Menú

Ollanta Humala consolida el modelo liberal en Perú

Su Presidencia se caracteriza por la baja presión fiscal, el reducido gasto público y la apertura comercial del país.

0
Su Presidencia se caracteriza por la baja presión fiscal, el reducido gasto público y la apertura comercial del país.
Ollanta Humala, presidente de Perú. | Corbis.

La ajustada victoria electoral que llevó a Ollanta Humala a la Presidencia del Gobierno de Perú planteó numerosas incertidumbres en la economía del país andino. La simpatía que había expresado el nuevo mandatario por líderes como Hugo Chávez sugería que el futuro económico de Perú bien podía estar ligado a las medidas socialistas favorecidas por el "socialismo del siglo XXI".

El riesgo país reflejaba esa incertidumbre en las 24 horas posteriores al triunfo electoral del ex militar. Humala fue recibido por una caída del 12,5% en la Bolsa de Lima. Los CDS se encarecieron en veinte puntos básicos y el sol se depreció más de un 1%. Después de una década de crecimiento, alimentada por reformas liberales y apoyada en el boom de la minería, la economía peruana afrontaba un punto de inflexión.

Consciente de estos riesgos, Humala llevaba semanas desmarcándose del modelo chavista y poniendo a Brasil como ejemplo a seguir. Su posición obtuvo el respaldo de liberales como Mario Vargas Llosa, que veía en su candidatura una opción más aceptable que la representada por Keiko Fujimori.

El giro centrista de Humala también se justificaba por la enorme bolsa de votos que había ido a parar a candidatos que respaldaban abiertamente el modelo capitalista peruano, caso del ex presidente Alejandro Toledo o del economista Pedro Pablo Kuczynski. No obstante, las dudas seguían muy presentes, ante el riesgo de que el acercamiento al liberalismo de Humala se ciñese únicamente a las dinámicas electorales y no a un cambio programático verdadero.

El paso del tiempo ha demostrado que el mismo Humala que coqueteaba abiertamente con el "socialismo del siglo XXI" ha acabado desarrollando una política económica razonablemente cercana a las tesis liberales. Durante su periplo como presidente, Perú ha mantenido la presión fiscal y el gasto en niveles reducidos y constantes; además, el país se ha convertido en un agente esencial para la apertura comercial en América Latina, mediante el impulso de la Alianza del Pacífico.

La austeridad fiscal sigue en pie

De acuerdo con las estadísticas del Fondo Monetario Internacional, la recaudación fiscal creció en términos absolutos conforme se fueron consolidando las altas cifras de crecimiento. Así, el Fisco peruano recogía en 2010 unos 72.000 millones de soles, frente a los casi 127.000 que se espera recaudar en el presente ejercicio.

Sin embargo, este aumento de la recaudación no significa que el Gobierno está aumentando la presión fiscal. De hecho, cuando expresamos estas cifras en relación con el PIB encontramos que los ingresos fiscales se han mantenido prácticamente inalterados desde 2006, registrando niveles aproximados al 21% del PIB. De hecho, entre 2012 y 2014 se espera que este indicador baje del 21,7% al 21,1% del Producto Interior Bruto.

De hecho, el Ejecutivo del país andino tiene muy claro que la tendencia de la política tributaria solamente debe ser alterada para reducir las cargas fiscales que enfrenta el sector privado. En este sentido, Humala ha subrayado que "aún existen trabas para que la inversión privada se ejecute a la velocidad que necesitan los peruanos. Por eso, vamos a presentar una serie de medidas que ayudarán a impulsar el avance de las pequeñas, medianas y grandes empresas".

Los cambios que anticipa el Gobierno se centran en tres puntos:

  1. En primer lugar, Humala quiere modificar el sistema tributario "para reducir los costos de transacción y darle una mayor certidumbre al contribuyente".
  2. En segundo lugar, el Ejecutivo ha hablado de cambiar el régimen tributario vigente en sectores como la minería, los hidrocarburos o las telecomunicaciones.
  3. En tercer lugar, Perú también se prepara para una serie de reformas fiscales encaminadas a reducir los trámites tributarios y los costes impositivos aplicados al empleo.

Por otro lado, los indicadores de gasto público confirman que Perú mantiene sus Administraciones sin necesidad de un gran desembolso. Así, entre 2010 y 2014 vemos que los presupuestos del Estado peruano se han movido en una banda comprendida entre el 19,3% y el 21% del PIB.

También hay noticias en el apartado de la deuda pública, ya que este indicador ha bajado sustancialmente en la última década. Si hace dos lustros llegaba al 44% del PIB, en el año 2010 ya apenas alcanzaba el 24%. Esta importante reducción ha seguido desarrollándose bajo Gobierno de Humala, ya que la deuda pública que se espera para el año 2014 apenas alcanza el 18% del PIB.

Apertura comercial

Un ingrediente esencial para el avance económico peruano ha sido la caída del viejo régimen proteccionista y el desarrollo de medidas favorables a la libertad comercial y la integración con otras economías. El arancel promedio ha bajado de más del 25% a menos del 5% entre 1990 y la actualidad.

En este sentido, no es de extrañar que Perú se haya unido a Chile, Colombia y México para constituir la Alianza del Pacífico, iniciativa enfocada a establecer un área de libre comercio entre estas economías. Este pacto ha seguido avanzando en plena crisis internacional, resistiendo también las presiones políticas que han ejercido los regímenes cercanos al "socialismo del siglo XXI".

Mediante este acuerdo, las economías de la Alianza del Pacífico consolidan un "bloque liberal" muy diferenciado del resto de la región. Lo vemos en el Índice de Libertad Económica:

  1. En la categoría dedicada a la protección de los derechos de propiedad, vemos que la media regional es de 37,9 puntos frente a los 57,5 que registran los países de la Alianza.
  2. Si analizamos la ausencia de corrupción y la calidad institucional, vemos que la suma de Chile, Colombia, México y Perú está 5,4 puntos por encima del resto de la región (42,5 vs 37,1).
  3. El resultado alcanzado la categoría dedicada a medir la austeridad en el gasto público también es mucho más positivo: los 81,9 puntos que alcanza la Alianza del Pacífico son muy superiores a la media regional, ubicada en 66,4 puntos.

En paralelo, Perú y sus socios trabajan también para integrar sus mercados bursátiles bajo el Mercado Integrado Latinoamericano (MILA).

Rumbo al desarrollo

Aunque la población peruana ha crecido de forma espectacular, pasando de 20 a 30 millones de personas en los últimos 25 años, lo cierto es que los indicadores de desarrollo socioeconómico han experimentado importantes mejoras conforme se ha consolidado un "modelo liberal" que cada vez se asemeja más al paradigma vigente en el vecino Chile.

Así, el PIB per cápita (medido en dólares internacionales constantes) llega ahora a los 11.735 dólares, casi duplicando los 5.998 dólares que se registraban hace una década, en el año 2004. En suma, el peso relativo de la economía peruana sobre el total mundial llega ya al 0,4%, un aumento del 33% en apenas una década.

Tras el periodo de hiperinflación que experimentó el país a finales de los 80 y primeros de los 90, el aumento sistemático de los precios ha sido contenido. En 2014, el IPC alcanzó el 2,45%, una de las tasas más bajas de la región. Cierto es que el boom económico ha empujado hacia arriba los precios de determinados activos (por ejemplo, los inmuebles, cuya apreciación ha disparado el miedo a una burbuja inmobiliaria). Sin embargo, Perú está muy lejos de los problemas inflacionistas que experimentan otros países de la región, tales como Argentina, Brasil o Venezuela.

El Índice de Desarrollo Humano ha subido del 0,61 al 0,74 entre 1990 y 2012. La pobreza ha caído de forma sustancial: su medición genérica ha caído del 55% registrado en 1991 al 25% estimado para la actualidad. Solamente en el año 2012, el INE peruano calcula que medio millón de personas dejó de vivir en una situación de pobreza. Incluso analizando el rumbo de la pobreza extrema vemos que dicho indicador acumula décadas a la baja, pasando del 24% al 12% entre 1991 y 2009.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD