Menú

El Gobierno ya ha rechazado las principales rebajas fiscales que le piden los expertos

La Comisión Lagares pide reducir impuestos directos y subir los indirectos; Moncloa no parece especialmente entusiasta con algunas de las propuestas.

0

Reducir tipos y tarifas de IRPF y Sociedades, suprimir Patrimonio, homogeneizar el impuesto de Sucesiones y Donaciones, reordenar los bienes bonificados en el IVA y establecer nuevos impuestos medioambientales: éstas son las principales medidas propuestas por la comisión de expertos a la que el Gobierno encargó hace ya nueve meses un informe sobre la reforma del sistema fiscal. No son las únicas, ni mucho menos, puesto que hablamos de un densísimo documento de 444 páginas, con 125 propuestas.

Manuel Lagares, el presidente de la Comisión, ha sido el encargado de explicar, este viernes por la tarde en Madrid, los puntos claves del documento. En lo que hace referencia a los tres grandes impuestos (IRPF, Sociedades e IVA) sus consejos están muy claros:

  • Hay que reducir los tipos y las tarifas en los impuestos directos que gravan el trabajo y la creación de riqueza
  • A cambio, podrían eliminarse algunas de las deducciones de estos tributos
  • Y para terminar, se podría subir el principal impuesto indirecto, el IVA, tanto en lo que hace referencia a los productos que pagan el tipo reducido (la mayoría debería ir al general) como en la subida del tipo general. Eso sí, esta última medida debería ir acompañada de una rebaja en las cotizaciones.

Todo esto puede tener mucha o poca validez. Al final, el informe de la Comisión Lagares puede ser un hito fundamental en la historia del sistema tributario español o ser un documento más, como las decenas de propuestas de reforma fiscal que se han hecho en los últimos años en España o las que han llegado desde el extranjero (por ejemplo, las de FAES, Fedea o la UE). Pero apenas tendrá impacto en los contribuyentes. Y de eso se trata, al fin y al cabo.

La clave reside en si el Gobierno les hace o no caso a estos nueve expertos. Si sigue las líneas maestras del informe, estará justificado todo el revuelo que éste ha causado en los últimos días. El problema es que todo apunta a que no lo hará, al menos en lo que hace referencia a las principales novedades. En estas cuestiones, el camino que marcan Lagares & Cia va en la dirección contraria a lo apuntado por el presidente y sus ministros en las últimas semanas. Incluso, en algunos aspectos, las medidas son contradictorias con algunas de las últimas leyes aprobadas.

Las medidas

Como apuntamos anteriormente, el gran cambio propuesto por la Comisión va dirigido a subir el peso de los impuestos indirectos (IVA, especiales, medioambientales,...) en detrimento de los directos (IRPF y Sociedades). Además, en lo que hace referencia a estos dos, la idea sería bajar los tipos y eliminar exenciones, reducciones, bonificaciones, etc... Éste es el resumen de las principales medidas:

  • IRPF: piden reducir el número de tramos de la base general a cuatro y los tipos aplicables, con un mínimo de alrededor del 20% (ahora es 24,75%) y un máximo por debajo del 50% (de hecho, Lagares ha apuntado a alrededor del 45%). El ahorro debería tener un tipo único parecido al mínimo de la base general. Además, piden subir los mínimos exentos y ampliar estas cantidades para familias y discapacitados. La propuesta es que aquellos que ganen menos de 14.000 euros al año (los mileuristas) estén exentos de pagar este impuesto. A cambio, se eliminarían exenciones y reducciones (ver debajo lo que tiene que ver con la vivienda) y desparecerían sistemas de estimación objetiva como los módulos.
  • Sociedades: situar el tipo general en el entorno del 25% en un primer momento y en el 20% a medio plazo. Igualar la tributación de pymes y grandes empresas. Eliminar exenciones y reducciones. Revisión y simplificación de los coeficientes de amortización.
  • IVA: en este impuesto, hay dos partes muy diferenciadas. Por un lado, los expertos piden subir los productos que ahora cotizan al tipo reducido (10%) al tipo general (21%). Sólo se salvarían turismo, transporte y vivienda. Pero además, hay una segunda propuesta relacionada con las cotizaciones sociales. Los sabios de Lagares piden que se reduzcan (el propio presidente de la Comisión ha llegada ha hablar de 3-4 puntos para que sea efectivo) y, a cambio, subir el IVA. La idea sería generar una pequeña "devaluación interna" de costes sin afectar a la recaudación.
  • Patrimonio y Sucesiones: desaparición definitiva del Impuesto de Patrimonio. En Sucesiones, piden que se elimine casi por completo la capacidad normativa de las comunidades autónomas. La idea sería imponer unos tipos de un tramo de obligado cumplimiento para todas las regiones: tendrían que imponer un tipo de entre el 4 y el 10%.
  • Vivienda: quizás sería el aspecto que más cambiaría. Los expertos piden eliminar la deducción en el IRPF y crear un nuevo IBI a escala nacional, parecido a Patrimonio pero sólo para bienes inmobiliarios. Eso sí, tributaría también la primera vivienda.
  • Otros: la Comisión propone más impuestos ambientales, subir los especiales y reorganizar la maraña de tributos autonómicos.

La postura del Gobierno

La lógica de la propuesta de la Comisión es penalizar menos el empleo y la creación de riqueza (con las rebajas en los tipos de IRPF y Sociedades) pero sin que esto afecte a la recaudación, algo que, hay que recordar, es una de las líneas rojas que les impuso Cristóbal Montoro en su encargo. Los tipos marginales de los impuestos directos penalizan mucho, pues son los que tienen en cuenta ciudadanos y empresas a la hora de decidir si quieren trabajar más o hacer nuevas inversiones. En este sentido hay que leer la petición de rebajar tipos y tarifas del IRPF, Sociedades e, incluso, cotizaciones a cambio de eliminar las deducciones y subir e IVA.

Pero, ¿qué opina el Gobierno de todo esto? Porque ésa es la clave para saber si al final se aplicará. Y no parece muy entusiasta. Por ejemplo, en IRPF, los anuncios de Montoro o Rajoy apuntan a una mínima reducción y sólo para las rentas más bajas, sin llegar nunca a compensar las subidas de 2012 y 2013. La Comisión, por su parte, pide no sólo revertir aquellos incrementos sino ir más allá de la situación que teníamos en el año 2011. La propia Soraya Sáenz de Santamaría ha vuelto a repetir este viernes que no están de acuerdo con cambiar el tratamiento fiscal de la primera vivienda.

En lo que toca al IVA, casi no falta ningún miembro del Gobierno que no haya salido en las últimas semanas a repetir que no habrá más subidas o que serán mínimas. Por lo tanto, nada de nada de lo propuesto. Además, hay que tener en cuenta que la rebaja de cotizaciones que pide la Comisión debería ser "de 3-4 puntos como mínimo" para ser eficiente, según ha declarado el propio Lagares. Pues bien, en esto, si hay recortes, que no se esperan a corto plazo, serán meramente cosméticos, de 1-2 puntos.

Por último, en Sociedades no ha habido tantas declaraciones, pero sí hechos. La Ley de Emprendedores, el último gran proyecto legislativo del Gobierno, consolida algunos de los aspectos que la Comisión de Lagares critica: tratamiento fiscal diferente para pymes y grandes empresas, nuevas bonificaciones y exenciones... Se hace difícil pensar que vayan a cambiar de opinión tan pronto sobre este tema.

Todo esto genera otro problema en Moncloa. No tendría sentido conformar una Comisión y tener a nueve expertos trabajando nueve meses para luego no hacerles ni caso. Pero claro, en temas de impuestos, la magnitud sí importa.

Cuando los sabios hacen una recomendación genérica de bajar tipos y eliminar deducciones, se pueden bajar los tipos 20 puntos y quitar todas las deducciones o bajar dos puntos y quitar una deducción pequeñita, que no afecte a demasiados contribuyentes. Las dos opciones seguirían los consejos de la Comisión, pero no son iguales. De hecho, son muy diferentes. Y a eso se agarrará probablemente el Gobierno. Sí seguirá algunos de los consejos, pero probablemente lo hará muy poco a poco (cuando las subidas de impuestos fueron de un día para otro) y con un impacto limitado. No sólo eso, no hay que descuidarse: los expertos piden subir algunos impuestos y bajar otros. No sería descartable que el Gobierno los use como excusa para la parte impopular (quitar deducciones, por ejemplo) sin tocar el otro aspecto (reducir los tipos).

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot