Menú

El auditor de Gowex afirma que la empresa ganó 600 millones "alterando las reglas del mercado"

José Antonio Díaz Villanueva explica que el consejo de la empresa "inflaba" y "manejaba" la cotización.

0
José Antonio Díaz Villanueva explica que el consejo de la empresa "inflaba" y "manejaba" la cotización.
Imagen de una campaña de Gowex. | Archivo.

José Antonio Díaz Villanueva, auditor de Gowex, ha concedido una entrevista a El Mundo horas antes de entrar en prisión por no poder pagar la fianza de 200.000 euros que fijó el juez Santiago Pedraz.

Una entrevista en la que deja claro que "como buen comercial", Jenaro García, el fundador de la compañía, "lo inflaba todo". Es más, cuantificó en 600 millones el dinero que llegaron a embolsarse los consejeros "inflando" facturas y contratos para incrementar el precio de la acción.

El auditor de la empresa tecnológica durante seis años afirma que "Jenaro, que es un buen comunicador, venía y decía que había conseguido en China un contrato con una gran empresa del país, o que alguna entidad bancaria le había concedido un crédito de 100 millones de euros. Las acciones reaccionaban con fuertes subidas a estas noticias y los miembros del consejo de administración, que planifican los posibles movimiento bursátiles, aprovechaban la situación para vender y obtener un beneficio".

Así explicó Díaz Villanueva parte de la estrategia que permitió a los directivos de Gowex acumular unas ganancias de hasta 600 millones en Bolsa, valiéndose de las acciones de su propia compañía y a costa de los accionistas. La cifra "es la diferencia entre el 98% del capital que el consejo controlaba en 2008", primer año en el que Díaz Villanueva auditó las cuentas de Gowex y el "cerca del 50% que hoy tienen". Durante ese tiempo, la acción "pasó de los 10 céntimos a superar los 26 euros" y la capitalización bursátil llegó a rozar los 1.500 millones.

"Estaríamos hablando, por lo tanto, de un negocio de hasta 600 millones", una cifra que el auditor no descartó que sea "mucho mayor" como consecuencia de una probable "compra-venta de acciones continuada en el tiempo". Para asegurar que sus apuestas eran siempre ganadoras, Villanueva explicó que los máximos responsables de Gowex alteraban a su antojo el correcto funcionamiento bursátil.

El Mercado Alternativo Bursátil, conocido por sus siglas MAB, "es un mercado que se puede dominar muy fácilmente con posiciones fuertes de dinero", reconoció el responsable de M&A Auditores. En el caso de Gowex, como revela El Mundo, esta cifra podría ser de unos 300.000 euros, que era el volumen de negociación medio que registraban las acciones de la compañía en una sesión bursátil. "Con posiciones cercanas a ese dinero, tú puedes mover el mercado en la dirección que quieras. De ahí que digamos y podamos mantener que el negocio, además de estar en la fuerte subida de las acciones, también ha estado en esas oscilaciones que ha sufrido el mercado y que el consejo ha podido provocar" explica Villanueva.

"Un mercado oculto"

A demás a todo ello, habría que añadir las ganancias de un posible movimiento de acciones "en un mercado oculto, no transparente". Según precisó Díaz Villanueva, no es ni mucho menos descartable que Jenaro García, Francisco Martínez Marugán y el resto de componentes del máximo órgano directivo de Gowex llevaran a cabo un ejercicio de "venta de acciones por fuera del MAB que es muy difícil de controlar".

Díaz Villanueva también explica en esta entrevista que "es muy difícil engañar en 80 ciudades con el Wi-Fi, por lo que el servicio que ofrece Gowex debe ser útil y práctico", aseguró el auditor. De hecho, reconoció que la empresa "podría haber llegado a ganar lo que decía que ganaba" en sus cuenta anuales, un argumento similar al que Jenaro García esgrimió en su primera declaración ante el juez Pedraz en un intento por justificar la falsedad de las cuentas de los últimos 10 ejercicios fiscales.

Sin embargo, el auditor reconoció que el "crecimiento fue demasiado rápido", aunque en en su momento "nunca" tuvo esa sensación. Una acelerada expansión que llevó a Jenaro García a estar "10 años viajando por el mundo, abriendo sociedades" y llevando a Gowex a todos los continentes, salvo Oceanía.

Como explica este diario, las dos matrices del grupo, Let's Gowex y Gowex Wireless, cuentan con 33 sociedades nacionales y otras ocho en el extranjero, a las que hay que añadir las 25 sociedades ajenas al negocio de Gowex que siguen en funcionamiento mediante "testaferros, familiares o parejas". Estas compañías "no se auditan", ya que el trabajo de supervisión se limita a las dos matrices. Por esta razón, es muy complicado saber cuál es su situación real y, llegado el caso, encontrar el dinero que se haya podido desviar a las mismas. "Va a ser muy difícil engancharle con el dinero", aseguró Díaz Villanueva en referencia a Jenaro García.

La mujer de Jenaro García

Una entrevista en El Mundo en la que Villanueva también explica que la esposa de Jenaro García, Florencia Maté, fue la persona que transfirió los 600.000 euros de una presunta cuenta bancaria domiciliada en Luxemburgo a Madrid para salvar a su marido de la cárcel.

El auditor no dudó en asegurar que "la mujer ha estado en Costa Rica hasta ahora y ha podido mover todos los fondos de Sudamérica sin ningún problema".

En El Mundo el auditor denuncia que le engañaron y le tocó ser "el cabeza de turco". "Se inculpa al auditor porque hay que buscar un culpable que no sea poderoso, al que le sea difícil defenderse, y si no tiene dinero mejor, porque así va a la cárcel y escarmienta al sector ante la opinión pública" afirma Villanueva horas antes de ir a la cárcel.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Reloj LD