Menú

¿La lámpara te avisa de que tienes un mail?: internet invade los objetos cotidianos

Zingslab es una agencia tecnocreativa que une ingeniería, tecnología y marketing para crear productos muy originales.

1
Zingslab es una agencia tecnocreativa que une ingeniería, tecnología y marketing para crear productos muy originales.
La Zingslab Lampme, el producto propio de Zingslab

La moda del Internet de las Cosas ya está en España. Se trata de un concepto sencillo, aunque ponerlo en práctica no lo es tanto. El Internet de las Cosas consiste en aplicar internet y las nuevas tecnologías al funcionamiento de objetos cotidianos para dotarlos de inteligencia.

El pasado martes, Alberto Araque, gerente en Negocios Digitales de Telefónica España, elevaba la idea al máximo exponente. "El Internet de las Cosas supone una tercera revolución industrial que nos va a facilitar la vida". Para Araque, esta tendencia supone "un cambio radical en la prestación de los servicios".

Eso es precisamente lo que hacen en la startup española Zingslab, ofrecer un servicio muy diferente de los que hay en el mercado, aunque con un añadido más: el marketing. El Internet de las Cosas es lo que explica la esencia de su actividad y la fusión de la ingeniería y el marketing, es la fórmula que utilizan para dar vida a sus productos. Uno de sus fundadores, Paco Anes, de 26 años, analiza en una entrevista con Libre Mercado los primeros meses de vida de su empresa.

Pregunta: ¿Qué es Zingslab?

Respuesta: Zingslab es una agencia tecnocreativa donde unimos las habilidades del equipo que la formamos: ingeniería y marketing. Esta hibridación nos sirve para crear campañas de marketing para marcas creando experiencias nuevas para los consumidores con el objetivo de mejorar el recordatorio de marca (awareness). El otro objetivo de Zingslab es crear nuestros propios productos para el público en general, por lo que nuestro modelo de negocio tiene dos líneas: servicios y productos.

Y tú te encargas de la parte de la ingeniería...

Sí. Empecé estudiando ingeniería electrónica industrial y automática en la Carlos III de Madrid para acabar haciendo ingeniería en tecnologías industriales en la UNED, porque para poder compatibilizar trabajo y estudios la universidad a distancia era lo que necesitaba.

¿Cómo y cuándo surge la idea de crearla?

A finales de 2012, cree un blog donde empecé a hablar del Internet de las Cosas y la impresión en 3D. La idea de crear la startup surge cuando vimos una serie de agencias que hacen campañas parecidas, pero en EEUU. Confiamos en que las marcas en España tienen una fuerte presencia a través de acciones de marketing y que cada vez es mas difícil sorprender al público y ahí es donde entramos nosotros, con nuestras campañas para sorprender.

¿A qué te dedicabas antes? ¿es tu primera experiencia emprendedora?

Sí. Antes de Zingslab me dedicaba a dar formación y consultoría a empresas para su posicionamiento en internet.

Pero ahora, además de dar clases, tienes una empresa, ¿cuándo crees que podrás dedicarte 100% a ella?

Creo que nunca voy a dejar de dar clase porque me gusta mucho la formación y he aprendido que en esta vida tienes que hacer lo que te guste. Actualmente, me ha picado el gusanillo de dar conferencias, es algo que me encanta.

Ya habéis creado algún producto propio, ¿en qué consite?

Actualmente, es un producto mínimo viable. Es una lámpara diseñada para recibir notificaciones de redes sociales, correo electrónico u otras plataformas de Internet a través del color que tú elijas. Tenemos una aplicación web para configurar el color. Por ejemplo, quiero que Zingslab Lampme se ponga en rojo cada vez que alguien me mande un mail, pues lo hace.

¿Podéis consideraros los inventores del siglo XXI o es demasiado pretencioso?

Es muy pretencioso. Cada día me doy cuenta de la cantidad de cosas que nos quedan por aprender, pero sí puedo decir que estamos innovando de forma adecuada. Los inventores de la década que viene, porque cada vez cambian más las cosas, serán perfiles multidisciplinares que sepan programar, que tengan habilidades de negocio y, sobre todo, que sepan aprovechar los cambios que impone la tecnología.

¿Cuál es el perfil de vuestros clientes?

Son grandes marcas que quieran dirigirse a su público de una forma que hasta ahora no se ha hecho, de una forma que todavía no conocen.

¿Quiénes son vuestros principales competidores en España? ¿En qué os diferenciais del resto?

Siempre hay competencia, la nuestra son pequeños departamentos que están experimentando con la tecnología y viendo cómo se podría aplicar al marketing. Nosotros en vez de tener un departamento experimental tenemos un equipo completo preparado para resolver acciones del marketing a través de la tecnología.

¿Qué está siendo lo más difícil en el lanzamiento de esta empresa?

Lo más difícil es crear necesidades a un target que aún desconoce los beneficios de conectar sus objetos a internet. Ahora, tenemos que hacer una gran labor de evangelización.

¿Hay burbuja de las startups? ¿Cuáles sobrevivirán?

Lo que hay es mucho desempleo y mucha gente con ganas de trabajar y de hacer cosas. Creo que las startups son una vía para intentar capear la crisis. Sobrevivirán los más fuertes, los más constantes, los que más fondo económico tengan para aguantar un tiempo sin ingresar y los que mejor hayan hecho los deberes.

¿Cuáles son las principales recomendaciones que le harías a un joven que esté pensando en montar su propio negocio?

Las recomendaciones que daría es que cuando monte un proyecto siga a fondo la filosofía lean startup. Hay una frase relacionada con el concepto que dice: falla rápido, falla pronto, pero sobre todo falla barato.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios