Menú

La historia de Tim Hortons, la nueva cadena de Burger King

Burger King se hace con Tim Hortons, el Rey de los Cafés de Canadá, por 11.000 millones de dólares.

0
Burger King se hace con Tim Hortons, el Rey de los Cafés de Canadá, por 11.000 millones de dólares.
El popular vaso de café de Tim Hortons/ Flickr I glindsay65.

Burger King Worldwide, la segunda mayor empresa de restaurantes de comida rápida de EEUU, confirmó hace unos días la compra de la cadena canadiense de cafeterías Tim Hortons. La operación se ha saldado por un montante de 11.000 millones de dólares, de los que Berkshire Hathaway, la firma de inversión de Warren Buffett se ha comprometido a aportar 3.000 millones.

La compra dará lugar a la tercera mayor compañía del sector a nivel mundial con una facturación global estimada de 23.000 millones de dólares. Y es que, aunque en España Tim Hortons no sea una compañía excesivamente conocida, lo cierto es que esta firma es todo un referente en Canadá, tiene una valoración de mercado de 8.400 millones de dólares y posee más de 18.000 restaurantes en un centenar de países del mundo.

Los orígenes del gigante cafetero son un tanto singulares. El nombre de la empresa homenajea a su fundador, Tim Horton, un jugador profesional de hockey nacido en 1930. Tras dedicar 22 años a la Liga Nacional de Hockey, Horton sabía que su carrera no duraría para siempre, por lo que empezó a buscar una alternativa profesional al deporte. El negocio del café y los donuts atrajo a Horton, que abrió su primera cafetería en Ontario (Canadá) en el año 1964.

La fama del local de Horton atrajo al ex policía y empresario Ron Joyce, que decidió convertirse en su socio y abrir otros 40 locales en forma de franquicia. Tristemente, Tim no vivió para presenciar el gran éxito de su cadena ya que perdió la vida en un accidente de coche en 1974.

Joyce decidió adquirir las acciones de Horton a la esposa de Tim y se convirtió en el único propietario de la cadena. Fue entonces cuando el empresario comenzó un agresivo plan de expansión internacional que convirtió a Tim Hortons en la cadena de cafeterías más grande de Canadá. En el año 1978, ya tenía abiertos 100 locales, llegando a duplicar esa cifra en 1984.

El éxito de su café

El plan de expansión de Joyce no sólo consistió en abrir multitud de franquicias por todo el mundo, sino también en ampliar su escueto catálogo de productos (donuts y café). Poco a poco, la firma se fue especializando en todo tipo de productos: molletes (1981), pasteles (1981), empanadas (1982), croissants (1983), galletas (1984), sopas y chili (1985) e incluso, sandwiches (1993), Además, Hortons llegó a lanzar un producto propio, los Timbits, que se elaboran con la masa sobrante del agujero de donut y que, a día de hoy, siguen siendo uno de sus principales reclamos.

El año 1995 fue una fecha clave para la compañía. Mientras que, hasta entonces, su principal competidor había sido Starbucks tras fusionarse con la cadena americana de hamburguesas Wendy's, Hortons pudo plantar cara a competidores como McDonald's y afianzar su expansión en EEUU. Desde entonces, la carta de Hortons se amplió significativamente, así como sus variedades de café. Fue en 2006 cuando ambas cadenas decidieron volver a separarse y recuperar su independencia.

Pero, a pesar de la amplía gama de productos que dispensa Tim Hortons en sus los establecimientos y que le permite competir con los gigantes del sector, la cadena canadiense sigue obteniendo la mayor parte de sus beneficios de los desayunos. Su café y sus donuts son todo un referente del éxito empresarial debido a una buena relación calidad-precio (entre 1,5 y 2 dólares un café).

El éxito de sus cafés ha llegado hasta tal punto que desde hace varios años comenzó a circular el rumor de que la bebida resultaba tan deliciosa para el cliente porque contenía nicotina. La leyenda se expandió como la pólvora, lo que obligó a Tim Hortons a desmentirlo en su página web.

El desmentido todavía se mantiene. "Es sólo un mito. Nos gustaría dejar claro que no hay absolutamente nada de nicotina en nuestro café. El café Tim Hortons no tiene aditivos de ningún tipo, está hecho sólo de una mezcla de semillas arábicas", afirma la empresa.

Temas

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD