Menú

El 'sueño americano' aún existe: de desahuciados a millonarios en sólo dos años

Tres jóvenes afincados en San Francisco, ante la necesidad de conseguir ingresos, crearon esta startup valorada en 10.000 millones de dólares.

Libre Mercado
35

¿Es posible realizar el sueño americano? ¿El mundo globalizado de hoy nos permite a todos soñar de igual forma? La historia de Brian Chesky, Joe Gebbia y Nathan Blecharczyk nos muestra el valor de la perseverancia a la hora de lanzarse a conquistar el éxito. La startup de estos tres jóvenes nace en San Francisco, fruto de la necesidad. La frustración y el miedo a caer en el impago de su alquiler les obliga a ideárselas para poder salir adelante. Es ahí cuando nace Air Bed & Breakfast.

El concepto es sencillo; hospedar en su propia casa, como si de un hostal se tratara, bajo un precio de 80 dólares. Justo en aquel momento, coincidió que había una conferencia internacional de diseño en la ciudad con lo que todos los hoteles se encontraban sin alojamientos. Era el momento. Los jóvenes compraron con el dinero que les quedaba ahorrado tres colchonetas de aire para los futuros huéspedes. El primer día de negocio consiguieron tres inquilinos, con los correspondientes ingresos.

Con el paso de los días se dan cuenta de que la idea vale su peso en oro; es simple, fácil, útil y hay un gran nicho de mercado sin cubrir. "Manos a la obra", Brian, Joe y Nathan deciden impulsar de forma decidida su nuevo proyecto por todo San Francisco, creando una web de B&B's particulares. Pasaron dos años de sequía en los que hubo ganas de tirar la toalla. Tras invertir mucho tiempo y sudor, estos tres empresarios se dieron cuenta de que el principal fallo que lastraba el negocio era la mala publicitación de los apartamentos en alquiler. Cámara en mano, los tres empresarios fueron casa por casa mejorando los anuncios para la web. En 2009 nace la chispa.

Airbnb pasa de ingresar 200 dólares semanales a 400 dólares. Lejos de conformarse Brian, Joe y Nathan deciden acudir a fondos de capital de riesgo, hasta que por fin consiguen que el fondo Sequoia invierta 600.000 dólares. Un año más tarde Airbnb obtiene unos ingresos de 7,2 millones de dólares. En 2011, aumenta la cifra a más de 100 millones, para situarse en 2012 en 200 millones de dólares y una valoración de la propia empresa superior a los 10.000 millones de dólares.

Los resultados de esta startup hablan por sí solos. El propio Warren Buffett llegó incluso a recomendar Airbnb a sus accionistas para cuando tengan que asistir a las reuniones y consejos. "La gente cree que todos los inversores de Berkshire son ricos. La mitad de ellos tiene invertido 12.000 euros o menos, con lo que si gastan un par de miles en venir aquí, es significativo". Está claro que la fiebre de Airbnb conquista a todos por igual.

Cifras en España

La tercera industria turística más potente de todo el orbe, con una afluencia de más de 60 millones de turistas, no iba a pasar desapercibida para Airbnb. La startup norteamericana aterrizó en nuestro país a principios de 2012. Dos años más tarde la web posee más de 45.000 espacios registrados. Por comunidades, los servicios donde más se usa Airbnb son, por orden, Barcelona, Madrid, Sevilla y Palma de Mallorca.

Por su parte, este tipo de alojamiento ha puesto en pie de guerra a la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), ya que entiende que se trata de un servicio alegal, poco transparente a la hora de pagar impuestos. El director general de Airbnb para España y Portugal, Jeroen Merchiers, en una entrevista para Adigital.com manifestó que la empresa siempre ha puesto los medios para que el alquiler de habitaciones fuese, además de rentable, totalmente legal. En este sentido, Merchiers recuerda que Airbnb obliga a hacer los pagos por transferencia, siendo un medio cómodo para que los propietarios puedan dar cuenta de los pagos a Hacienda.

La transparencia, como máxima

Una de las claves del éxito de Airbnb es su transparencia y calidad del servicio, no permitiendo el anonimato y asegurando el buen funcionamiento de la actividad hostelera. Para ello, permite a ambas partes verificar sus identidades. Además, Airbnb retiene el pago bancario 24 horas para que los huéspedes puedan dar parte a la empresa de su satisfacción por el servicio.

Asimismo, la compañía pone a disposición de los propietarios una garantía de hasta 35.000 euros que cubre la propiedad del anfitrión en caso de que exista robo o destrozos ocasionados por los huéspedes. Con tales condiciones, los resultados hablan por sí solos: 350.000 "anfitriones" distribuidos en 192 países; la envidia de cualquier cadena hotelera.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios