Menú

Los supermercados mejoran los precios impuestos por Kirchner

El gobierno argentino amplía en un 22% los Presupuestos Generales y delega la carga de la inflación en los comercios.

0
El gobierno argentino amplía en un 22% los Presupuestos Generales y delega la carga de la inflación en los comercios.
La inflación se sitúa en torno al 40%. | SO.

¿Cómo parar la inflación que ya alcanza el 40%? A golpe de multa. Esa fue la respuesta dada a finales de 2013 desde el ministerio de Axel Kicillof, en la que, mediante el sistema de Precios Cuidados, el gobierno argentino fijó los precios de determinados productos. Este programa, organizado por la Secretaria de Comercio de Argentina, va más allá de los productos básicos de la cesta de la compra y alcanza otros sectores como el automotriz o materiales de construcción.

Afectan a todos los comercios del país y cada precio se estipula según cuál sea la provincia y el tipo de tienda (cadenas de supermercados extranjeras, autoservicios o supermercados regionales).

Para que se lleve a cabo la medida, que trata de establecer "márgenes razonables", el Gobierno liderado por Cristina Fernández de Kirchner pide a la ciudadanía que denuncie si algún precio fijado no se está cumpliendo. La última remesa de multas fue adjudicada por Kicillof el pasado mayo, con penas pecuniarias por valor de 31 millones de dólares repartidas a distintos supermercados "infractores". Por medio de este programa intervencionista, Kirchner relega la carga de la inflación en los comercios, en vez de ajustar su gasto público, asfixiando así a las empresas que merman aún más su beneficio.

Investigación

Lo más sorprendente, si cabe, es que, a pesar del sistema kirchnerista impuesto, algunas empresas consiguen ofrecer mejores precios que el fijado por el propio Gobierno. Tras la investigación desarrollada por Libre Mercado en dos de las marcas de distribución más comunes de Buenos Aires, los resultados muestran cómo, en la mayoría de los casos, alguna empresa consigue batir el precio impuesto.

A continuación pondremos de relieve algunos ejemplos de esta situación. Para facilitar la compresión, expondremos los precios en función de su relación por cada kilogramo y trasladaremos el cambio oficial peso a euro (diez pesos por euro).

Empezamos por la pasta y el arroz, claves en cualquier menú semanal. Mientras que espaguetis y macarrones están a un precio de 1,1 euros en el supermercado más barato, el ‘precio cuidado’ del espagueti y el macarrón quedan a 1,49 euros y 1,59 euros por kilogramo, respectivamente. El arroz sigue la misma tendencia, con 55 céntimos de euro por kilogramo frente a 1,04 euros por kilo del ‘precio cuidado’.

Continuamos con más ejemplos. Mientras la mantequilla marca del supermercado está en 5,3 euros por kilo y la mantequilla La Paulina se sitúa en 5,45 euros por kilogramo, el precio impuesto por el Gobierno para la mantequilla integrada forzosamente en ‘Precios Cuidados’ alcanza un precio de venta más elevado.

En cuanto a otro producto vital para la infancia, la leche entera, la marca del supermercado se acerca a la oferta impuesta por Kirchner y consigue superarla con la leche semidesnatada. Otros productos lácteos como los yogures o el queso en tarrinas son también ofertados a un menor precio por las empresas privadas no integradas en el programa.

En ocasiones, los supermercados no reponen el producto establecido integrado en los ‘Precios Cuidados’, al ser superada la oferta por otro producto fuera del programa kirchnerista. Véase por ejemplo el atún, que a un precio de 0,97 euros por la tarrina de 170 gramos supera ampliamente a los 22,20 pesos por la misma cantidad de ‘Precios Cuidados’.

| SO.

Aunque bien es cierto que en algunas hortalizas, como la zanahoria o la cebolla, ningún establecimiento consigue rebajar más allá del precio impuesto por ley, cabe resaltar cómo la mayoría de los productos de la cesta de la compra integrados en el programa de ‘Precios Cuidados’ son vencidos de manera ajustada por las empresas. Como anécdota, destacamos el ‘precio cuidado’ impuesto para la Coca-Cola, de 1,4 euros el litro y medio, que es superado por Pepsi con 1,3 euros por litro y medio.

Y más deuda…

El gobierno liderado por Cristina Fernández de Kirchner ha emprendido una huída hacia delante. A pesar de la alta inflación, según pudimos saber este viernes, el gobierno argentino realizó una ampliación presupuestaria para el presente año en un 22,5% más, o lo que es lo mismo en 199.0455,5 millones de pesos.

Este aumento hunde el resultado financiero de 2014 con pérdidas de más de 155.423 millones de pesos y sitúa el gasto en más de un billón de pesos argentinos (1.012.000 millones). Esta nueva partida presupuestaria, realizada sin la aprobación previa del Poder Legislativo, irá destinada a pagar la estatización de YPF y de subsidios varios.

El anuncio, realizado a través del decreto de Necesidad y Urgencia 1246 publicado en el Boletín Oficial, consigue traer más incertidumbre, si cabe, a la situación económica del país austral. Para los economistas esta ampliación del gasto en pleno mes de agosto es un signo evidente de que el Gobierno "se quedo sin plata", apenas superada la mitad del año presupuestario.

En años anteriores, las ampliaciones del gasto se realizaban en los meses finales del año, con lo que no es descartable en absoluto que el Ejecutivo de Kirchner vuelva a realizar una ampliación más en el presente año. Asimismo, se preguntan quién comprará estos bonos de deuda emitidos por la Argentina, en plena situación de default en la que se encuentra.

¿Se dará a la máquina de 'hacer billetes'?

Este incremento en la relación entre el crédito y el capital propio del país viene precedido por la devaluación del peso argentino el pasado mes de enero. Este nuevo aumento del gasto ocasiona más endeudamiento, con lo que no se descartan más devaluaciones. Las previsiones no son esperanzadoras. El propio exministro de finanzas Guillermo Nielesen pronostica una inflación del 45%.

Por su parte, desde la coalición opositora Frente Renovador destacan a LM la actitud irresponsable de Kirchner por "persistir en una política equivocada de aumentar el gasto público sin generar ninguna inversión activa de empleo". Además, el diputado Alberto Assef de la coalición añade que "la Argentina está cayendo en una burbuja, con peores consecuencias que las sufridas por EEUU o España por culpa del sector inmobiliario".

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot
    • Historia