladora de mayor volumen de negocio, se convirtió en presidenta de Iberian Partners. Al llegar al cargo, Daurella decidió trasladar la sede de Barcelona a Madrid del que fuera el único embotellador autorizado por Coca-Cola.

Los despedidos serán "como mucho" 350

Tras la fusión, la nueva compañía resultante comenzó a elaborar un plan de reestructuración que ha terminado con 4 plantas cerradas y con 1.250 trabajadores afectados, el 20% de una plantilla. La embotelladora asegura a Libre Mercado que el número de trabajadores despedidos será de 350 "como máximo".

Desde Iberian Partners, explican que 500 empleados serán reubicados en las fábricas que quedarán abiertas y que van a aumentar su producción. De los 700 restantes, un total de 350 personas podrán acogerse a prejubilaciones y, según la empresa, "algunos" de los 350 despedidos "podrán pactar salidas voluntarias con condiciones cercanas a las prejubilaciones".

La empresa asegura que el cierre de las plantas de Alicante, Colloto (Asturias), Palma de Mallorca y Fuenlabrada tiene como "objetivo ganar eficiencia y competitividad, y evitar duplicidades que podrían comprometer la viabilidad futura de la empresa". El ERE no se presenta por causas económicas, sino por causas "organizativas y productivas". Desde la compañía aseguran que ninguna de las 11 plantas, "ni los picos de mayor producción" llegaba a operar al 80% de su capacidad. "No se pueden seguir manteniendo fábricas con tanta capacidad ociosa", aseguran.

Iberian Partners ha explicado que va a establecer un nuevo modelo industrial para potenciar las 7 plantas de producción de quedan ampliando su capacidad productiva y su plantilla. La empresa se estructurará en base a un nuevo mapa circular, racionalizando las plantas del norte de España y de la zona de Levante y Baleares, y capturando sinergias en la zona centro.

"Se han producido cambios en la demanda de los consumidores a los que hay que adaptarse", afirman. Desde la compañía explican que, ahora, se consumen más envases ahorro en detrimento de los individuales "que daban más margen y requerían capacidad de planta". Hasta ahora, se estaba operando con una estructura logística "desactualizada que no contemplaba los avances que se han producido en las carreteras españolas y que no requieren tanta capacidad logística".

La nueva organización comercial de la empresa se centrará en un modelo de venta y distribución, con una nueva estructura operativa para la mejora en la gestión de equipos de frío y nuevo modelo de reposición que permita maximizar la eficiencia comercial en el punto de venta. El Servicio de Atención al Cliente (SAC) se centralizará en Madrid, al igual que las áreas de soporte (financiero, compras, recursos humanos, desarrollo corporativo, comunicación, legal y auditoría interna). Madrid, además de la sede social de la compañía, asume la cabecera de la región comercial centro y coordinará las funciones de enlace con la empresa matriz, Coca-Cola.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation