Menú

El presidente de Jazztel, un discreto amo de los negocios

Con la venta de Jazztel, Fernández Pujals repetirá el éxito que obtuvo en 1999, cuando se desprendió de todas las acciones de Telepizza.

Libre Mercado
7
Leopoldo Fernández Pujals I EFE.

El presidente de Jazztel, Leopoldo Fernández Pujals, se anota otro éxito empresarial. Orange lanzó el pasado martes una OPA por Jazztel a 13 euros la acción, lo que supone una prima del 34% sobre una media ponderada de las últimas 30 sesiones.

La compañía francesa llegaba a un acuerdo con Pujals, su principal accionista, para adquirir el 100% del capital de Jazztel valorado en más de 3.334 millones de euros. Para ello, Orange comprará el 14,48% del capital que posee Pujals, y éste, ingresará la friolera de 490 millones de euros.

Se trata del segundo éxito bursátil del empresario cubano. El primero comenzó a fraguarse en el año 1985 en el madrileño Barrio del Pilar. Fue entonces cuando Pujals abrió su primer restaurante Pizzaphone, que después se convertiría en Telepizza y que llegaría a convertirse en el líder del mercado de pizzas español. El presidente de Jazztel, hijo de padres españoles, llegó a España de la mano de Johnson & Johnson, sólo cuatro años antes de inaugurar su pequeña pizzería.

"Empecé en una tienda, hacía pizzas, trabajaba por las noches y fines de semana. Decían que desprestigiaba lo que era un directivo. Me ponía un polo, unos vaqueros, una gorrita y me ponía a vender pizzas. Alguien de Johnson & Johnson no podía hacer eso, pensaban los compañeros. Pero es que así, nadie haría nada", cuenta el presidente de Jazztel en una entrevista en La Razón.

Pero antes de llegar a nuestro país, Pujals ya había aprendido a lo que era nadar entre tiburones. A los 13 años tuvo que exiliarse de Cuba y marcharse EEUU con su familia por la dureza el régimen Castrista. Otra de sus lecciones más valiosas sería la Guerra de Vietnam. "Te ponían a correr y correr y correr, con un bulto atrás de 50 kilos y quien no corría, fuera. Dormíamos tres horas diarias, y cuando estabas recibiendo una lección yo me ponía de pie porque si me quedaba sentado me dormía. He visto a hombres mayores llorar por no poder aguantarlo", relata.

En los once años que estuvo al frente de Telepizza, Pujals catapultó a la compañía a lo más alto. En 1996, la empresa salió a bolsa y un año más tarde compró Pizza World, lo que le llevó a alcanzar más del 50% de la cuota de mercado.

La carrera de Telepizza era imparable y fue entonces cuando Pujals decidió bajarse y vender el 30% del capital que poseía. Había fundado su empresa con un capital de 62 millones de pesetas y la vendía por 300 millones de euros. Los mercados aclamaban su hazaña.

Lejos de plantearse la retirada, Pujals puso en su punto de mira a las telecos. En 2004, una famélica Jazztel llamó la atención del cubano. Pujals compró el 25% de la operadora fundada por el argentino Martín Varsavsky por 61 millones de euros y relanzó la compañía. Ahora, diez años después, vende la empresa por casi 500 millones de euros y reaviva la leyenda.

En Libre Mercado

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Bronca monumental en el Parlamento andaluz por el Impuesto de Sucesiones
    2. Javier Somalo: 'Y Rajoy mató a Aznar'
    3. Abatimiento en el equipo de Santamaría
    4. Casado vence a Santamaría y abre una nueva etapa en el PP
    5. Puigdemont se hace con el control del PDeCAT
    0
    comentarios

    Servicios