Menú

España viste a una de cada diez novias del mundo

España es el segundo país exportador de moda nupcial después de China.

1
Diseño de Inmaculada García, una de las diseñadoras presentes en la Pasarela Gaudí de Novias | Inmaculada García

Barcelona se convierte este martes en la capital mundial de la boda. Durante seis días se celebrará la vigésimo cuarta edición del Barcelona Bridal Week. Poco a poco el sector de la moda nupcial se ha convertido en uno de los buques insignia de la 'marca España' por el mundo. Según los últimos datos disponibles del ICEX, el sector de moda nupcial tiene una facturación anual de 341,76 millones de euros lo que demuestra la fortaleza del sector.

También ha ayudado que a partir de 2012 se ha ido recuperando el número de enlaces matrimoniales, año en que aumentó el número de bodas en un 3,4%. Además, debido a la crisis que durante más de seis años ha dilapidado el consumo en nuestro país, fabricantes y diseñadores se han lanzado de lleno a la internacionalización. En pocos años la moda nupcial española ha conquistado el mercado exterior y hoy es líder mundial del sector tan sólo detrás de China.

El año pasado, España exportó vestidos de novia, novio y complementos por un valor de 716,3 millones de euros, un 13% más que en el ejercicio anterior. El grueso de estas ventas a otros países son los vestidos de novia que generan más del 70% de la facturación total según el Centro de Información del Textil y la Confección (Cityc). Sólo los vestidos de novia registraron el año pasado una cifra de negocio de 436 millones de euros, un 13,7% más que en 2012.

La moda nupcial "representa una modalidad dentro de la moda que tiene una personalidad propia y que nos da una identidad dentro y fuera de nuestras fronteras. Refleja la cultura de un país, la celebración en España de lo son las bodas", afirma Ángel Asensio, presidente de la Federación Española de la Confección a Libre Mercado. Además de ser un buen negocio dentro de España "hemos conseguido exportar esa costumbre" y refleja "nuestra cultura en las celebraciones de lo que son los eventos nupciales y eso es una identidad de calidad, de diseño y de moda de la marca España", asegura.

24 edición de Barcelona Bridal Week

Cerca de 16.000 compradores profesionales -un 60% de ellos extranjeros-, con más de 200 marcas y la mitad de empresas internacionales, se darán cita a partir de este martes en Barcelona Bridal Week que engloba la Pasarela Gaudí Novias y el Salón Internacional Noviaespaña, referentes internacionales del sector textil. Esta vigésimo cuarta edición no podía celebrarse en un mejor momento: el 10% de las novias de todo el mundo visten en uno de los días más importantes de su vida un traje made in Spain.

Esta edición es la primera en más de dos décadas organizada por la Fira de Barcelona. España es "gran exportador, gran productor y no solo de algunas marcas, hay grandes diseñadores. Representa el 15% de todo el textil nupcial y a nivel estatal es una gran exportadora", explica a Libre Mercado Miquel Serrano, director del evento. "Somos el segundo país exportador de moda nupcial. Más o menos una de cada diez novias del mundo viste moda española".

Pasarela Gaudí Novias -del 6 al 9 de mayo-, contará con la participación de 22 grandes firmas en lo que será la gran presentación de las colecciones de la temporada 2015. "Calidad, artesanía, innovación y moda" son para Serrano las claves que diferencia a las firmas nupciales españolas de las del resto del mundo. "Hay que tener en cuenta que la gracia y el estilo que tenemos aquí en España es que no estamos siguiendo solamente el estilo tradicional de la novia. Estamos aplicando las nuevas tendencias a un traje que es más bien clásico. Lo que se está mostrando son nuevas tendencias a un traje tradicional", asegura.

En cuanto a la crisis, el director del evento considera que ha afectado en la inversión que se hace en la boda en sí pero no tanto en la facturación de las empresas textiles que se dedican a diseñar y fabricar vestidos de este tipo. "Hay nuevos países que antes no teníamos en cuenta, que se casan mucho. Aquí las bodas han subido, lo que pasa es que han cambiado. Ya no son tanto la boda religiosa sino civil, pero en estas ceremonias también se viste de blanco", dice.

Además, pese a la crisis, Serrano destaca que "en el vestido de novia se sigue gastando. A lo mejor el cóctel será inferior pero el vestido no, ese día es el día de la novia y eso se mantiene". Como mínimo, una novia española 1.500 entre vestido y complementos.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation