Menú

Miguel Boyer, el artífice de la expropiación de Rumasa

La Ley de Arrendamientos Urbanos, el Decreto Boyer o el apoyo a la implantación del IVA son algunas de sus actuaciones más destacadas.

Libre Mercado
4
La Ley de Arrendamientos Urbanos, el Decreto Boyer o el apoyo a la implantación del IVA son algunas de sus actuaciones más destacadas.

El exministro de Economía y Hacienda, Miguel Boyer, ha fallecido este lunes en la clínica Ruber Internacional de Madrid, horas después de haber sido ingresado a causa de una embolia pulmonar.

El economista estuvo al frente de la cartera de Economía en el primer gobierno de Felipe González desde el 1 de diciembre de 1982, hasta el 6 de julio de 1985. De su etapa en el Gobierno socialista queda una estricta política monetaria dirigida a controlar la inflación, así como el choque ideológico con el otro "peso pesado" del gabinete, el vicepresidente Alfonso Guerra.

Una de las decisiones más polémicas de Boyer fue la expropiación de Rumasa en febrero del año 1983. Para justificar la expropiación, el Gobierno de Felipe González alegó una larga lista de razones:

  • Utilidad pública e interés social.
  • La reiterada falta de auditorías externas a los bancos del grupo y a sus sociedades.
  • Obstrucción a la actividad inspectora del Banco de España.
  • Desproporcionados riesgos asumidos por los bancos que financiaban internamente al grupo.
  • La desatención a las múltiples advertencias de las autoridades monetarias a Rumasa.
  • El riesgo de las adquisiciones e inversiones del grupo.

En aquel momento, el grupo empresarial de Ruiz-Mateos estaba compuesto por 18 bancos y cerca de 400 empresas. José María Ruiz-Mateos ha sostenido que la expropiación de su holding "fue un golpe de Estado económico. Años de trabajo y esfuerzo destruidos por un golpe, un decretazo emanado de un recién nacido Gobierno, no llevaba ni dos meses constituido. El primer Gobierno socialista".

Años más tarde, en 1987, Miguel Boyer justificaría esta expropiación al afirmar: "No fue una medida sancionadora o punitiva contra Ruiz-Mateos por unos presuntos delitos que hubieran correspondido a los tribunales depurar; fue una medida de política económica, con la que se quiso evitar la crisis total de un grupo en quiebra, que, en las difíciles circunstancias de 1983, nos pareció que podría tener unas consecuencias muy graves".

Desde la expropiación, Miguel Boyer se convirtió en la obsesión de Ruiz-Mateos que llegó a agredir al exministro a la salida de los juzgados madrileños al grito de "Yo te pego leche". Ruiz-Mateos persiguió a Boyer por toda España disfrazado de de Supermán o de presidiario y llegó incluso a transportar un féretro con un cartel con su nombre. Las tensiones internas unidas a la controvertida expropiación hicieron que en 1985 presentase su dimisión.

Tras conocer la trágica noticia, José María Ruiz-Mateos, ha lamentado el fallecimiento de Boyer, al tiempo que ha expresado sus condolencias a su familia, pese al "gran calvario" sufrido por la expropiación de Rumasa. Tras señalar que "nunca" ha deseado "mal a nadie", el empresario jerezano ha subrayado el "gran calvario" y la "gran injusticia" que padeció Rumasa. Pese a ello, Ruiz-Mateos ha manifestado su deseo de que Boyer descanse en paz "una vez finalizado el tránsito efímero de lo terreno", al tiempo que ha reiterado su "solemne compromiso" de cumplir con los inversores por "quienes no se ha dejado de trabajar en todo este tiempo".

Más medidas económicas

Las actuaciones destacadas de Boyer al frente de la cartera de economía del Gobierno de Felipe González son varias. Una de las más importantes es la Ley de Arrendamientos Urbanos y el conocido como Decreto Boyer, que liberalizaba los horarios comerciales y modificaba la Ley de Arrendamientos transformando los contratos de alquiler, que hasta entonces podían tener carácter vitalicio, en temporales.

Aunque finalmente fue su sucesor Carlos Solchaga el que implantase el IVA en España en 1986, misma fecha de la adhesión de España a la Comunidad Económica Europea, Miguel Boyer fue uno de sus precursores. El IVA en España surgiría con tres tipos: un IVA especial para los bienes de lujo al 33% (joyas, vehículos de gama alta...), un IVA general del 12% y un IVA reducido del 6%.

Entre el PP y el PSOE

Las discrepancias con el PSOE en los 90 llevaron a Boyer a acercar posturas con el PP y con su presidente por entonces José María Aznar. Tal fue la relación con el partido del que habían sido hasta entonces sus adversarios que Aznar incluyó a Boyer en la lista del patronato de la FAES (Fundación de Análisis y Estudios Sociales) en 2002.

Después, en 2011 Boyer abandonaría el think tank por distanciarse del pensamiento de los populares. Ese mismo año, volvió a acercar posturas con el PSOE cuando fue nombrado presidente de la Comisión Asesora de la Competitividad en marzo de 2011 por el entonces presidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero.

En Libre Mercado

    Lo más popular

    Servicios