Menú

La figura de un banquero diferente

Hoy uno ve un banquero con corbata roja y sabe que pertenece al Santander.

Miguel Ángel Bernal Alonso
1

Emilio Botín era hijo de banquero y padre de banqueros o financieros, dado que los tiempos cambian. Sin embargo no era un banquero al uso. Le gustaban los medios de comunicación, hablar con la gente y, sobre todo, demostrar que estaba hecho para el "libre mercado" -tan vapuleado y que últimamente parece que nadie quiere defender-. Don Emilio rompía totalmente la figura que todo el mundo tiene de un banquero.

De aquella época, en la que los grandes bancos de España eran siete u ocho, el Santander era el más pequeño. Sin embargo anticipándose a la idea de que un gran banco tiene que ganar tamaño, él fue el primero en plantear una gran fusión, la de su Santander con el Central Hispano. Luego vinieron otras fusiones, pero la suya fue la primera. También fue el primero en darse cuenta de que el "libre mercado" pasa por ofrecer un ámbito de competitividad en los productos y remuneración a los accionistas. Todavía alguno recordará 'El Libretón', con desfile de circo y elefante incluido por las principales ciudades de España. En aquellos momentos la competencia entre los bancos consistía en rellenar formularios a los clientes y ofrecer detalles como, por ejemplo, un bolígrafo. Aquel producto fue el primero de toda una gama lanzados por el banco cántabro, aquella competencia para ofrecer un producto diferente rompió el status-quo imperante.

Conviene recordar que productos de desintermediación bancaria tremendamente populares como los fondos garantizados, año 1995, fue también una idea del banco que él presidía. Un hombre dispuesto a romper con todas la reglas existentes. Un ejemplo: el logo del Santander después de la fusión era una llama, la misma que la actual pero su color no era rojo, era verde. Si a un experto de marketing le hablan de cambiar colores dirá que es un error, hoy uno ve un banquero con corbata roja y sabe que pertenece al Santander. Si imaginamos a un banquero, difícilmente pensaríamos en alguien metido en el círculo de la Formula 1, con polo... ¡y bermudas!

En la España actual que intenta inventar la 'marca España' -sin darse cuenta que una marca de un país se construye por suma de empresas y actividades- él hizo mucho más que los funcionarios y cargos políticos. Allí donde iba, llevaba a gala que el Santander era un banco español. Ahora que a todo el mundo se le llena la boca con Iberoamérica como destino para hacer negocios, él fue de los primeros en abrir aquel mercado y enseñar al resto de la banca española que se podía salir fuera de nuestra fronteras. Desafió toda idea preconcebida. Pocos pensaba hasta hace muy poco que un banquero español podría hacerse con una entidad inglesa como Abbey National Bank. El Abbey intento en la década de los 90 entrar en España, en el 98 vendía su red en España a la Caja de Ahorros del Mediterráneo. Ese mismo banco inglés desde el año 2010 opera bajo la marca Santander. Esa marca España que él reivindicar este mismo invierno cuando dijo que en España estaba entrando dinero a espuertas.

Sin Emilio Botín el Santander está llamado a ser un banco menos presidencialista. Hoy, más que nunca, surgían las dudas sobre quién sería la persona que le sustituya, dada la importancia que tiene la composición del consejo de administración de cara a afrontar los test de estrés de este próximo otoño. La nueva dirección puede que lleguen a ser más eficaces, pero se me antoja que nunca podrán tener ese carisma que Botín deja tras su fallecimiento. Fallecimiento típico del banquero cántabro, por sorpresa, de un día para otro.

Evidentemente, su figura también tiene puntos controvertidos. El más puro ejemplo y más candente es que su sucesión para nada la dejó establecida ni escrita, quizá porque su figura no era insustituible. Descanse en paz un banquero, con las sombras propias de todo banquero, pero que ante todo rompía el molde que todo el mundo tiene de un banquero español y especialmente ligado a eso que llamamos el "libre mercado".

Miguel Ángel Bernal, profesor de la escuela de negocios IEB.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation