Menú

La factura del Banco Espírito Santo divide a los portugueses

El Gobierno dice que el rescate no costará un euro a los contribuyentes, mientras que la oposición dice todo lo contrario.

0
El Gobierno dice que el rescate no costará un euro a los contribuyentes, mientras que la oposición dice todo lo contrario.

El "Novo Banco", escisión del Banco Espírito Santo (BES) con activos saludables, comenzó este lunes a funcionar con polémica entre los portugueses, que se cuestionan en quién recaerá la factura de su recapitalización, tasada en 4.900 millones.

Para el Gobierno conservador y el Banco de Portugal (BdP) las pérdidas irán únicamente para los accionistas -y no a los depositantes o las empresas con créditos del BES-, mientras que para la oposición de izquierda los últimos a pagar serán, de nuevo, los contribuyentes.

Esta solución "es la mejor que defiende a los contribuyentes, los depositantes y a las empresas que trabajan con el BES", dijo el primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, desde el Algarve luso, donde pasa sus vacaciones estivales.

La solución anunciada el domingo por el Gobernador del BdP, Carlos Costa, implica la creación de un "Banco Malo", que se queda con los activos de peor calidad del grupo, y la del "Novo Banco" ("Nuevo Banco", en español), que agrupa los activos saludables del que fue el tercer mayor banco privado de Portugal.

Para poner en marcha el "Nuevo Banco" serán necesarios 4.900 millones de euros que saldrán, según Costa, del Fondo de Resolución, un instrumento creado en 2012 en el marco de la Unión Bancaria europea y financiado por instituciones financieras y bancarias lusas.

Sin embargo, este fondo aún no dispone del dinero necesario para recapitalizar el nuevo BES, por lo que tendrá que acudir a parte de los 6.000 millones todavía disponibles del préstamo de la troika destinados exclusivamente al sector financiero luso, que ascendían a los 12.000.

El Gobierno, no obstante, aseguró que los fondos del programa de esta ayuda financiera serán reembolsados a través de "la venta de la nueva entidad" y de las sucesivas contribuciones del sistema bancario y financiero al Fondo de Resolución, que aún son escasas (en torno a 180 millones).

"No volverá a repetirse (...) que los contribuyentes vuelvan a ser llamados (...) Serán naturalmente los accionistas, así como los poseedores de deuda subordinada" los que paguen la factura, alegó Passos Coelho, en alusión a la quiebra del Banco Portugués de Negocios en el 2008, que dejó un agujero de unos 3.000 millones en las arcas públicas. El gobernador del BdP, en la línea del Jefe de Gobierno, ha insistido que la solución al BES "no tendrá ningún coste para el erario público ni para los contribuyentes".

Aun así, la oposición teme que la cuenta de reflotar el BES pase a los ciudadanos, castigados con casi un lustro de medidas de austeridad que incluyeron cortes en servicios públicos básicos bajo la supervisión de la 'troika'.

Los más críticos

El Bloque de Izquierda (BE) y el Partido Comunista Portugués fueron los más críticos a la solución de Costa. "Hemos oído durante estos tres años de 'troika' cómo es necesario costar en derechos, pero nunca oímos nada sobre el riesgo financiero", lamentó la dirigente del BE Catarina Martins.

"Pone en riesgo el dinero de los contribuyentes para entregar un banco limpio a privados. No nos parece una solución aceptable", agregó Martins. El inicio del Novo Banco generó inquietud entre los clientes, aunque no se registraron incidentes en ninguna de las centenas de oficinas que el BES tiene en Portugal.

A falta de confirmar el volumen de activos que el "Banco Malo" tendrá, los mercados han acogido positivamente la separación de los activos tóxicos y saludables del que llegó del antiguo BES, que registró pérdidas de 3.600 millones de euros en el primer semestre del 2014 por irregularidades de gestión. Después de pingües pérdidas en las últimas semanas, el principal índice de la Bolsa de Lisboa, el PSI-20 -ya sin la cotización del BES- cerró en positivo con una mejora del 0,98 % con el Banco Comercial Portugués (BCP) como líder en ganancias (en torno al 6 %).

Según los analistas, la solución del "Banco Malo" ha disipado entre los inversores del riesgo de contagio a otros grandes bancos. "¿Cómo fue posible llegar hasta aquí?, ¿quiénes son los responsables?, ¿cuáles son las irregularidades y los crímenes cometidos?", se preguntó hoy un portavoz del principal partido opositor, el Socialista (PS). Para aclarar estos puntos, la titular de Finanzas, Maria Luís Albuquerque, comparecerá este jueves 7 de agosto en la Asamblea de la República.

Mientras el BdP confirmó este lunes a Vítor Bento como responsable del Nuevo Banco en sustitución de Ricardo Salgado, sobre quien penden varios delitos fiscales y que está en libertad después de pagar una millonaria fianza de tres millones de euros.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD