Menú

Rajoy anuncia que bajarán las retenciones a los autónomos y que el paro caerá en junio

Los datos de empleo en junio volverán a ser muy buenos, destaca Rajoy, que avanza buenas noticias para los autónomos y no tocará el IVA.

106
Los datos de empleo en junio volverán a ser muy buenos, destaca Rajoy, que avanza buenas noticias para los autónomos y no tocará el IVA.
Rajoy, en un momento de su discurso | Tarek/PP

Mariano Rajoy cree que con la reforma fiscal ha llegado el verdadero punto de inflexión. En voz de un miembro de la dirección nacional, arranca el tiempo "de las buenas noticias". Con esta tesis de fondo, el presidente citó este sábado a la cúpula y a los consejeros de Hacienda y Economía de los gobiernos autonómicos del PP. Ante ellos se resarció de las críticas prolongadas en el tiempo -incluso dentro de su propia formación- ante su política impositiva: "Ahora", proclamó, "vamos a hacer lo que siempre hemos querido y antes no hemos podido". Esto es, "bajar los impuestos".

Fue una intervención breve. Tal vez, la más corta de los últimos tiempos en la sede nacional. Pero suficiente, a su juicio, para tomar impulso y vender las bondades de una reforma tantas veces prometidas, pero que no fue formalmente presentada hasta este viernes, tras el Consejo de Ministros.

El jefe del Ejecutivo quiso poner la reforma en el contexto económico y político, algo muy habitual en sus discursos ante cargos del PP: "¿Qué ha ocurrido?, ¿por qué no hemos podido bajar antes los impuestos?", se preguntó, para a renglón seguido recordar la "situación de emergencia económica" en la que estaba España al inicio de la presente legislatura.

"La actividad económica no paraba de caer y había un aumento continuado del paro", aportó a modo de resumen. Un contexto "excepcional" ante el que, el 30 de diciembre de 2011 -en el primer Consejo de Ministros verdaderamente decisorio-, el Ejecutivo decidió subir el IRPF. "Una decisión dura, difícil de tomar para quienes estamos en este partido", y radicalmente contraria al programa electoral con el que Rajoy ganó por abrumadora mayoría absoluta.

Tras ello, llegaron las reformas y el plan para reducir el gasto público. Y, según el relato del presidente, empezaron a darle "la vuelta a las cosas". 2012 fue el peor año: "evitamos el rescate e hicimos frente a una crisis de deuda soberana y financiera". 2013 también fue "un mal año, aunque ya tuvimos algunas buenas noticias". Y en el 2014 ha llegado la reforma fiscal, preludio de un 2015 que, avanza, será más que positivo.

Beneficios para los autónomos

El optimismo parece instalado definitivamente en la Moncloa pese a que Rajoy siempre mantiene la coletilla de que todavía queda mucho por hacer. En su discurso, centrado más en hacer un balance que en entrar en detalle del plan fiscal, sacó pecho de que durante la prolongada y dura crisis "se han mantenido los pilares del estado de bienestar". Aunque se guardó un anuncio, del que no dio detalles: "muy pronto", avanzó, rebajará las cotizaciones de los trabajadores autónomos.

Una vez más, Rajoy se comprometió a que el IVA "no se sube" y tampoco "vamos a tocar el régimen fiscal de la segunda vivienda", como se ha publicado en algunos medios especializados. Por lo demás, aportó las claves de la reforma ya presentada por Cristóbal Montoro, también presente en la cita. "Incluye beneficios fiscales como nunca ha habido en nuestro país", dijo por dos veces.

El resultado global de estímulo a la economía será del 0,55% del Producto Interior Bruto en el periodo 2014-2016. Es decir, unos 5.500 millones de euros en dos años, según los cálculos del ministro de Hacienda. María Dolores de Cospedal, que también tomó la palabra, se sumó al coro de las buenas noticias.

En resumen, el PP, y en Génova13 estaban los representantes de sus baronías, se presentará a las elecciones autonómicas y locales de 2015 con una importante rebaja del IRPF y el Impuesto de Sociedades. Las rentas bajas serán las más beneficiadas mientras que el capítulo de ayudas es consistente. "Esta reforma no va a afectar a lo que sigue siendo un gran objetivo nacional: la consolidación fiscal", recalcó Rajoy, consciente de que la Unión Europea observa con preocupación este giro del gabinete.

"No hemos podido hacerlo hasta ahora porque la situación era la que era", insistió. Pero el "esfuerzo gigantesco" ha producido "mejores resultados" de los esperados, y Rajoy confía en que ya todo vaya a mejor. "La economía tiene bases y cimientos sólidos" para que "en el futuro no volvamos a vivir una situación tan triste y lamentable", remató en una intervención abierta a los medios de comunicación, algo completamente extraordinario, que la siguieron por televisión. Como ejemplo de ese viento favorable, los datos de empleo de junio, que volverán a ser muy buenos. "Podremos decir que llevamos ya 10 meses seguidos de aumento de cotizantes a la seguridad social", avanzó.

El debate interno en el PP

Escuchado al presidente, se impone la tesis de Pedro Arriola de que la economía será la llave para mantener el poder local, autonómico y, finalmente, también el nacional. Así se analizó en el reciente retiro en el Parador Nacional del Toledo, en el que Rajoy y la dirección nacional estudiaron la hoja de ruta. Y ello pese al debate interno surgido en el seno del partido sobre las razones por las que el votante tradicional se quedó en casa en los pasados comicios europeos. "Al contrario de lo que dice Arriola", afirmó esta misma semana Esperanza Aguirre, "hace falta un debate ideológico en profundidad". Y citó la unidad de España, la lucha contra el terrorismo o la independencia Judicial. Ignacio Diego, el presidente de Cantabria, le respondió: "las cosas se están haciendo bien. Yo confío en el guía del PP, que es Rajoy".

El presidente -dice su entorno- es consciente de la preocupación de aquellos territorios en los que ahora se gobierna. Las encuestas a día de hoy no son halagüeñas y se le insta, por ejemplo, a una reforma electoral que no se baraja a corto plazo. También se habla de cambios, principalmente en Madrid y Valencia, que deberían de estar meditados para después de las vacaciones de verano. Si bien, la solución a ojos de Rajoy pasa principalmente por la salida de la crisis: que la mejora económica se note en la calle. A su juicio, el partido ha de volcarse en "explicar" las reformas y la recuperación cosechada. Y el "revulsivo" impositivo es un paso más en esa dirección, según esperan en Moncloa.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation