Menú

Alibaba, el 'amazon chino' que revoluciona Wall Street

La compañía espera recaudar hasta 25.000 millones de dólares. Su capitalización teórica podría elevarse por encima de los 150.000 millones.

0
La compañía espera recaudar hasta 25.000 millones de dólares. Su capitalización teórica podría elevarse por encima de los 150.000 millones.
Alibaba se ha convertido en la mayor 'tienda' online del mundo. | Cordon Press

La empresa china de moda se esconde tras un nombre sacado de un cuento árabe. Cuento que, además, va de ladrones y robos, algo curioso para una compañía que ya es el mayor intermediario online del mundo.

Alibaba, que así se llama el amazon asiático, tiene esta semana una cita clave en su corta historia: la salida a bolsa en Nueva York. Wall Street espera impaciente una oferta pública inicial de venta de acciones que estará entre las mayores de la historia. Si se cumplen las previsiones, superará incluso a la que hace unos meses realizó Facebook.

Hace años que la economía china está integrada en el mercado global, pero, probablemente, la llegada a Wall Street de Alibaba será recordada como el momento en el que las grandes empresas del gigante asiático comenzaron, de verdad, su expansión internacional.

Las cifras asustan: al precio de entre 66 y 68 dólares por acción que ha comunicado la compañía, podría llegar a recaudar hasta 25.000 millones de dólares por los valores a la venta. Esto supondría que la capitalización teórica de la empresa se elevaría por encima de los 150.000 millones de dólares (aproximadamente el mismo valor que Amazon, la empresa con la que siempre se la compara).

De esta forma, si todo sale según lo previsto, una empresa que hasta hace apenas unas semanas era completamente desconocida para el gran público occidental entrará en las grandes ligas del capitalismo global. Ahora, la pregunta es cómo le sentará la expansión internacional a un grupo que ha acaparado una cuota de mercado de hasta el 80% en el comercio online en su país de origen y que asegura que tiene más de 300 millones de usuarios.

Lo primero que hay que aclarar es que Alibaba no es Amazon (Business Insider presenta aquí una interesante comparativa entre ambas empresas). En realidad, la compañía china no vende nada, ni tiene almacenes, sólo hace de intermediario entre comprador y vendedor.

De hecho, en muchas de las transacciones ni siquiera cobra un duro por sus servicios. Buena parte de sus ingresos los hace vendiendo espacios en su web para los anunciantes y colocando esos anuncios estratégicamente según el usuario va introduciendo criterios de búsqueda en su proceso de compra.

Con este modelo de negocio, en 2012 consiguió que a través de sus diferentes filiales se intercambiasen bienes por valor de más de 160.000 millones de dólares (más que la suma de Amazon y eBay). Aunque, evidentemente, su papel de intermediario hace que sus ingresos directos sean mucho menores que los de las empresas que sí realizan el servicio de compraventa. Pero cuidado, los 2.500 millones de dólares del segundo trimestre de este año le sirvieron para generar unos beneficios de casi 2.000 millones. Mientras, Amazon, con diez veces más ingresos, lucha por salir de las pérdidas.

Para el público chino, los dos grandes canales de Alibaba son Taobao (para pequeños comercios y operaciones entre particulares, con 760 millones de referencias de sus 7 millones de proveedores), y Tmall (para grandes marcas, con unos 70.000 vendedores). Para los que le busquen en el extranjero, sus portales serían Alibaba para ventas mayoristas y Aliexpress para minoristas. Para quien quiera saber cómo funciona en la práctica, este vídeo de Bloomberg, en el que un periodista explica cómo encargó 280 pares de vaqueros de colores, puede ser un buen primer paso.

En todos los casos, el grupo chino une a los que venden y los que compran. Con este esquema, podríamos decir que Alibaba no se parece en realidad a ningún otro portal. Tiene cosas de Amazon, de Google, de eBay e incluso de Paypal. De hecho, una de las vías de negocio más exitosas es Alipay, su sistema de pago, que permite al comprador asegurarse de que su dinero no se abonará al vendedor hasta que no certifique que la mercancía ha llegado correctamente a su destino.

En realidad, Alibaba hace tiempo que dejó de ser sólo un portal de internet. El grupo ha ido diversificando su negocio a golpe de compras y ahora posee participaciones en compañías de todo tipo de sectores, desde el entretenimiento online al transporte (incluso tiene el 50% de un club de la primera división china).

Pero no todo es de color de rosa en el horizonte de la empresa. Para empezar, su propio éxito impone un límite lógico a su crecimiento. El 80% de cuota de mercado en el comercio online en China no le ofrece mucho margen en su mercado natural, en el que disfruta de los beneficios de haber sido el primer gran canal de compraventas a través de internet.

Ahora, su reto es mantenerse ante el empuje de sus rivales, especialmente Baidu (el Google chino) y WeChat (el servicio de mensajes) que están entrando con fuerza en el comercio online, aprovechando sus cientos de millones de usuarios para abrir nuevas vías de negocio.

En este sentido, la gran batalla se está librando en los móviles. También los chinos están cambiando sus hábitos y, cada vez más, realizan sus compras a través de sus tablets y smartphones. Una transformación de este tipo debería ser motivo de preocupación para el líder del mercado, que ha dominado completamente la situación mientras las compras se hacían desde el PC. Sin embargo, Alibaba parece que está pasando la prueba. En estos momentos, hasta un tercio de las transacciones que se realizan a través del portal se hacen desde dispositivos móviles (eran el 12% hace un año).

El otro reto de Alibaba es conseguir que aquellos que venden a través de su canal también tengan su parte del pastel. Los medios chinos apuntan a que se está produciendo una salida neta de proveedores de la página, pues los precios que ésta les impone para sus anuncios son tan elevados que acaban comiéndose sus márgenes.

Algunos estudios aseguran que sólo entre el 3 y el 10% de sus proveedores están haciendo beneficios. La cifra de compradores sigue subiendo, pero si no mantiene a los vendedores, será complicado que la página mantenga su impulso, algo que también será clave para su esperado despegue en el extranjero.

En Libre Mercado

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD