Menú

Los taxistas exigen el cierre de Uber, la plataforma para alquilar conductor

Uber desembarcó el pasado 11 de abril en Barcelona. Bruselas ya ha prohibido su utilización y amenaza a los usuarios con multas de 10.000 euros

26

Los autobuses se ya se han echado encima de BlaBlacar y ahora, los taxistas lo hacen con Uber. El boom de los portales de conducción colaborativa ha hecho saltar las alarmas de los distintos gremios del trasporte público en España. La Confederación del Taxi exigió el pasado sábado el cierre la aplicación Uber, una plataforma que pone en contacto a particulares para contratar trayectos en vehículos privados

"Uber es el chofer privado de todos". Ése es el eslogan de esta compañía de origen estadounidense que desembarcó el pasado 11 de abril en Barcelona. El primer paso para usar Uber es descargarse de forma gratuita la aplicación para Android y iOS. Cuando se necesite un vehículo, sólo hay que mirar en el geolocalizador en qué punto se encuentra el coche más cercano a nosotros y solicitarlo. Una vez llegado al destino, se paga el trayecto a través de móvil, ya que el usuario está asociado a un número de cuenta. La tarifa es de 1 euro más 30 céntimos por minuto, a lo que habría que sumarle 75 céntimos por kilómetro. Eso sí, hay una cuota mínima de tres euros por la bajada de bandera.

En un comunicado, la Confederación del Taxi exige al Gobierno, Comunidades Autónomas y Ayuntamientos que adopten medidas "con carácter inmediato" para "impedir que se vulnere la legalidad establecida" y se cierra Uber, al considerar que fomenta el "transporte pirata", "sin garantía alguna" para los viajeros.

En esta misma línea, los taxistas consideran que se fomenta la economía sumergida y la creación de una bolsa de fraude fiscal, pues no existe "control administrativo alguno" sobre los particulares que utilizan la aplicación, al tiempo que estiman que los usuarios "no contarán con garantía alguna en la prestación de los servicios".

"Es su elección protestar"

La compañía no ha tardado en responder a los taxistas con otro comunicado. "Que los taxis protesten en contra de nuestra llegada es su elección. Sin embargo, esta situación no está beneficiando nadie , ni a los usuarios, ni a los conductores, ni a la ciudad", afirma la start up. La empresa añade que la "seguridad, fiabilidad y el no protestar, es lo que atrae a los clientes hacia formas innovadoras de transporte".

Uber explica que desde que llegaran a Barcelona hace dos semanas, "nos hemos sentido abrumados por la cálida bienvenida que hemos recibido".

Uber actualmente opera en más de 90 ciudades en todo el mundo. "Queremos seguir creciendo, a pesar de los intentos de la industria del taxi en poner freno a la innovación y a limitar las alternativas del consumidor. Las operaciones continúan en todas y cada una de las ciudades Uber gracias a una demanda abrumadora por parte de usuarios y conductores", concluye la empresa.

Bélgica prohíbe su uso

A pesar de que Uber asegura que sigue operando en todos su mercados, un tribunal de Bruselas prohibió hace pocos días su funcionamiento en el país. Uber llegó a Bruselas el pasado mes de febrero acompañada de las críticas del sector del taxi belga. El tribunal de Bruselas, no sólo ha determinado el cierre de la aplicación, sino que amenaza con multas de hasta 10.000 euros para los que osen usar la aplicación.

En Francia, el gremio del taxi llegó incluso a paralizar el tráfico para exigir al Gobierno de Paris la suspensión de la aplicación presente el país desde finales de 2013. Los ánimos se caldearon tanto, que se llegaron a producir enfrentamientos entre taxistas y conductores de Uber. En un intento desesperado por resolver el conflicto, el Ejecutivo francés ha establecido en 15 minutos (y no 7) el tiempo de espera del usuario de Uber hasta que le recoge el coche. Esto no ha logrado contentar ni a los taxistas ni a los conductores Uber, que consideran que es una intromisión en el funcionamiento de una empresa privada.

Para la elección de los los conductores, Uber lleva a cabo un proceso de selección en el que se realizan pruebas de conducción y se comprueba el estado del vehículo. En el caso de los conductores de Barcelona, tal y como viene publicado en su página web, además de las pruebas de selección, la empresa requiere que el conductor sea mayor mayor de 23 años, con más de tres años de antigüedad en su carnet de conducir y que disponga de un vehículo mediano de cuatro puertas.

El caso de Blablacar

La polémica de Uber le sigue al enfrentamiento que surgió el mes pasado entre la Federación Nacional Empresarial de Transporte de Autobús (Fenebús) y BlaBlacar. Fenebús pedía "el cierre inmediato" de la popular red social que pone en contacto a conductores con asientos libres y pasajeros que buscan realizar un trayecto en carretera.

Para la patronal de autobuses, este negocio "es un claro ejemplo de intrusismo laboral que lesiona gravemente los intereses de las empresas de transporte de viajeros legalmente establecidas y con todos los requisitos administrativos en orden". El director de la federación, José Luis Pertierra, aseguró a Libre Mercado que han presentado cinco escritos de denuncia, pero que no había recibido ninguna respuesta satisfactoria por parte de la administración.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation